Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

coronavirus

Crónicas de una misionera aragonesa en la India: "En la parroquia ya se celebran funerales de gente joven"

La hermana Primitiva Vela relata la crítica situación que atraviesa el país desde Maharashtra, el corazón de la tragedia donde las Hermanas de la Caridad de Santa Ana tienen su misión.

El estado de Maharashtra sufre el azote más violento de la terrible ola de coronavirus que sacude la India. Las imágenes de piras crematorias quemando cadáveres en mitad de la calle dan estos días la vuelta al mundo y alertan de nuevas mutaciones propias más peligrosas. En ese estado se ubica la ciudad de Bombay, con 12,4 millones de habitantes, y desarrolla su labor la congregación de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana. Allí trabaja sin descanso la hermana aragonesa Primitiva Vela Goicoechea, que periódicamente manda a Zaragoza las noticias que se viven en el corazón de la tragedia.

Maharashtra es la región en la que se está registrando una mayor presencia de la variante india, presente hasta en un 35% de las muestra analizadas. “Es aquí donde tenemos la Comunidad, y en nuestra Parroquia ya se dan casos de funerales de gente joven”, cuenta ‘Primi Vela’, como se conoce a esta religiosa nacida en Novallas en 1944. Según señala, esta segunda ola de coronavirus se extiende “mucho más rápido” que la primera, lo que está llevando al país y a la región en la que reside a una situación totalmente dramática.

Los nuevos casos se cuentan por cientos de miles al día (más de 350.000 en 24 horas) y las muertes, por miles (casi 3.000 diarias). La hermana ‘Primi’ explica el sufrimiento que la pandemia está infligiendo a un país ya de por sí castigado. “Hay familias afectadas por el fallecimiento de alguno de sus miembros, y otras sumidas en la pobreza como consecuencia de una economía devastada”. 

Cuenta que hay un colectivo especialmente afectado, las llamadas “víctimas invisibles”. “Son los trabajadores de la economía sumergida, muchos migrantes, que no tienen derecho a ningún tipo de subsidio ni al ingreso mínimo vital por carecer de las condiciones mínimas de ciudadanía”, explica ‘Primi’, quien cuenta que estos migrantes “se cuentan por millones” en Maharashtra. “Muchas de nuestras niñas de Ankur son hijas de esas familias y nuestros proyectos de alimentación son prioritarios para ellos”, relata.

Reparto de comida en la comunidad de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana.
Reparto de comida en la comunidad de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana.
Heraldo

En sus escritos a Zaragoza, la hermana Primitiva dice que su Comunidad vive gracias a “lo mejor de los sentimientos de la sociedad que nos rodea”, con la implicación de organizaciones españolas y de la gente del barrio en el que viven. “Gracias a ellos continuamos con el reparto de alimentación a las más de 700 familias con las que nos hemos comprometido para que no les falte lo necesario para vivir diariamente durante todo 2021. También atendemos a varios cientos de niños de las calles, que tienen seguro con nuestro reparto diario su desayuno por las mañanas y luego comida caliente”. El ‘so tasty, sister’ (qué sabroso está, hermana) que contestan los niños es la mejor recompensa.

Según explica, la “variante doble mutante” que se ha detectado en la India ha provocado “una segunda ola que nadie esperaba que fuera más fuerte que la primera”. Esta religiosa alerta de la celebración del Kumbh Mela, que a pesar de la pandemia reunió a millones de personas -muchas sin mascarilla- para bañarse en el río Ganges. “Los expertos en salud pidieron que se cancelara, pero el gobierno siguió adelante diciendo que se seguirían las reglas de seguridad y el distanciamiento social, pero fue imposible”, dice en sus escritos.

Con las reservas de oxígeno de Nueva Delhi disminuyendo en los hospitales, cada vez más pacientes de covid-19, que necesitan de soporte vital, recorren las calles de la ciudad para conseguir el oxígeno que los mantenga con vida
EFE

Las consecuencias son miles de contagios, con zonas del país que alertan de “la escasez de zonas del hospital y medicamentos que salvan vidas”. “El temor ahora es que el virus se propague más rápido entre los devotos, y que algunos de ellos también puedan llevar el virus a sus ciudades y pueblos en otras partes del país”, señala.

En los últimos días, muchos países (entre ellos Italia y Alemania) han suspendido los vuelos con la India como medida de precaución, a pesar de que los análisis sobre las variantes autóctonas de aquel país aún no han concluido que sean más peligrosas. No obstante, las crónicas que llegan del país, como la de la hermana Primitiva Vela, hablan de un “averno vírico”, con 17,3 millones de infectados y 200.000 muertos desde el inicio de la pandemia. La OMS habla de una situación “más que desgarradora”, con miles de enfermos que esperan en la calle días enteros a ser atendidos y carencia de oxígeno para los pacientes por todo el país.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión