Aragón
Suscríbete

aragón

La Policía Nacional denuncia a siete médicos residentes por una fiesta ilegal en el Hospital Miguel Servet

El centro hospitalario ha abierto una investigación para esclarecer los hechos ocurridos la noche del lunes a este martes en una sala de la planta 4ª.

Luces y movimientos sospechosos en una de las plantas del Hospital Miguel Servet, que fue vista por una patrulla del 091 que hacía ronda
Luces y movimientos sospechosos en una de las plantas del Hospital Miguel Servet, que fue vista por una patrulla del 091 que hacía ronda
HA

La Policía Nacional ha denunciado a siete médicos residentes por una fiesta ilegal de madrugada en el Miguel Servet, una polémica que ha obligado al hospital a abrir una investigación para esclarecer lo sucedido. Los hechos ocurrieron en la madrugada de este pasado martes, cuando un grupo de mir fuera de servicio fueron sorprendidos en una sala del centro hospitalario en plena celebración superando el número de personas permitido.

Fuentes del hospital aseguraron a este diario que conocieron los hechos alertados por la presencia policial y adelantaron que se abrirá una investigación al respecto con el correspondiente expediente a los implicados.

En esta línea, recalcaron que no hubo quejas ni de pacientes ni de otro personal por molestias o ruido. Al parecer, los residentes celebraban una fiesta en la cuarta planta del edificio. En un vídeo que circula por las redes sociales se observan incluso luces de colores desde la ventana de una de las salas del edificio.

Según fuentes policiales, fue una patrulla del 091 la que, haciendo ronda justo delante del hospital, se percató alrededor de las 2.45 de la luz que salía de una habitación de la cuarta planta y de movimientos sospechosos.

Los agentes entraron a la recepción y pidieron que les dijesen a qué planta y habitación correspondía esa ventana. En un primer momento, según las mismas fuentes oficiales, una enfermera les ofreció distintas explicaciones. Entre otras, que era imposible que allí hubiese algo, ya que se trataba de una habitación cerrada. No obstante, los policías, al detectar contradicciones en su relato, decidieron subir y ver con sus propios ojos qué estaba ocurriendo.

Una vez arriba abrieron la puerta y encontraron botellas de alcohol y latas. También escucharon voces procedentes de una habitación contigua. Al oírlas, optaron por pasar y ver qué sucedía. Fue en ese momento cuando encontraron a varios hombres y mujeres de unos 25 a 28 años, todos trabajadores del hospital, escondidos en distintos puntos de la estancia.

Como consecuencia, los agentes procedieron a levantar siete actas por celebración de fiesta ilegal. También actuaron contra la enfermera que les atendió por falta de colaboración. Se da la circunstancia de que la normativa anticovid del Gobierno de Aragón prohíbe las reuniones sociales de más de seis personas en toda la Comunidad.

El centro hospitalario ha abierto una investigación para esclarecer los hechos ocurridos en una sala de la planta 4ª.

Desde el hospital negaron este martes que la habitación en cuestión fuera en un área covid y que en la fiesta participara también un responsable de área. Los sindicatos sanitarios, por su parte, apuntaron que era una reunión de despedida y que tuvo lugar cerca de un espacio reservado a pacientes de coronavirus. Rechazaron, además, estas actuaciones, ya que "ponen en peligro la reputación de todos los profesionales".

Para Delia Lizana, secretaria general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CC. OO., "el hospital entero está contra esta actuación porque desmejora en mucho todo el trabajo que se está haciendo" tras más de un año de lucha contra la pandemia: "Nos sumamos a la junta de personal pidiendo explicaciones a la gerencia por la irresponsabilidad y hasta dónde conocía en centro esta situación, que esperamos sea puntual". Elena Lahoz, secretaria de Sanidad de UGT, rechazó con contundencia estas conductas: "No se deben permitir ni tolerar. Ponen en entredicho el trabajo de otros profesionales que se merecen un respeto".

"Va en detrimento propio"

Según fuentes del colectivo mir en Aragón, actitudes como esta van "en detrimento propio", ya que son los sanitarios quienes van a tener que atender todos los casos que se produzcan por este tipo de comportamientos irresponsables. "Son una imprudencia, sobre todo en los tiempos que corren. Desconozco el contexto exacto, pero estamos en un momento en el que no hay que bajar la guardia", subrayaron.

Destacaron, en todo caso, que son comportamientos aislados, y que los residentes "mantienen en todo momento las medidas de seguridad". "Ya nos aislamos en los días previos al mir para evitar contagios y en las últimas horas, en las que hemos estado en Madrid exigiendo un sistema de elección de plazas justo y transparente, hemos tratado de mantenernos en grupos burbuja", apuntaron.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión