Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

heraldo escolar

Tres colegios de la provincia de Zaragoza, unidos por el mismo proyecto

‘Compartiendo poesía’, un proyecto colaborativo, que ha permitido unir a través de rimas y versos los CEIP Gil Tarín de La Muela y San Roque de María de Huerva y el CEE Segeda de Calatayud.

Cada alumno recibió un poema escrito por un compañero de otra localidad. Llegaba ese momento en el que podían leer, disfrutar y sentir las palabras del otro
Cada alumno recibió un poema escrito por un compañero de otra localidad. Llegaba ese momento en el que podían leer, disfrutar y sentir las palabras del otro
CEIP Gil Tarín

¿Recuerdas tu primer contacto con la poesía en la escuela? Si realizáramos esta pregunta entre los que nos rodean, seguramente, muchas de las respuestas harían referencia al conocimiento teórico de la misma: recuento de versos, tipos de estrofas, identificación de metáforas, nombres de poetas...

Sin embargo, la poesía es mucho más que eso, la poesía es uno de esos cien lenguajes a los que hace referencia el maestro y pedagogo Loris Malaguzzi y que dota al niño de la posibilidad de soñar, reír, cantar, jugar, crecer, expresar y crear. Como dice Mar Benegas en su libro ‘A juego lento’: "La poesía nos permite nombrar las cosas feas con las palabras más hermosas. La poesía es mil cosas a la vez". Partiendo de esta mirada creativa y de empoderamiento de los niños para utilizar herramientas que les permitan expresarse, surge el proyecto ‘Compartiendo Poesía’, que ha permitido unir las escuelas de tres localidades de la provincia de Zaragoza a través de los versos y rimas del alumnado de 6º de primaria del CEIP Gil Tarín de La Muela, del CEIP San Roque de María de Huerva y de una de las aulas de Transición a la Vida Adulta y otra de FP del CEE Segeda de Calatayud.

Escritura, ilustración y difusión

El proyecto se ha desarrollado en tres fases: escritura, ilustración y difusión. Comenzamos las primeras semanas con la realización de talleres de escritura, en los que, partiendo de juegos creativos y poéticos, el alumnado escribió diferentes textos. En los cuadernos de los chavales fue creciendo un prado literario en el que florecían greguerías, trabalenguas, ‘limericks’, pareados y cuartetos, versos libres, metáforas..., composiciones que permitieron poner palabras a su mundo interior, a sus gustos, a sus miedos, a sus deseos... En ese viaje de introspección, de mirada hacia el interior de uno mismo, alumnos y alumnas fueron sintiéndose cada vez más libres para escribir, llegando a germinar poemas como este de Juanjo:

"En mis sueños/ yo no soy el dueño./ En el ventanal /hay alguien apenado, /sentado, / y sin pariente cercano".

O este otro de Elysabeth:

"Vuela/ Dice mi mente cada vez que ve el cielo azul./ Vuela/ Me dicen mis alas, esas que no se ven, pero todos saben que allí están./ Vuela/Dice mi corazón buscando la libertad./ Vuela/ Digo en voz alta una vez más, para así esas cadenas romper./ Vuela. Vuela. Vuela. /Les oigo decir.../ Soy libre al fin./ Pero aún no puedo volar. / No sabiendo que la humanidad y sus alas siguen presas de lo que se hace llamar como ‘Normalidad’".

La poesía también se puede escribir sobre los cristales de una ventana...
La poesía también se puede escribir sobre los cristales de una ventana...
CEIP Gil Tarín

Excitación, alegría, nervios...

Todas las sesiones se acompañaron con lecturas poéticas que incluían desde ‘Garra de Guerra’, de Gloria Fuertes, a las ‘Greguerías Ilustradas’, de Ramón Gómez de la Serna, o ‘El lenguaje de las cosas’, de María José Ferrada. En otras ocasiones, se recurrió a antologías poéticas como las realizadas por Ana Garralón, ‘Si ves un monte de espumas y otros poemas’ o ‘44 poemas para leer con niños’, de Mar Benegas.

"Cada alumno pudo leer, disfrutar y sentir las palabras de otro compañero y su visión del mundo" 

Entre verso y verso, llegamos al Día de la Poesía –el pasado 21 de marzo–, y qué mejor manera de celebrarlo que intercambiando los poemas entre los alumnos de tres colegios. Ese día, en las clases se respiraba excitación, alegría, miedo, nervios..., incluso aplausos. Cada alumno había recibido un poema de otro compañero de otra localidad. Llegaba el momento, ese momento en el que podían leer, disfrutar, sentir las palabras del otro y su mirada del mundo. Mientras, los docentes observábamos y vivíamos la emoción a su lado. Con esa lectura, primero individual y después para el grupo, los tres colegios nos fuimos conociendo un poco más. Fue entonces, cuando empezaron a surgir algunas preguntas: ¿podríamos conocer a los compañeros de los otros colegios? Cuestiones como esta, no contemplada inicialmente en el proyecto, permitieron abrir nuevas puertas a la colaboración, a la búsqueda de nuevas opciones.

Partiendo de juegos creativos y poéticos, el alumnado escribió diferentes textos
Partiendo de juegos creativos y poéticos, el alumnado escribió diferentes textos
CEIP Gil Tarín

Y así, llegamos a la segunda fase: la ilustración de las creaciones poéticas, en la que el lenguaje plástico y visual toma las riendas de nuestra creatividad y expresión. Cada alumno tenía que realizar una ilustración para el poema de otro compañero/a que le había tocado. Llegaba el momento de interpretar lo que nos rodea a través de nuevas herramientas, de crear arte en simbiosis, de representar el mundo del otro a través de nuestros ojos y manos. Las aulas se llenaron de color y materiales. Paseando entre las mesas encontrábamos acuarelas, risas, dudas, flores del campo, arena y conchas de la playa, papeles de multitud de colores y texturas, bocetos y ensayos, piedras…, ¡incluso luces led y una maceta!

Pero había mucho más. Si observábamos detenidamente, encontrábamos miles de ideas, mentes activas, creando, probando, jugando: creatividad plástica literaria a pleno rendimiento. Una alumna golpea flores con un martillo, otro da unas últimas puntadas a un corazón rojo de peluche, otra coloca con precisión un número recortado sobre el papel, mientras su compañero introduce un recorte de caracol en un tarro de cristal. Y así, poco a poco, las ilustraciones iban tomando forma e iban siendo digitalizadas para su posterior maquetación.

Postales con ilustraciones y poemas
Postales con ilustraciones y poemas
CEIP Gil Tarín

El proceso se ha completado. Las palabras han encontrado su sinónimo plástico y visual, se han hecho uno, se ha cerrado el círculo en un contexto de respeto y empatía hacia las creaciones e ideas del otro.

Postales y aprendizaje-servicio

Llegamos a la última fase, el momento de difundir las creaciones. Para ello, se componen e imprimen postales que combinan sus poemas, acompañados de las ilustraciones realizadas por los compañeros de otro centro, y que, con motivo de la celebración del Día del Libro, recibe todo el alumnado.

"El proyecto otorga a la escuela el papel esencial que debe tener como referente cultural de su localidad"

Pero, además, dada la implicación de los grupos, surge la posibilidad de convertir esta experiencia interaulas en una actividad de aprendizaje–servicio, que permita mostrar las creaciones más allá de las aulas. Para ello, se elaboran carteles para difundir la experiencia por diferentes establecimientos comerciales de las tres localidades. "Así, mientras la gente espera el turno en la calle, para poder acceder al establecimiento, podrá ver nuestras creaciones en el escaparate", dice un alumno, mientras se explica la idea. Y es que, en tiempos de aforos limitados, una lectura de versos puede hacernos la espera un poco más corta.

De esta manera, con la participación de los alumnos en el proceso de distribución de los distintos carteles por comercios, edificios públicos… de cada localidad, culminó el proceso de difusión. Sin duda, un final especial que otorga a la escuela el papel esencial que debe tener como referente cultural de su localidad.

Ahora toca reflexionar, evaluar el proyecto, su repercusión, los objetivos trabajados..., pero, sobre, algo muy importante: valorar la acogida que ha tenido por parte del alumnado, su opinión, reflexiones y propuestas de mejora.

Llegó la poesía y...

Pero no queremos terminar el proyecto sin retomar esa pregunta que surgió en una de las sesiones:¿podremos conocer a los compañeros de los otros colegios? Nos damos cuenta que no conocemos sus caras, el color de sus ojos ni la largura de su pelo; y, sin embargo, sus palabras nos cuentan mucho más que su aspecto físico, nos permiten conocer un poco su mundo interior, sus intereses, sus pensamientos..., rompiendo así la barrera de la apariencia física que tanto influye en nuestra sociedad.

Alumnas en el taller de ilustración de los poemas
Alumnas en el taller de ilustración de los poemas
CEIP Gil Tarín

¿Y ahora qué?

¿Y ahora qué? Haciendo nuestra la frase que Pablo Neruda dirige a su humilde cartero en la película de Antonio Skármeta, al asegurarle que "la poesía no es de quien la escribe, sino de quien la necesita", reflejamos algunos de los versos de una composición poética colectiva de los alumnos, que recogen qué sucedió cuando la poesía llegó a nuestra vidas. 

"Llegó la poesía y nació la creatividad" (Éric).

"Llegó la poesía y me hizo volar a un lugar desconocido, pero ahí es donde me siento feliz" (Claudia).

"Llegó la poesía y te salió esa preciosa sonrisa" (Leire).

"Llegó la poesía y encontró algo dentro de mí que no sabía que tenía" (Noelia).

"Llegó la poesía y mi corazón se abrió" (Adrián).

"Llegó la poesía y me alegró la vida" (Marcos).

"Llegó la poesía y aprendí a soñar" (Paula).

Llegó la poesía y...

Apúntate a la newsletter de Heraldo Escolar y recibe todos los jueves en tu correo experiencias en las aulas, educación emocional para familias, libros, ciencia, TICs, entrevistas y mucho, mucho más...

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión