Aragón
Suscríbete por 1€

La ley del juego en Aragón abocará al cierre a 30 salones

La norma no es para todos, critica la patronal, al enfocarse en la parte presencial del negocio y no en las apuestas ‘on line’. 

Un salón de juego en Zaragoza.
Un salón de juego en Zaragoza.
Raquel Labadía

Con 181 empleos perdidos en 2020 y 600 trabajadores en ERTE en Aragón, la patronal del sector de salones del juego, Aesa, advierte que de salir adelante el anteproyecto de modificación de la actual ley del juego unos 30 establecimientos se verían abocados al cierre. "Queremos trasladar el daño que esta ley hace al sector", manifestó el presidente de Aesa, José Antonio Rubio. Es "innecesaria", dijo, ya que "no consigue el objetivo que busca de una mayor protección a colectivos vulnerables", los jóvenes, que igualmente pueden acceder al juego ‘online’ desde cualquier móvil" sin necesidad de "acudir a nuestros salones, donde no entran menores", destacó.

Rubio denunció el sobrecoste que la futura ley representa para los salones de juego que tendrán que duplicar plantilla, ya que la norma exige disponer de una persona constantemente a la puerta de los salones para pedir los DNI "cuando ya esa labor la hace dentro el personal de sala", además de tener que invertir 200.000 euros por cada salón para que la Administración pueda tener monitorización y acceso en remoto a todas las máquinas de juego.

Ya han cerrado 8 salones por la pandemia y lo harán más, advirtió el presidente de Aesa, si la ley en tramitación sale adelante. Entre otras cosas, deja abierta la posibilidad de regular posteriormente las condiciones técnicas de las máquinas de juego instaladas en establecimientos hosteleros para garantizar que no accedan al juego las personas inscritas en el Registro de Juegos de Prohibidos.

"No entendemos por qué el control de acceso en nuestros salones, que existe desde 2009, quieren limitarlo a una persona física a la puerta cuando existen otros medios biométricos, huella digital o reconocimiento facial", indicó el presidente de Aesa. "No queremos menos inspección y control, sino hacer un marco legal que nos proteja a todos, también a los empresarios", recalcó, tras un año muy duro en el que han facturado un 50% menos en los cinco meses que estuvieron cerrados y con 8 locales que ya no han podido abrir.

El sector de los salones del juego en Aragón emplea a un millar de personas y mueve una cifra de negocio de unos 83 millones, de los que 34 son para el pago de impuestos. De cada 100 euros que entran en los salones de juego, 41 se destinan a financiar a las distintas administraciones mediante tasas e impuestos diversos "sin que esas cantidades retornen" para destinarlas a formación y fomento del juego responsable, lamentó por su parte Jesús Tremosa, vicepresidente de Aesa, crítico con que "con la ley solo nos controle a los salones del juego" en lo que parece un "intento de acabar con las empresas más pequeñas y autónomos, exterminar lo presencial y que se digitalice todo el sector del juego para nacionalizarlo".

En la actualidad, en Aragón, según Aesa, hay 119 salones de juego o licencias operativas, de los que hay que descontar los cierres por pandemia, según Tremosa, que incidió en las "falsedades" que se están divulgando culpabilizando al juego presencial, que es solo un parte del sector. "No es verdad como se dice que estén proliferando las casas de apuestas en Zaragoza. Hace diez años había 71 salones y hoy abiertos quedan 53", dijo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión