Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

aniversario

Homenaje al diplomático Sanz Briz, que salvó a 5.000 judíos en la II Guerra Mundial

Hoy se conmemora en el cementerio de Torrero el 41 aniversario de la muerte del 'Ángel de Budapest'. En el camposanto habrá una plaza con su nombre. Al acto, acudieron tres hijas y una nieta.

Ofrenda floral en recuerdo al diplomático aragonés Ángel Sanz Briz.
Ofrenda floral en recuerdo al diplomático aragonés Ángel Sanz Briz.
Dani Marcos/Ayuntamiento de Zaragoza

Angela, una de las hijas del diplomático aragonés Ángel Sanz Briz, ha reconocido este viernes en Zaragoza que su padre nunca esperó reconocimiento ni recompensas por lo que hizo en Budapest, donde salvó a más de 5.000 personas en 1944, al final de la II Guerra Mundial. Por eso mismo, sus descendientes (sus hijas Pilar, Paloma y Ángela, junto a la nieta Ángela), que acudieron esta mañana al cementerio de Torrero para una ofrenda de flores por el 41 aniversario de su muerte, expresaron su "satisfacción" por los actos conmemorativos. "Él verá que lo que hizo no ha quedado en saco roto. Eso nos da mucho orgullo, felicidad y emoción”, ha destacado la hija del diplomático aragonés, fallecido en 1980.

Mi padre salvó a más de 5.000 personas y nos emocionó mucho al ir a Budapest (capital de Hungría). Allí pudimos ver las casas alquiladas donde los escondieron. Había una placa. Se nos acercó una señora y nos dijo que estuvo en una de ellas. Te ponían los pelos de punta”, ha asumido Ángela, tras entregar un centro de flores al lugar donde fue enterrado su padre. “Siempre ha salido gente húngara que nos decía que la habían salvado y nos entregaba los papeles firmados”.

La hija de Ángel Sanz Briz no sabía que su padre era el Justo entre las Naciones número 21, uno de los primeros que fueron reconocidos por Israel por su aportación para los judíos en el conflicto mundial al salvarlos en la capital húngara. “Lo que debió ser aquello para que lo reconocieran tan pronto, a un español, que lo hicieran Justo de Naciones y debió haber muchos testimonios que lo confirmaron”, ha destacado.

De izquierda a derecha, las hijas y la nieta de Sanz Briz, en el panteón: Pilar, Ángela y su madre, que también se llama Ángela, y Paloma.
De izquierda a derecha, las hijas y la nieta de Sanz Briz, en el panteón: Pilar, Ángela y su madre, que también se llama Ángela, y Paloma.
Dani Marcos/Ayuntamiento de Zaragoza

En Zaragoza, el Ayuntamiento quiere que la plaza del camposanto que está ubicada detrás del panteón lleve su nombre. Está en la entrada antigua y servirá de “homenaje continuo” y con “vocación de permanencia”. Así lo ha anunciado el concejal de Urbanismo, Víctor Serrano, antes de la ofrenda de flores que hizo él con el de Vox, Julio Calvo, unos representantes de las asociaciones Sefarad y la Justos ante las Naciones, y las hijas y nieta del diplomático zaragozano.

Los familiares de Sanz Briz asumen que la historia de su padre ha ido reconociéndose en toda España paulatinamente. Primero se entregó a su viuda el título de Justo entre las Naciones en la embajada de Israel en Madrid a finales de los 80. Después se creó un sello o se encargó un busto que se instaló en el Ministerio de Asuntos Exteriores. Pero saben que ahora “de repente”, a través del Ayuntamiento de Zaragoza, la Casa Sefarad y Hungría están más implicados en valorar su historia. De hecho, el presidente húngaro entregó una medalla a la viuda del diplomático.

El concejal de Urbanismo ha agradecido la presencia de las tres hijas y la nieta del diplomático, que falleció en Roma en 1980 cuando era embajador de España en el Vaticano. En el 40 aniversario, las hijas no pudieron acudir por la pandemia y estuvieron presentes mediante videoconferencia. “Este acto de cariño de la ciudad es para homenajear su enorme figura. Zaragoza siente amor por un hombre justo que ha trascendido nuestras fronteras y tiene ese título”, ha destacado.

Serrano ha apostado que en Zaragoza y Aragón se vive con especial cercanía la justicia, con un profundo sentimiento que nació en el derecho natural y que se puede reflejar en una figura como el diplomático Ángel Sanz Briz, de su “bondad” y de “hombre justo”, que triunfó ante la maldad. “Este acto viene para quedarse todos los años entre las celebraciones culturales del cementerio”, ha apuntado.

El profesor de la Universidad de Zaragoza, Miguel Ángel Pallarés, ha destacado las celebraciones realizadas durante el último año del 40 aniversario de la muerte del diplomático aragonés, como el Simposio Internacional ‘Enseñar el Holocausto’ con participantes y ponentes de Alemania, Hungría, Inglaterra y Chile. En este sentido, ha recordado que el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, recogió el guante de abrir las relaciones con Budapest, capital de Hungría, que unió la figura de Sanz Briz. Además, ha mencionado la inauguración de la exposición en el Seminario del Ayuntamiento de Zaragoza, ‘Angel Sanz Briz, una historia de vida, una línea de tiempo, un homenaje’, que se mantendrá durante todo el año.

Representantes del Sefarad han realizado un rezo judío en recuerdo del diplomático, junto a un pianista y un cantante que han dedicado varias canciones como homenaje.        

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión