Despliega el menú
Aragón

La Feria de Zaragoza reabre sus puertas después de 14 meses con Stock Car

Más de 1.200 coches de ocasión y kilómetro cero pueden verse en este escaparate hasta el domingo en un salón en el que participan más de treinta empresas, entre concesionarios oficiales y servicios de venta, que pretende ser un reactivo para un sector muy castigado por la pandemia

Con buenas expectativas y afluencia de público para ser un día laborable, ha arrancado la décimo segunda edición de 'Stock Car', el salón del vehículo de ocasión y kilómetro cero, con el que Feria de Zaragoza retoma la actividad tras 14 meses sin certámenes por la pandemia. "Este día es muy especial para nosotros", ha dicho Manuel Teruel, presidente de la institución, porque "volvemos a vernos las caras tras 14 meses dormidos".

Este escaparate en el que participan más de treinta empresas, entre concesionarios y servicios de venta y que reúne unos 1.200 vehículos supone la vuelta a la normalidad para Feria de Zaragoza que sí había tenido seminarios digitales pero no certámenes presenciales como el que hoy ha abierto sus puertas cumpliendo con todas las medidas de seguridad. "No ha entrado nadie sin que se haya acreditado. Hemos dejado pasillos más grandes y si entrara más aforo del permitido, se pararía la entrada hasta que más personas salieran", ha explicado Teruel, contento de poder volver a la normalidad. 

De hecho, esta es la feria que supone el retorno pero a partir de septiembre hay varias citas importantes como Figan, Smagua, Smopyc, y algún certamen nuevo de energías renovables que se estrenará también este año si la situación sanitaria lo permite. "Menos mal", ha recordado, el presidente de Feria de Zaragoza, que "en febrero de 2020, pese a las presiones pudimos mantener FIMA, el certamen de mayor impacto económico, porque eso, junto con haber celebrado también a principios del año pasado la feria del mueble nos ha permitido cerrar el ejercicio 2020 con un resultado tímidamente positivo".

"La marca Feria de Zaragoza es muy potente", ha destacado Teruel, y lo que han buscado manteniendo la actividad comercial y el teletrabajo desde casa a lo largo de estos catorce meses que "ninguna feria se perdiera". El año 2022, ha adelantado, será "muy bueno" salvo que la evolución sanitaria empeorases, ha comentado. 

"Esta feria de automoción no llena hoteles ni restaurantes pero da un impulso muy importante, en momentos de crisis, a un sector asfixiado", ha recordado el máximo responsable de la institución ferial recordando que en las anteriores ediciones se ha llegado a vender el 50% de los coches expuestos en 'Stock Car'.

A la inauguración del certamen ha acudido la consejera de Economía del Ayuntamiento de Zaragoza, Carmen Herrarte, que ha destacado que "para el Ayuntamiento de Zaragoza es un gran día porque la actividad de la Feria, de la que somos socios estratégicos junto a la Cámara de Comercio y otras instituciones, tiene un impacto de muchos millones en la ciudad". Por eso, ha dicho, esta reapertura es "una gran noticia para el comercio y la hostelería ahora que estamos viendo la luz al final del túnel". "Recuperar el calendario de ferias es muy relevante", ha añadido.

Al primer día de Stock Car ha acudido también Francisco Compes, en representación de la Diputación Provincial de Zaragoza, que también forma parte del accionariado de Feria, para destacar que "se hizo muy bien en no suspender FIMA en febrero del pasado año, porque desde el medio rural y los agricultores se sustentan buena parte de los ingresos de esta casa".

"Volvemos con ilusión", ha subrayado Manuel Teruel y con el deseo de que Figan ya en septiembre suponga una bocanada de esperanza para los hoteles, la restauración, tan necesitados de ayudas para que se vaya recuperando la actividad económica. 

"'Stock Car' es el empujón que necesita la gente para comprarse un vehículo. Aquí lo encuentra todo. Es el mejor escaparate y hay ganas", ha dicho José Serón, presidente de la Comisión de Automoción de Cámara, ya en el recorrido inaugural del Salón del vehículo de ocasión y kilómetro cero que ocupa tres pabellones del recinto, el 5, 6 y 8. 

"Se ve cliente potencial. Que en un jueves a las 11 cuando se han abierto las puertas, ya haya clientes que se han preinscrito para venir es una buena señal", ha señalado Santiago Pinilla, jefe de Ventas de Ágreda. "Hay ganas de comprar. No es como antes que la gente venía a pasar la mañana. Ahora si vienen es porque necesitan un vehículo".

De hecho, el zaragozano Luis Sánchez, acompañado de su mujer y de una nieta, se ha comprado ya esta mañana el vehículo que necesitaba, un Citroën Elysee con dos años, 47.000 kilómetros y un precio de 10.975 euros. "Me hacía falta, el otro ya tenía muchos años y lo utilizo a diario", comentaba. Sin embargo, Antonio Ventura, que acudió con su pequeño a comprar un Mercedes blanco diésel de segunda mano para su mujer, se fue con las manos vacías. "Hay buenas ofertas, como las que puedes encontrar en internet, pero yo buscaba algo muy específico y tendré que seguir mirando".

Etiquetas
Comentarios