Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Tercer Milenio

Economía aplicada

Medir la cultura para favorecer el desarrollo local

¿Se relaciona el dinamismo cultural de una ciudad con su desarrollo socioeconómico? Al parecer así es. Geógrafos, economistas y estadísticos han analizado la actividad cultural de 81 ciudades españolas.

Diagnóstico de Huesca: elevada vitalidad cultural, economía creativa de nivel medio –puntuando alto en innovación– y contexto para la cultura mejorable aunque con una excelente gobernanza.
Diagnóstico de Huesca: elevada vitalidad cultural, economía creativa de nivel medio –puntuando alto en innovación– y contexto para la cultura mejorable aunque con una excelente gobernanza.
Unizar

La cultura favorece el desarrollo local, como demuestra el estudio realizado por un equipo interdisciplinar de investigadores de las universidades de Zaragoza, La Rioja y Autónoma de Madrid, con participación de geógrafos, economistas y estadísticos, que han analizado la actividad cultural de las 81 ciudades españolas de entre 50.000 y 100.000 habitantes, a partir de la obtención de indicadores culturales europeos.

Este equipo interdisciplinar ha obtenido 29 indicadores que permiten analizar el papel de la cultura en las ciudades y planificar la recuperación de sus ecosistemas culturales tras la pandemia. Han sido definidos a partir de los establecidos por la Comisión Europea para poner a punto el Cultural and Creative Cities Monitor (CCCM), una herramienta que facilita el análisis de la cultura como recurso urbano a partir de aspectos que se pueden medir empíricamente.

La primera edición se publicó en 2017 con datos de 168 ciudades europeas de más de 50.000 habitantes. En la segunda edición, 2019, el número de ciudades se amplía a 190. Los criterios de selección –capitalidad europea de la cultura, pertenencia a la red de ciudades creativas de la Unesco, organización de dos o más festivales internacionales– excluyen a ciudades de tamaño medio, donde las artes y la cultura desempeñan un papel socioeconómico muy importante. Por ello la obtención de los indicadores para las 81 ciudades españolas abre la puerta al estudio de la presencia y el desarrollo de la cultura en ciudades de ese tipo.

El equipo de investigación abordó la tarea de obtener los 29 indicadores definidos en el Cultural and Creative Cities Monitor de modo que las 81 ciudades pudieran aprovechar el potencial de la herramienta para identificar sus fortalezas y debilidades, comparar su desempeño cultural con el de otras y diseñar políticas apropiadas para mejorarlo si es preciso.

Los indicadores pueden detectar comportamientos diferenciados de las ciudades según formen parte, o no, de áreas metropolitanas. También la capitalidad provincial y el carácter turístico afectan a la dinámica cultural. A su vez, pueden relacionarse con otros importantes indicadores internacionales como los Indicadores Cultura 2030 de la Unesco.

El proyecto

  • NOMBRE ‘Cultura y territorio en España. Procesos e impactos en las ciudades medias y pequeñas’, proyecto coordinado financiado por el Ministerio de Economía, con Ana Escalona como investigadora principal.
  • EQUIPO De la Universidad de Zaragoza: Ana Escalona y Severino Escolano (Departamento de Geografía y Ordenación del Territorio); Belén Sánchez-Valverde (Métodos Estadísticos) y Luis Antonio Sáez (Economía Aplicada), con el apoyo de Alberto Conejos. Se han sumado a los trabajos Mariola Pinillos y Mari Cruz Navarro (Economía y Empresa, Universidad de La Rioja) y Diego Barrado (Departamento de Geografía, Universidad Autónoma de Madrid).
  • FINANCIACIÓN 72.000 euros.

¿Cómo se mide la cultura de una ciudad?

El Cultural and Creative Cities Monitor maneja información cuantitativa recogida en 29 indicadores sobre vitalidad cultural, dinamismo de la economía creativa y condiciones del entorno. Los nueve indicadores sobre vitalidad cultural incluyen datos de oferta cultural, asistencia y participación; los ocho sobre economía creativa computan los empleos artísticos, creativos o relacionados con el conocimiento; los doce indicadores sobre el entorno reflejan si la ciudad atrae y retiene talento por su capital humano, su receptividad y tolerancia social, su accesibilidad geográfica o por su gobernanza. La media ponderada de los indicadores de vitalidad cultural (40%), economía creativa (40%) y entorno (20%) proporciona el índice C3, que resume el comportamiento cultural y creativo de cada ciudad en su conjunto.

¿Por qué sabemos que la cultura favorece el desarrollo local?

Numerosos antecedentes de la investigación han aportado evidencias de la interrelación entre cultura y desarrollo económico y de cómo se refuerzan mutuamente. Este es uno de los motivos por los que la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el año 2021 como Año Internacional de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible. En este contexto, las investigaciones del equipo han confirmado, en primer lugar, una relación positiva del índice C3 con el desarrollo socioeconómico, ya que las ciudades que obtenían los valores más altos del índice destacaban también por sus mejores niveles de renta y menor incidencia del paro. Cabe señalar que esta relación entre dinamismo cultural y renta aparece más marcada en las ciudades situadas dentro de grandes áreas metropolitanas. Y es interesante añadir, en todo caso, que en la relación C3-renta no influye el tamaño de las ciudades. Por otra parte, al relacionar el índice C3 con los indicadores 7, empleos, y 8, empresas, de los Indicadores Cultura 2030 de la Unesco, se evidencia una clara relación positiva entre el dinamismo cultural y el empresarial, ya que las ciudades que puntúan alto en el índice C3 destacan de nuevo por su concentración de empresas y, más aún, por la de empleos culturales y activos empresariales. Estos resultados inciden en el papel de la cultura y en su contribución al desarrollo económico de las ciudades estudiadas.

¿Cómo puede ayudar el Cultural and Creative Cities Monitor a la reactivación cultural?

El Cultural and Creative Cities Monitor muestra cómo era el sector cultural local en vísperas de la pandemia. Por ello puede facilitar la preparación de estrategias de recuperación a partir de una reflexión compartida sobre el presente y el futuro de la cultura, fundamentando decisiones sobre estos u otros aspectos:

  • qué fortalezas culturales afianzar y qué carencias subsanar.
  • qué buenas prácticas de otras ciudades cabría adoptar.
  • qué fórmulas de cooperación llevar a cabo entre varias ciudades.
  • cómo hacer llegar la oferta cultural a la población del entorno.
  • cómo mejorar, en su caso, la calidad de la gobernanza.
  • cómo mejorar la capacidad local de recopilación y análisis de la información cultural.
La documentación (base de datos, mapa interactivo y gráficas de síntesis) está accesible en esta página web.

Ana Escalona Investigadora principal del proyecto ‘Cultura y territorio en España. Procesos e impactos en las ciudades medias y pequeñas’

Esta sección se realiza en colaboración con la Unidad de Cultura Científica de la Universidad de Zaragoza

-Ir al suplemento Tercer Milenio

Apúntate y recibe cada semana en tu correo la newsletter de Tercer Milenio

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión