Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

transporte ferroviario

Renfe refuerza el AVE mientras aún no ha repuesto un tercio de los trenes regionales

Condiciona la recuperación de la oferta previa a la pandemia a que haya demanda. Soro confía en que el frente social obligue finalmente a dar un "servicio de calidad".

Una de las movilizaciones del pasado domingo para exigir la recuperación de los trenes regionales
Una de las movilizaciones del pasado domingo para exigir la recuperación de los trenes regionales
Patricia Puértolas

Renfe ha decidido reforzar el número de expediciones de la alta velocidad, especialmente en la línea entre Madrid, Zaragoza y Barcelona, pero todavía no ha puesto una fecha para la reposición de casi un tercio de los trenes regionales pese a las movilizaciones en Aragón. La compañía condiciona la recuperación de los servicios suspendidos por la pandemia a una mayor demanda, lo que lastra la oferta en una autonomía como la aragonesa con la población muy dispersa y envejecida. Por ello, el consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, ha animado este martes no solo a mantener la reivindicación social con el respaldo institucional, sino a exigir una "mejora sustancial" del servicio público ferroviario.

La operadora ha anunciado que en dos semanas aumentará en un 20,5% el número de trenes AVE y de Larga Distancia en todo el país, que duplicará en la línea Madrid-Barcelona. Fuentes oficiales de Renfe explicaron ayer a este diario que esto supondrá que los aragoneses recuperen el día 7 de junio el cuarto de los trenes que conectaba Zaragoza con Andalucía antes de la covid y que con su anunciado servicio de bajo coste, el Avlo, haya desde el día 23 dos trenes más al día que paren en la estación de Delicias.

De este modo, los zaragozanos tendrán 13 trenes para viajar a Madrid cuando antes de la crisis iban una veintena y contarán con 20 de los 30 que había con Barcelona al añadirse también los Alvia del norte de España. "Los fines de semana incrementamos, además, el número de plazas al duplicar la composición de los convoyes", han añadido desde Renfe.

Los que tendrán que esperar son los usuarios del tren convencional. La compañía insiste en el mensaje de que tiene trenes y personal y se dedica a transportar personas, pero que debe acompañar la demanda para poder recuperar «progresivamente» la oferta inicial.

Su postura ha provocado la movilización de los usuarios de las más de 40 localidades afectadas, con el respaldo de los ayuntamientos y del Gobierno de Aragón. El consejero Soro ha recordado que hace diez meses, cuando decayó el primer estado de alarma, ya solicitó al presidente de Renfe que repusiera todos los regionales y no desiste en su petición. Como contraposición ha puesto las líneas rurales de bus, que sí dependen de Vertebración del Territorio y que desde el día 10 prestan los servicios fijados en las concesiones por indicación autonómica.

Si se traslada a números, la compañía ferroviaria sigue sin prestar 109 de los 351 trenes semanales que vertebraban en ambos sentidos los pueblos repartidos por los corredores de Calatayud, Logroño, Huesca, Lérida, Caspe y Teruel. La más afectada es la oscense, que solo dispone de tres de sus seis convoyes diarios por sentido.

Las consecuencias

Esta situación se traduce en que los usuarios carecen de una cobertura real para hacer desplazamientos en el día para hacer gestiones, lo que impide al ferrocarril ser realmente competitivo. Este es el caso de la línea de Calatayud, dado que los vecinos de los municipios con estación tienen un tren al punto de la mañana (sale de Arcos de Jalón a las 6.50) para ir a Zaragoza y solo pueden regresar por la noche (sale de Miraflores a las 20.25).

Tampoco circula el tren diario por sentido Zaragoza-Cartagena, que era precisamente el que más viajeros lograba a su paso por el eje de Teruel y que tenía conexión directa en la estación de Delicias con el País Vasco.

Los viajeros y los propios ferroviarios están indignados por la supresión del servicio diario entre Caspe y Ribarroja, que permitía a los vecinos contar con conexión con Barcelona. El tren duerme en Mora, por lo que tiene que recorrer en vacío 27 kilómetros cuando haciendo 21 más podría cubrir de nuevo a los usuarios de la comarca aragonesa. Para ellos, la comparación es odiosa, ya que la vecina Cataluña recuperó todos sus servicios regionales, que dependen de la Generalitat, el pasado 13 de diciembre.

Esta realidad se podría complicar aún más si no fructifican los contactos de la DGA con Renfe para que asuma íntegramente la financiación de los cinco regionales por sentido que viene pagando Aragón, parcialmente suspendidos por la pandemia. El plazo expira el próximo 30 de junio.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión