Aragón
Suscríbete

coronavirus

La mascarilla dejará de ser obligatoria al aire libre en Aragón el día 26, pero con limitaciones

Sira Repollés pide "sentido común" y avisa de que seguirán siendo necesarias en "grandes eventos". La decisión divide a los expertos entre quienes la ven prematura y los que piensan que es lógica.

USO OBLIGATORIO DE MASCARILLAS EN ARAGON / 12/07/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
El uso obligatorio de la mascarilla tocará a su fin el próximo sábado.
Oliver Duch

La mascarilla dejará de ser obligatoria en exteriores en Aragón el próximo sábado. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, puso ayer fecha al fin de esta restricción, de la que se llevaba semanas hablando, y el Departamento de Sanidad confirmó que aplicará el cambio normativo el propio día 26. Falta por saber cuál será la letra pequeña, aspecto que se conocerá, previsiblemente, tras el Consejo de Ministros extraordinario del próximo jueves, en el que se aprobará la reforma de la conocida como ley de la nueva normalidad. No obstante, la consejera, Sira Repollés, ya avanza que habrá ciertas limitaciones.

Aragón, aseguró ayer, está «totalmente de acuerdo» con esta medida, ya que la situación epidemiológica, marcada por la buena evolución de la quinta ola, lo permite. Eso sí, remarcó que se deberá aplicar «con sentido común», siempre y cuando se puedan mantener las distancias de seguridad. En esta línea, se mostró partidaria de mantener las mascarillas en la celebración de «grandes eventos», aunque sean al aire libre, si el volumen de participantes es «muy importante». «A nadie se le escapa que hay algunas circunstancias en las que aún será necesaria por sentido común porque no se puedan guardar las distancias», apuntó.

Repollés resaltó que la decisión estatal está «en sintonía» con la decisión del Ejecutivo autonómico de liberar del uso de la mascarillas en las áreas de césped de las piscinas. «Lo sensato es hacerlo también cuando se práctica deporte al aire libre, se está en el campo o en la naturaleza. Es un proceso gradual y esto ya es un comienzo», aseveró.

En la calle, el anuncio ha generado reacciones de todo tipo, desde quienes aseguran que se quitarán la mascarilla «desde el minuto uno» hasta aquellos que seguirán llevándola hasta no estar completamente vacunados o que haya menos casos. Entre médicos y epidemiólogos tampoco hay unanimidad. Para unos, es «lógico» levantar restricciones ante la buena evolución de la crisis sanitaria. Otros, en cambio, lo ven «prematuro».

Es el caso de José Ángel Carretero, jefe del servicio de Neumología del Royo Villanova. En su opinión, «es un poco pronto». «Todos tenemos ganas, pero si tenemos en cuenta los datos da un poco de miedo. La transmisión se da fundamentalmente por aerosoles, y todavía hay un alto porcentaje de asintomáticos. A esto hay que unir además la aparición de nuevas cepas», dijo.

Pese a que el riesgo de transmisión es menor al aire libre, acciones tan sencillas como fumar, reír o hablar fuerte delante de otra persona «pueden entrañar riesgos». «Ya no depende solo de la cantidad de gente, sino de la cercanía. No hay que tener miedo, pero la precaución sigue resultando fundamental. La mejor medida para prevenir contagios sigue siendo la mascarilla, el lavado de manos y la distancia», razonó.

El también neumólogo Antonio Caballero, en cambio, cree que en exteriores las mascarillas «no tienen tanto sentido» siempre que no haya grandes concentraciones y que, ante la mejoría de los datos, es lógico poder quitársela en determinados sitios. En el interior, en cambio, tendrá que seguir utilizándose «en todas partes», desde bares a centros comerciales. «No tengo claro que esto pueda cambiar a medio plazo», avanzó. Recordó, además, que el uso de mascarilla ha sido «un gran descubrimiento» para muchos este invierno, ya que ha reducido los casos de gripe al mínimo.

La dificultad de legislar

Gobierno y comunidades tendrán que aclarar en los próximos días si las mascarillas seguirán siendo obligatorias en terrazas o, por ejemplo, cuando se esté guardando fila para entrar a una tienda o al supermercado. Federico Arribas, secretario de la sociedad española de epidemiología, reconoce que es «difícil» legislar cada una de las situaciones. «Sin la mascarilla en el exterior respiraremos mejor y nos relajaremos un poco, pero aún habrá que utilizarla cuando se pasee o se esté en una terraza con aglomeraciones de personas, así como en las manifestaciones», recordó. Desde su punto de vista, la situación epidemiológica permite relajar las medidas, aunque «con cabeza». Recalcó, además, que el número de casos ha mejorado, aunque habrá que seguir «muy atentos» ante cualquier cambio de tendencia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión