Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Gastronomía

aragón es extraordinario

Se está bien en Buera, seas de casa o llegado de fuera

La localidad más poblada del municipio de Santa María de Dulcis tiene 80 habitantes, un hotel y restaurante 'secretamente' alabado en toda España y una nueva generación con iniciativa.

Miguel Ángel Fernández, exfutbolista profesional, hostelero rural convencido y consolidado, está acostumbrado al foco en su casa de Buera. Aunque no fue una estrella mediática sobre el césped, sí lo es –a escala– en su faceta de hostelero. "Soy el propietario de La Lola, restaurante y hotel, acabamos de cumplir 25 años abiertos aquí, vine de Barcelona. Hemos tenido suerte; en Aragón nos aceptaron de maravilla y hemos gozado de una clientela fluida durante todos estos años, fundamentada en el boca a boca y las ganas que tenemos de que estén a gusto. Tenemos muchos alicientes para la visita; la naturaleza y los senderos, las bodegas… personalmente, venir aquí significaba salir del trasiego de la ciudad, de una vida algo monótona. Decidí cambiar de registro, y salió bien".

Miguel Ángel jugó en el Espanyol en los 70. "Fueron años muy acelerados; eso sí, el fútbol ha cambiado mucho, antes se sentía de otra forma. Vienen amigos de visita, más o menos conocidos, veo algún partido por la tele, pero ya está".

Por Buera, bromea, no pasaba ni el aire hace un cuarto de siglo. "El padre de esta chica –señala a Mari Carmen Gramisel, emprendedora local– tenía una tiendecita para los del pueblo. Lo que pasa es que yo tenía una idea clara de lo que quería hacer, y este era el sitio perfecto; buen ambiente desde que das un paso adentro, y buena comida. No hemos inventado nada en la cocina, solamente buen trato del producto y variar recetas para divertirnos. Lo nuestro son los guisos con sustancia, trabajamos sin carta, ofrecemos lo que hay cada día, sin dejar de estar pendientes de que haya opciones para quien no pueda comer de algo concreto. La superabundancia de oferta aturde; aquí hay seis o siete entrantes distintos cada día, un plato principal de ternasco preparado en diversas maneras... longaniza de Graus rellena de trompetilla, gallina trufada, los quesos de Benabarre siempre presentes, fricandó en salsa de setas, un bacalao en varias presentaciones… intentamos que prime el producto de cercanía, eso sí. Desde hace dos años también tenemos huerta, y se nota, empezando por el tomate rosa; ahora se planta, y no hay disponible hasta primeros de agosto, pero dura lo suyo si es un año tranquilo; lo he servido aquí hasta el puente de la Inmaculada, sin perder un ápice de sabor".

Miguel Ángel está orgulloso de sus siete habitaciones de hotel personalizadas, con libros para el reposo del visitante y detalles elegantes. "Importa mucho que entre todos cuidamos el pueblo, somos 80 los que estamos el año entero. Necesitamos que pase alguna línea de autobús por aquí, eso sí; de otros servicios como salud, lavandería que ha puesto Susana Bagüeste, carpintería y local social incluidos, estamos bien".

Bruno Fernández, hijo de Miguel Ángel, nació en Barcelona. "Mis padres habían montado el negocio aquí cuando nací, a los dos días ya estaba en Buera. Fui al colegio en Barbastro. Voy ayudando a mi padre cuando estoy, aunque el último año lo he pasado en Iowa, en Estados Unidos, jugando al fútbol con el equipo de la universidad local, que tiene apoyo de los Lakers".

La Lola ha registrado visitas célebres; el seleccionador nacional de fútbol, Luis Enrique, es una de ellas, y multitud de artistas, aunque Miguel Ángel no es muy dado a alardear de ello. Las fotos dedicadas en las paredes delatan otras presencias; el fútbol prima. "¿Laudrup? Vino porque trabajaba en la distribución de vinos para Dinamarca, y yo me he llevado muy bien con los bodegueros desde siempre, les gusta reunirse aquí. Ya ves que no es un espacio grande, pero es la idea, algo acogedor, siempre con música bonita, que acompaña".

Dulces en Dulcis

Mónica Alujas lleva viniendo a Buera desde los cinco años. "Mis padres venían a visitar a unos amigos que tenían casa aquí, y no tardaron en comprar un terreno, hacer casa... veníamos veranos, fines de semana, puentes… aquí conocí a mi marido, Raúl Hernández, que es chef y ha trabajado en varios restaurantes, incluidas algunas estrellas Michelin. Vivíamos en Barcelona, donde llevábamos un restaurante, y hace once años decidimos mudarnos aquí, para que nuestros hijos crecieran en Buera. Mi hermana también se animó a venir… al final, con mi familia somos diez más en el pueblo". El colegio lo tienen en Pozán de Vero, con 32 alumnos de varios pueblos.

Mónica ha trabajado en la Bodega Sommos y en el hotel Ciudad de Barbastro, primero con visitas y luego con eventos. "Ahora estoy en el turismo de aventura, en Alquézar, aquí al lado; la empresa se llama Vertientes. La gente es encantadora en esta zona, enseguida te dan la mano si te ven con ganas de trabajar".

Hace dos años, Mónica y Raúl compramos una casa antigua en Buera para rehabilitarla y poner un negocio a pequeña escala. "Ya está listo para el arranque, se llama Nyibeta, que significa currusco de pan en fabla; es panadería, pastelería y zona de tapas elaboradas en dulce y salado, con área de degustación. Es un sueño hecho realidad; lo cierto es que nunca nos hemos arrepentido del paso dado, han sido 11 años de felicidad, y los que vendrán... ni nos planteamos volver; lo que nos ha aportado vivir en un pueblo pequeño, trabajando duro pero felices, no lo da nada».

Los amigos de la ciudad preguntan, elucubran, dudan. "Más de uno se lo ha pensado, pero falta vivienda y trabajo, como en todas partes; las dificultades existen. Hay que tener claro lo de venir aquí, te tiene que gustar. De momento, visitadnos y así os lo pensáis con más información... y algún dulce rico".

A GUSTO. No hay nada más contagioso que un sentimiento genuino, ya sea alegre o triste. En Buera optan por recibir a los visitantes con una exhibición sencilla de sus poderes: magnífico entorno natural, un restaurante con miga e historia, un hotel con personalidad y el toque bonito de quien sabe evitar el exceso de barroquismo, una nueva pastelería y apartamentos para que repose alma y cuerpo. 

Apartamentos con alma

Foto de Buera
Mari Carmen Gramisén en los Apartamentos Plan Dulcis
Laura Uranga

Mari Carmen Gramisel trae el apego a Buera de serie; recordemos, se trata del núcleo más poblado del municipio de Santa María de Dulcis, en el Somontano de Barbastro. "Toda mi familia es de aquí. Estudié fuera; luego, la vida me trajo otra vez a mi tierra. He trabajado varios años, y sigo trabajando, en el Mesón de Colungo, aquí al lado. La verdad es que siempre quise montar algo en mi pueblo, preferiblemente en hostelería; finalmente me decidí por estos apartamentos, Plan Dulcis, llamados así por un monte cercano y en honor a la ermita de Nuestra Señora de Dulcis. Comencé el negocio en 2018, arreglando una casa familiar de tres niveles; esto me permite además seguir trabajando por cuenta ajena". Mari Carmen lleva esta iniciativa con mucho cariño, y los apartamentos son una gozada; se inspiran en cultivos de la zona, con guiños de diseño alusivos. Hay tres alturas; la Cepa, la Olivera y la Almendrera.

Casa bien con...

Alquézar. La joya de Guara tiene tirón; Colegiata, pasarelas (foto), gastronomía, escalada... y se nota en Buera, a seis kilómetros. El turismo familiar, el de barranco y el de bodegas también cuenta con Buera como base de su visita a Alquézar. "La D. O. Somontano –dicen los de Buera– ha hecho un gran trabajo para cohesionarnos a todos en el sector, desde hostelería a cultura, confección de productos artesanos… dan cancha a todos".

Pasarelas de Alquézar, la joya de Guara.
Pasarelas de Alquézar, la joya de Guara.
L. U.

La ermita de Nuestra Señora de Dulcis. Se halla a kilómetro y medio al noreste de Buera, en la orilla izquierda del barranco del Pozo. El paseo es de apenas media hora por cada sentido, y hay zona de barbacoa en las inmediaciones. Se trata de un templo del siglo XVII, restaurado en 2001 y 2008, especialmente en el rescate de las yeserías. 

La ermita de Nuestra Señora de Dulcis.
La ermita de Nuestra Señora de Dulcis.
L. U.
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión