Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

aragón

Las tendencias en reformas del hogar que han venido para quedarse tras la covid

Los estudios de arquitectura y reformas de la Comunidad no han dejado de recibir encargos.

Reforma realizada por estudio Matmata.
Reforma realizada por estudio Matmata.
Estudio Matmata

El sector de las reformas de viviendas en Aragón experimentó un bum tras el confinamiento por el coronavirus, que se ha mantenido en el tiempo. El virus ha cambiado la forma de habitar y concebir nuestros hogares: valoramos el estar a gusto en casa y poder compartir momentos con familiares y amigos.

A ello hay que sumar que muchas personas continúan a día de hoy teletrabajando. De ahí que haya tendencias que han venido para quedarse, tal y como señalan desde estudios de arquitectura y reformas de la Comunidad, a los que encargos no les faltan.

Enrique García, uno de los cuatro socios fundadores de Estudio Matmata, enumera cinco prioridades post covid-19: la apuesta por espacios abiertos, la instalación de islas y cerramientos en cocinas, el protagonismo de las terrazas y jardines, la creación de zonas para el teletrabajo y el mayor valor que se da a la decoración. "Hace ya unos años que nuestros clientes nos solicitaban espacios conjuntos de cocina, salón y comedor, pero ahora nos lo piden sí o sí. Creamos estancias abiertas e independizamos la cocina con puertas acristaladas para poder cerrarlas cuando se vaya a cocinar (favoreciendo el contacto visual, sin limitaciones). También las islas se han convertido en las protagonistas; elaborar la comida es un momento para compartir", explica.

Asimismo les reclaman zonas para trabajar desde casa: si cuentan con dos habitaciones, una se destina a ello. Y en el caso de que no dispongan de un espacio específico, habilitan un rincón en el salón. "Además, se valora más la luz natural y que esta abarque toda la vivienda. Y si antes se cerraban las terrazas, ahora se quiere disfrutar de ellas: poder desayunar, cenar o leer en el exterior", detalla este joven arquitecto técnico.

Creado en 2012 y especializado en reformas integrales, Estudio Matmata cuenta con dos oficinas en Zaragoza y acaban de abrir otra en Madrid. Desembarcar en la capital española era una idea que llevaban meses gestando, pero la irrupción de la covid ha sido el detonante para dar el salto en enero. "Se valora más la vivienda y vemos que va a haber negocio ahí. Nosotros somos estudio de arquitectura y de interiorismo y constructora, y damos un servicio particular", asegura García.

Con un equipo de 44 personas, dicho estudio ha experimentado un crecimiento de plantilla y volumen de negocio y, aunque el grueso de los clientes están en Zaragoza, también trabajan en Barcelona. "Y ahora en Madrid estamos creciendo mucho", avanza.

Espacio para trabajar de Reformart Estudio.
Espacio para trabajar de Reformart Estudio.
Reformart

Nuevo pensamiento

Por su parte, José Manuel Carnicero -propietario de Reformart- subraya que la pandemia ha cambiado el pensamiento de los ciudadanos respecto a sus hogares. "Sobre todo a partir de los 50 años, que son los clientes con un poder adquisitivo más alto. Quieren socializar menos y pasar más tiempo en casa y más a gusto. En los países del norte de Europa, como Alemania, Noruega o Dinamarca, hay una cultura del diseño que en España a nivel general no existe. Nosotros somos más de gastar el dinero en vacaciones y en los bares, pero ahora con el virus la gente invierte más en sus viviendas. Hay que hacer que estas te representen y hablen de ti", considera.

Este estudio -ubicado desde noviembre en la calle de Corona de Aragón- realiza reformas integrales de viviendas y locales comerciales desde hace 16 años y en él trabajan tres personas. Trasladarse desde Delicias al distrito Universidad les ha dado más visibilidad y nueva clientela. "Estamos desbordados de trabajo; no nos aburrimos", asegura Carnicero, que como tendencia post pandemia resalta la creación de espacios para teletrabajar. "Nos demandan habilitar una zona de despacho y, si no hay una habitación como tal, existen muchas soluciones: colocar piezas de escritorio en el salón o el dormitorio o un despacho dentro de un armario, por ejemplo. Es verdad que las cocinas abiertas al salón nos las piden más, aunque ya las trabajábamos antes. Es una estética más moderna y la suelen solicitar los jóvenes", añade.

Vivienda pasiva realizada por la empresa aragonesa Metro7.
Vivienda pasiva realizada por la empresa aragonesa Metro 7.
Metro 7

Mientras, las casas pasivas (bajo estándares de eficiencia energética y confort) han experimentado también un auge en esta crisis sanitaria. "La metodología 'passivhaus' nos ha venido bien con el coronavirus", reconoce Daniel Aparicio, gerente de Metro 7, empresa especializada en la construcción de este tipo de viviendas. Y los datos lo corroboran: la plantilla ha crecido un 20% en el último año (25 personas en total) y los proyectos, un 25%. "La gente ha tomado conciencia de la salud y estamos en pleno auge de proyectos. En ejecución de unifamiliares no damos fechas hasta 2022, aunque podemos atender a más clientes", admite. Además realizan reformas de viviendas y locales con la misma filosofía.

Aparicio destaca las ventajas que proporciona habitar una casa pasiva: son viviendas estancas y con recuperación de aire continuo, construidas con materiales sostenibles, con mejor confort térmico, de espacios amplios y luminosos, con ventanas y puertas de máxima calidad y con un diseño cuidado. "Al pasar más tiempo en casa por el virus, la gente ha visto que esta no es acorde a sus necesidades. Una pasiva es más saludable, con más lugares verdes y mayores estancias de convivencia. Y también tiene zonas para gimnasio y despacho", cuenta.

En cuanto al coste, el precio medio de una vivienda unifamiliar 'passivhaus' oscila entre los 350.000 y los 500.000 euros dependiendo del proyecto y de los metros cuadrados de los que se dispone. "Hay gente a la que le está yendo bien", dice Aparicio cuando se le pregunta por un presupuesto no apto para todos los bolsillos. Metro 7 acaba de estrenar oficina en el centro de Zaragoza (en la calle del Coso), aunque sigue atendiendo a sus clientes en Casetas, donde empezaron hace ahora siete años.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión