Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La nueva plaza de Santa Engracia de Zaragoza amanece con varias plantas arrancadas y pisoteadas

Este céntrico espacio recién inaugurado sufre una noche de vandalismo. El Ayuntamiento buscará a los autores a través de las cámaras de videovigilancia de la zona.

Apenas diez días después de su estreno, la nueva plaza de Santa Engracia de Zaragoza ya ha sufrido su primer acto de vandalismo. Este domingo ha amanecido con al menos una docena de plantas arrancadas, y un buen número de ellas pisoteadas. Los conjuntos florales han aparecido desperdigados por varios puntos de la plaza, pero especialmente por la zona central, donde se concentra la vegetación que ha incluido el proyecto de reforma.

El Ayuntamiento de la capital aragonesa ha señalado que se van a revisar las cámaras de videovigilancia de la zona para tratar de dar con los autores de estos hechos. Además, los servicios de parques y jardines han estado trabajando en la evaluación de los daños y en la reparación de los mismos, y se van a reponer las plantas que hayan sido dañadas.

La reforma de la plaza de Santa Engracia se inauguró el pasado 26 de mayo. Tras tres meses de obras, se suprimió el paso de vehículos y las plazas de aparcamiento para configurar una plaza totalmente peatonal. El diseño incluye una explanada de hormigón salpicada con parterres llenos de plantas y flores, que algunas críticas han calificado como algo escasos para la magnitud de la plaza.

Estos parterres no se encuentran separados físicamente del resto de la plaza, sino que se abren al mismo nivel de la acera. En ellos se han plantado cientos de flores y plantas que dan colorido a la plaza y que esta pasada madrugada han sido vandalizados. Debido a su cambio total y su céntrica ubicación, el esperado estreno de la plaza de Santa Engracia ha concentrado desde su inauguración la mirada de los viandantes que transitan por el paseo de la Independencia.

Hace apenas una semana, el Ayuntamiento de Zaragoza precisamente anunció que iba a hacer una campaña de vigilancia policial de los parques y de los jardines. No tanto por el vandalismo que puedan sufrir, como ha sido el caso de Santa Engracia, sino por los robos que se habían detectado de cientos de plantas, y que suponen tanto un incremento de los costes de mantenimiento de las zonas verdes como una degradación de la imagen de las mismas.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión