Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

aragón

Los desaparecidos, uno de los encargos estrella de los detectives aragoneses

Hay 133 denuncias activas por desaparición en la Comunidad aragonesa. La mayoría suelen ser voluntarias.

Foto de archivo del detective privado Vicente Delgado, director de Detectives Inveszar, en una calle de Zaragoza. Aranzazu Navarro
Foto de archivo del detective privado Vicente Delgado, director de Detectives Inveszar, en una calle de Zaragoza. Aranzazu Navarro
Heraldo

Durante el año 2020 se registraron un total de 636 denuncias por desaparición en Aragón. Así consta en el Informe anual de personas desaparecidas, elaborado por el Centro Nacional de Desaparecidos (CNDES) del Ministerio del Interior. Un informe que también recoge que el 54% de estas son relativas a personas reincidentes, es decir, que ya habían figurado, en la base de datos Personas desaparecidas y restos humanos sin identificar (Pdyrh), como desaparecidos en, al menos, una ocasión.

La realidad es que la mayoría de denuncias cesan en los primeros días de la desaparición, ya que, atendiendo al informe, el 35% de las 16.528 desapariciones que se dieron en España se extinguieron dentro de las primeras 48 horas. Un porcentaje que sube hasta el 67% durante los primeros 14 días de la desaparición.

Sin embargo, a 31 de diciembre de 2020, todavía quedaban 133 denuncias activas por desaparición en Aragón. 

Unas denuncias por desaparición que, según se detalla en el informe, se estima que “el 76% son desapariciones voluntarias; un 21%, involuntarias, y menos de un 3%, forzosas”.

Tras estas cifras suele haber familiares que, en muchos casos, no dudan en ponerse en contacto con detectives privados para localizar a la persona desaparecida. “Acuden a nosotros tanto cuando la Policía se encuentra sin pistas, como al inicio de la desaparición”, explica Vicente Delgado, detective privado zaragozano, director de Detectives Inveszar, vicepresidente de la Asociación Profesional de Detectives Privados de España (Apdpe) y uno de los expertos en la búsqueda de personas desaparecidas en España, ya que cuenta con tres menciones honoríficas de la Policía Nacional en relación a temas de este tipo e investigaciones.

“Firmamos el convenio de colaboración con la Apdpe, tal y como ya lo hemos hecho con otros colectivos que pueden ser de ayuda como, por ejemplo, los taxistas de Madrid”, detalla José María Rudiez, responsable de SOS Desaparecidos en Aragón. “Una vez la familia se pone en contacto con nosotros, después de haber puesto la correspondiente denuncia y, en caso de que sea un menor, contando siempre con la autorización de la persona que tiene la guardia y custodia, hacemos una ficha de la persona desaparecida, que difundimos a través de las redes sociales y medios de comunicación. Pero, además de ayudar a encontrar a personas que hayan podido ver al desaparecido, también ponemos en contacto a la familia, si es necesario, con psicólogos, abogados o detectives”.

Nuestro trabajo, el del detective privado, en estos casos, sirve para aportar conocimientos, medios y tiempo”, explica el vicepresidente de la Apdpe. “De hecho, cuando hay una denuncia, nuestro trabajo suele ser complementario y autorizado de forma que, las indagaciones realizadas, no pongan en peligro las propias investigaciones que las fuerzas y cuerpos de seguridad estén haciendo”.

“Debe existir un vínculo legal” para contratar el servicio

“Así, el trabajo del detective siempre comienza, al menos en mi caso, con una entrevista previa, donde constato la legitimidad de la persona que viene a verme con el fin de determinar si legalmente puede contratar el servicio”, apunta Delgado. “Y es que para poder hacerlo debe existir un vínculo legal entra el desaparecido y el contratante”.

“Una vez que la legitimidad está probada, lo siguiente es entrevistar a la persona que viene a reclamar el servicio y solicitar todos los datos que tiene de la persona que ha desaparecido. Pedimos desde fotografías hasta cuentas en redes sociales, e incluso si tenemos la ocasión, o la necesidad, hablamos con más familiares y/o amigos”, indica el mismo. “A partir de ahí, el trabajo suele ser mixto. Se realiza trabajo sobre el terreno: visitas a los últimos lugares donde fue visto, personas con las que se relacionaba, rutinas... pero también siempre solicito saber si la persona ha dejado algún dispositivo tecnológico en el domicilio. Y es que un móvil o un ordenador, para mí, pueden ser una grandísima fuente de información con la que llego a conocer prácticamente la vida de una persona durante los días previos a su desaparición”.

“Si es voluntaria, el desaparecido decide si quiere contactar”

“Y la verdad es que sí se suele encontrar a las personas. Es bastante difícil desaparecer sin dejar rastro alguno”, asegura el detective zaragozano. “También es cierto que dependiendo del poder adquisitivo es más fácil desaparecer voluntariamente porque entra en juego el poder ir a un lugar distante y donde no te conoce nadie e incluso cambiar el aspecto físico”.

“Eso sí, no he dejado jamás un caso sin ser localizada la persona. Quizás porque no me han llegado casos, en mis más de 25 años de profesión, que hayan sido excepcionalmente complejos”, detalla Delgado. “Pero la realidad es que no se desiste. Al final te quedas sin pistas, ya no sabes qué hacer, dónde mirar, pero dejas pasar el tiempo y vuelves otra vez al tema y revisas, y otra vez comienzas a trabajar y a pensar qué pudo pasar con esa persona. En esos momentos, a la familia llevas meses ya sin pasarles minuta alguna por tus servicios. Ni falta que hace”.

Sin embargo, la mayoría terminan con la persona desaparecida localizada. “En el caso de las desapariciones voluntarias, siempre se informa a la persona buscada de que alguien, que hemos comprobado que está legitimado legalmente para buscarlo, quiere contactar con él. En ese caso, la persona es la que decide si quiere este contacto o no”, explica director de Detectives Inveszar. “En caso afirmativo, lo ponemos en contacto con nuestro cliente. En caso contrario, informamos a nuestro cliente del estado de la persona (está bien, localizado…), pero no ponemos a su disposición ningún tipo de dato”. De hecho esta es una condición que ya conoce el cliente a la hora de contratar el servicio: “Para nosotros es imprescindible y solo hay un caso, si se trata de una desaparición voluntaria, en el que esto no se aplica y es el de menores. En el momento de localización del menor, informamos de forma inmediata a las fuerzas y cuerpos de seguridad”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión