Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El primer 1 de Mayo de la covid en la calle reivindica en Zaragoza que “ahora toca salud, pero también empleo y salario”

Menos numerosa y sin corear consignas la marcha por la capital aragonesa ha recordado a las víctimas y los afectados por el coronavirus, ha homenajeado a los trabajadores esenciales que “hicieron latir el país” durante los momentos más duros de la crisis sanitaria y ha reivindicado que es el momento de derogar la reforma laboral, atajar la temporalidad, subir el SMI y acabar con los recortes en las pensiones.

Hace un año, el Primero de Mayo tuvo que celebrarse a través de las pantallas, mientras toda la sociedad permanecía confinada en sus casas para evitar la expansión de un desconocido y letal coronavirus. Hoy, esta fiesta que conmemora la lucha de los trabajadores ha vuelto a las calles de Zaragoza, marcada todavía, eso sí, por la crisis sanitaria y la necesidad de mantener estrictas medidas de seguridad para evitar contagios. Por eso, la manifestación convocada por CC. OO. y UGT en Zaragoza ha sido menos multitudinaria que en años anteriores -unos 1.500 participantes, según los organizadores-, apenas se han coreado consignas y el recorrido ha buscado una avenida más grande, el pasado de María Agustín (desde la sede del edificio Pignatelli hasta el Paraninfo de la Universidad) para que los manifestantes pudieran ir lo suficientemente distanciados.

Pero, aun marcado por la pandemia, por el recuerdo a víctimas y fallecidos por la covid y por los que han perdido su empleo o están afectados por ERTE, así como por el homenaje a los sanitarios y a todos aquellos trabajadores que “han hecho latir el corazón económico de este país y lo han mantenido en vida”, el Primero de Mayo no ha perdido hoy un ápice de reivindicación. “Ha llegado el momento de derogar la legislación autericida del Partido Popular”, han señalado los secretarios generales de UGT y CC. OO., Daniel Alastuey y Manuel Pina, respectivamente, que han exigido la derogación de la reforma laboral, la necesidad de atajar la temporalidad y derogar la ley de pensiones.

“Hay que subir el Salario Mínimo Interprofesional, porque además han sido los trabajadores más pobres los que han perdido mayor poder adquisitivo y es hora de que lo vuelvan a recuperar”, ha insistido Alastuey, que ha recordado la necesidad de “fortalecer” unos servicios públicos “esquilmados”, como, según el líder sindical, se ha evidenciado durante la pandemia. Y todas estas medidas, ha afirmado Pina, deben ser el inicio de la puesta en marcha de una agencia social mucha más profunda. “Es imprescindible una reforma de la contratación que acabe con la temporalidad, que afecta especialmente a mujeres y jóvenes, hay que regular la flexibilidad interna negociada para evitar el uso del despido fácil y barato, hay que mejorar las prestaciones por desempleo y apostar decididamente por la igualdad”.

Ambos secretarios generales han insistido también en el reto colectivo que supone la puesta en marcha y la gestión de los fondos de reconstrucción europeos, que deben servir, han coincidido, para realizar cambios en las políticas económicas y laborales y para “modernizar las relaciones laborales”.

Recuerdo, homenaje y minuto de silencio

Antes de comenzar a lanzar sus reivindicaciones, los participantes en la manifestación han guardado un minuto de silencio por todos los fallecidos durante la pandemia y también por los que han perdido la vida en el tajo, con un especial recuerdo al trabajador fallecido esta madrugada en la fábrica de Ronal Ibérica en Teruel.

La movilización de este 1 de Mayo no ha olvidado tampoco el recuerdo a los trabajadores “que están en empresas que han planteado despidos”, con alusión expresa a Ferroatlántica de Monzón, o a aquellos que ver peligrar sus puestos de trabajo, como los de automoción, porque “Europa ha dejado que la producción se marchara a países con condiciones laborales peores y estamos pagando con pan y vida este capitalismo salvaje”. Los manifestantes rindieron homenaje también a todos los sanitarios “que nos están cuidando durante esta pandemia”, pero también a todos aquellos trabajadores esenciales “que han mantenido con vida el país”, y a los delegados sindicales “que han estado, incluso con riesgo para su salud, defendiendo los derechos de los trabajadores. 

Despidos y precariedad laboral "tremenda" 

Entre quienes han acudido a la manifestación había muchas personas que habían sufrido el golpe de la crisis económica producida por al covid en sus propias carnes. Como Juan Manuel Mendoza, que fue despedido de su empleo en el que llevaba ya 12 años porque, según le explicaron en la empresa, "estaban perdiendo dinero". "Están echando a los indefinidos pero en su lugar están contratado a muchos temporales", lamenta. 

Por eso, en esta difícil época de pandemia, consideran que es más importante que nunca reivindicar unos derechos laborales que, en en palabras de otra de los asistentes, "cada año van a peor". Maite Ferreruela, ahora jubilada, también ha acudido a la protesta como ha hecho "durante toda la vida". Cree que el Gobierno central ha impulsado iniciativas "interesantes", como la subida del salario mínimo, los ERTE, o la regulación del teletrabajo; pero lamenta que desde la crisis de 2008 "la precariedad laboral es tremenda". "Y creo que los jóvenes están poco involucrados y lo que ocurra con las pensiones les va a afectar más a ellos que a nosotros", ha añadido. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión