Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Caja Rural de Aragón pide que se califique el concurso de Arento de culpable por emitir "facturas falsas" por 13 millones

Junto a la entidad aragonesa, varias cooperativas agrarias han presentado también alegaciones en el mismo sentido ante el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Zaragoza argumentando "irregularidades contables de diversas tipologías" por parte del grupo concursado

Vista de una de las paredes de la sede central de Arento situada en la plataforma agroalimentaria de Mercazaragoza.
Vista de una de las paredes de la sede central de Arento situada en la plataforma agroalimentaria de Mercazaragoza.
Heraldo

 

Caja Rural de Aragón, a través de su representación legal, se ha personado ante el juzgado de lo Mercantil número 1 de Zaragoza para denunciar que Arento emitió entre finales de 2019 y primer trimestre de 2020 facturas falsas (anticipos sobre contratos) por valor de más de 13 millones, que no obedecían a relaciones comerciales reales, para poder financiarse. Son por estas «facturas falsas» por las que la entidad aragonesa pide que el concurso de acreedores en que está inmerso el mayor grupo cooperativo agroalimentario de Aragón, sea declarado culpable.

Fue el pasado viernes cuando Caja Rural de Aragón, el principal acreedor de Arento, presentó estas alegaciones al juzgado que «agravan el estado de insolvencia de Arento» al aportar pruebas de que «la concursada incrementó su pasivo exigible dolosamente engañando a Bantierra».

En el escrito al Juzgado, al que ha tenido acceso HERALDO, se explica que «en su día Caja Rural de Aragón (o las entidades que llegaron a conformar la misma por fusión), suscribió varios contratos de cesión de créditos con la concursada, Arento, por los que esta cooperativa cedía a la entidad financiera los créditos correspondientes a documentos acreditativos de deudas comerciales (facturas factorizadas, pagarés, etc.) de su titularidad, cuyos importes le hubiera anticipado previamente Bantierra en el marco de contratos financieros».

Fue ante el impago de esas facturas, a sus respectivos vencimientos, cuando Caja Rural de Aragón encomendó a un despacho de abogados «la reclamación extrajudicial del pago de las facturas anticipadas y cedidas». Esa encomienda, según recoge el escrito de alegaciones de la entidad, destapó el «engaño». 

Son los «burofaxes a las deudoras que figuraban en los títulos mercantiles cedidos por Arento a Bantierra» y «las contestaciones de las empresas» las pruebas aportadas por los abogados de la entidad financiera al proceso concursal, en su etapa de calificación para pedir que se declare culpable. La razón, según las mismas fuentes, un posible «delito de estafa» ya que «las empresas requeridas de pago manifestaron, de forma expresa, en sus respuestas, no identificar las facturas reclamadas por no tener correspondencia alguna con las operaciones comerciales que reflejaban», es decir, que «las facturas no se correspondían con suministros», según el escrito de los abogados de Caja Rural de Aragón.

Frente a la «inexactitud grave en la documentación presentada por Arento» que alegan los abogados de la entidad financiera, fuentes del grupo cooperativo agroalimentario manifestaron que difícilmente puede hablarse de desconocimiento cuando «Bantierra estaba en todas las cuentas». «Es normal que los acreedores presenten alegaciones, pero todo está en orden y documentado» por lo que, añadieron, no cabe calificar de culpable en este concurso. No obstante, será el juez, previo informe de la administración concursal y el ministerio fiscal, quien dictamine.

Además del escrito de alegaciones de Caja Rural de Aragón, varias cooperativas agrarias han presentado también los suyos ante el Juzgado de lo Mercantil nº1 al considerar que la insolvencia del deudor, Arento, no ha sido «fortuita» sino «culpable». Según ha podido saber HERALDO, dichos escritos denuncian la «falta de transparencia de Arento» al «no aportar información que permitiera conocer cuál era la estructura financiera del grupo de empresas» ni tampoco de «la suscripción de créditos de alto riesgo sin informar al Consejo Rector».

Estas cooperativas a las que Arento les reclama parte de las pérdidas del grupo –objeto de otro procedimiento–, en sus alegaciones aportan como documentación «prácticas contables irregulares realizadas en Arento respecto del ejercicio 2017 y anteriores, justo el periodo de tiempo al cual se achaca el afloramiento de las pérdidas que se les imputan». «Unas irregularidades de diversa tipología» de las que ya se hace eco el informe pericial del concurso, realizado por un experto independiente, que menciona «manipulación de las existencias o incremento ficticio del valor contable de las existencias de algunas empresas en el balance», así como «modificación del precio de compra de las materias primas, infravalorándolo para disminuir los importes de dichas compras y mejorar ficticiamente el margen bruto y el resultado del ejercicio». 

La «alteración de los rendimientos» y «traspaso de resultados a través de ventas no reales de productos o facturación de servicios no existentes» son otras de las actuaciones irregulares que recoge este informe pericial, que suma un impacto de más de 29 millones en la abultada deuda de Arento por las que estas cooperativas quieren que el concurso sea declarado culpable. 

  

La deuda

Arento, en concurso de acreedores, es una cooperativa constituida en 1981 con más de 100 cooperativas socias cuyo objetivo era optimizar precios (en la compra, transformación y comercialización de cereales, productos cárnicos y almendra) encargándose también de otros negocios ( venta de fertilizantes y semillas, carburante etc) tiene una deuda de 76,9 millones y nueve empresas en liquidación. 

La cronología

2 de diciembre de 2016. Arento aborda el proceso de reestructuración de su deuda.

20 de diciembre de 2017. Se comunica al Consejo Rector la necesidad de llevar a cabo una ampliación urgente de capital de 4 millones de euros.

24 de junio de 2018. Acuerdo marco del Consejo Rector para la reestructuración.

10 de junio de 2020 Se declara el concurso de acreedores de Arento.

Febrero de 2021. Arento no pudo aprobar sus cuentas debido a discrepancias entre los socios en relación con el porcentaje de impagado que ha soportado cada cooperativa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión