Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Los partidos cierran filas en las Cortes para pedir la actualización de las ratios de personal de las residencias

El dictamen, que se ha aprobado por unanimidad, defiende un modelo asistencial basado en la persona y sus derechos y con mejores salarios de los profesionales. La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales no ha concretado por dónde podrían ir las nuevas ratios.

Imagen del pleno de las Cortes que celebra este jueves
Imagen del pleno de las Cortes que celebra este jueves
Cortes de Aragón

Todos los partidos políticos con representación en el Parlamento aragonés han cerrado filas este jueves en torno a un dictamen sobre la reestructuración de la red de centros asistenciales de mayores de la Comunidad en el que se apuesta por un modelo centrado en la persona y sus derechos que precisa de una urgente modificación de las ratios actuales de personal y de mejores salarios para los profesionales. Asimismo, pone como deberes al Ejecutivo autonómico garantizar la financiación del sistema de dependencia, del que actualmente el Gobierno central solo asume un 15%, y favorecer que los ancianos puedan continuar una vida independiente en sus hogares u otros tipo de viviendas compartidas todo el tiempo que lo deseen.

El documento que ha visto la luz tras siete meses de trabajo, 20 sesiones y las comparecencias de 36 expertos contempla un total de 96 medidas, estructuradas en nueve propuestas y 87 iniciativas, en las que todas formaciones se han dejado “cuestiones en la gatera” en aras a alcanzar un acuerdo, como ha destacado la coordinadora de la comisión, la socialista Pilimar Zamora. Un aspecto que han destacado los portavoz de todos los partidos en sus intervenciones. En él ha insistido también la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto. Después del debate ha parlamentario ha comparecido en rueda de prensa para agradecer esta “muestra de madurez, compresión y apuesta por el futuro”.

Asimismo, Broto ha anunciado que se va a crear una comisión para analizar "con rapidez" las medidas que se proponen e intentar fijar un calendario para ponerlas en marcha. No obstante, a preguntas de los medios de comunicación, no ha concretado ninguna cifra sobre las posibles nuevas ratios de personal que podrían estar manejándose, aunque que se trata de una asignatura pendiente de abordar desde hace tiempo, ya que, ha dicho, es un "debate" que todavía debe hacerse. 

Además, en el debate del dictamen, Zamora ha subrayado la necesidad de reforzar “la atención integral” en el domicilio de este colectivo y avanzar hacia unas residencias que sean “unidades de convivencia reducidas y con participación” de los usuarios. En relación al medio rural ha apuntado que una fórmula que tendrá “buena acogida” son los centros residenciales con servicios intregrados que permitan a las personas seguir residiendo en sus domicilios habituales y debidamente atendidos. Asimismo ha destacado que se precisa incrementar la “acción inspectora”.

Desde el equipo de Gobierno, por parte de Podemos, Erika Sanz ha puesto sobre la mesa la precaria situación de las trabajadoras con salarios a jornada completa “por menos de 1.000 euros en un sector muy feminizado y que tiene poco reconocimiento”. La diputada de CHA, Carmen Martínez, ha asegurado que hay que superar “la atención institucionalizada y paternalista” de este colectivo y “primar los derechos individuales”. En esta misma línea, Esther Peirat (PAR) ha aludido a la importancia de una mayor coordinación entre los servicios sanitarios y los servicios sociales.

Mientras, desde el Partido Popular, su representante Marian Orós, aunque ha reconocido que el documento final recoge lo “esencial”, ha reprochado que los populares echan de menos en él un reconocimiento a que la “cogobernanza no ha funciocionado”, una “autocrítica” con la gestión y mayor “contundencia con la cruda realidad”, además de una “apuesta sin fisuras” por la colaboración público-privada.Loreto Camañes, portavoz de Ciudadanos, ha insistido en la “urgencia” de modificar el decreto 111/1992 en el que se contemplan los perfiles profesionales y ratios de personal de residencias y centros asistenciales. 

Por su parte, David Arranz (Vox) ha criticado que en esta pandemia muchos mayores “se han ido en soledad y dejados de medios y recursos” y ha abogado por estar “abiertos a innovar” a la hora de encontrar soluciones para los problemas de los más mayores. Por último, Álvaro Sanz, de Izquierda Unida, ha señalado que desde esta formación les hubiera gustado que el documento hiciera una mayor apuesta “por la gestión directa y la coordinación con las entidades locales”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión