Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Heraldo del Campo

maquinaria

Máquinas para innovar en agricultura de precisión y compostaje

El Campag desarrollará 2 proyectos de agricultura de precisión en almendro y olivar de secano y de compostaje de purines de vacuno para mejorar la competitividad del sector.

Los proyectos innovarán en agricultura de precisión en almendro y olivar de secano y en compostaje de purines de vacuno.
Los proyectos innovarán en agricultura de precisión en almendro y olivar de secano y en compostaje de purines de vacuno.
L. U./R. G.

El Clúster Aragonés de los Medios de Producción Agrícolas y Ganaderos (Campag) ve en la digitalización y el cuidado del medio ambiente el camino a seguir para hacer el sector más competitivo y adaptarlo a las exigencias europeas. Con este propósito, el Campag, en colaboración con las empresas socias Tatoma y BMC Agrícola, va a desarrollar dos proyectos por valor de 300.000 euros enfocados a esa transición verde y digital. Uno de ellos busca innovar en agricultura de precisión en olivar y almendro de secano, mientras que el otro pretende optimizar el compostaje de purines en granjas de vacuno. Ambos resultaron beneficiarios en la convocatoria de este año de subvenciones de apoyo a acciones de cooperación de agentes del sector agrario, en el marco del PDR 2014-2020.

"Estos proyectos apoyados con financiación pública y focalizados en la innovación ayudan a los socios a recuperar, o no perder, competitividad. Este programa, en concreto, es muy interesante porque al estar enfocado al sector agro les permite trabajar mano a mano con los propios clientes finales de las máquinas que ellos fabrican y conocer en su desarrollo las necesidades de los clientes", explica Juan Manuel Castell, clúster manager del Campag.

Mayor eficiencia

El proyecto Agricultura de Precisión en Olivar y Almendro de Secano (Apoyas) tiene como objetivo desarrollar un sistema de control que permita a una abonadora centrífuga de discos suspendidos realizar las tareas de abonado en plantaciones de olivos y almendros de secano de una manera eficaz y reduciendo la cantidad de fertilizante empleado entre un 40 y un 60%.

"La agricultura de precisión sigue avanzando y desarrollándose. Conocemos su uso en extensivo, pero no se había trabajado en adaptar las tecnologías a las características especiales de estos cultivos. Ahora, la vamos a aplicar a frutales y cultivos tan importantes en Aragón como el olivo y el almendro, y en modo de explotación de secano, con una superficie todavía mayor", apunta Castell.

De esta manera, se va a trabajar para adaptar las abonadoras a las técnicas de precisión para el olivo y el almendro. Así, podrán identificar dónde hay árbol y dónde no, o cuál es su tamaño, y dosificar el abono de forma eficiente según las características del árbol. Además, se implementarán tecnologías para obtener mapas del abonado y el registro de ese abono. "Todo el tema fitosanitario está muy controlado y el siguiente paso marcado desde Europa es controlar la fertilización. Con ánimo de adelantarnos a esos requisitos, queremos preparar la máquina para que cumpla con la normativa y facilite la vida al agricultor con tareas automatizadas", añade Castell.

En Apoyas, además del Campag y BMC Agrícola, participan dos cooperativas agrícolas (la de la Virgen de los Pueyos y la de Borja), y la Universidad de Zaragoza.

El segundo proyecto, Cowcompost, pretende optimizar la autogestión de los estiércoles líquidos de una explotación ganadera intensiva de vacuno de leche y mejorar el uso de agua. Asimismo, busca incrementar la calidad del compost a través del análisis de distintas mezclas y de su impacto en la fertilización del suelo agrícola. Para ello, se va a crear una máquina capaz de gestionar de manera eficiente el proceso industrial de compostaje para las cantidades de estiércol que se producen en una granja de 4.000 vacas y se va a evaluar el beneficio medioambiental aplicando cálculos de huella hídrica y de carbono.

"Al generar gran cantidad de purines y estiércoles, necesitan recurrir a maquinaria de gran potencia y automatizar lo máximo posible los procesos de esa máquina. Se trata de analizar la huella hídrica y de carbono y ver cómo mejorar la aplicación del compostaje en la agricultura y las tierras que gestionan. Es una gestión en circuito cerrado, con más de mil hectáreas en las que utilizan abonos generados por su propia explotación", detalla el clúster manager.

Además del Campag y Tatoma, en el proyecto Cowcompost colaboran la Granja San José, los centros tecnológicos Itainnova y Circe, y Asaja Huesca.

Transformación verde y digital

Por otra parte, el Clúster lanzará, en el marco de las ayudas del Instituto Aragonés de Fomento (IAF) y en colaboración con Itainnova, el proyecto Twin Transition, que identificará iniciativas innovadoras para crear una bolsa de proyectos relacionados con la transformación verde y digital en las empresas socias para las próximas convocatorias de ayudas. "Se hará una auditoría digital y de sostenibilidad en la que diagnosticaremos los puntos fuertes y débiles de las empresas para ver cuáles son las necesidades comunes de todos los socios del Clúster y para generar unos nuevos proyectos de ejecución transversales en forma de consorcio, agrupando al mayor número de empresas", concluye Castell.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión