Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

#YoComproEnAragón

Amazon acelera su instalación en Aragón y amplía sus centros de datos aún en obras

La multinacional agiliza sus planes y los tendrá listos para enchufar a la red a principios de 2022. Adelanta la inversión, de hasta 2.000 millones, y afrontará la segunda fase del complejo en otoño

Un grupo de operario trabaja en la urbanización del complejo de Villanueva de Gállego, donde se aprecia el primero de los dos edificios de este centro de datos.
Un grupo de operario trabaja en la urbanización del complejo de Villanueva de Gállego, donde se aprecia el primero de los dos edificios de este centro de datos.
Guillermo Mestre

La imparable digitalización de la economía, acelerada con la pandemia, ha llevado a la división tecnológica del gigante estadounidense del comercio electrónico, Amazon Web Services (AWS), a adelantar sus planes de implantación en Aragón, donde está construyendo su séptimo centro europeo de datos. La inversión inicial iba a rondar los 572 millones, pero la intención ahora es agilizar la cuantía global, que se eleva a 2.000 millones en un periodo de diez años.

La multinacional ha empezado a equipar los complejos de datos con los que contará en El Burgo de Ebro, Villanueva de Gállego y Huesca tras haber concluido la construcción de las primeras naves que darán cobijo a sus servidores informáticos. La obra civil estará acabada para el próximo verano mientras los trabajos de montaje eléctrico e informático seguirán en el interior de las edificaciones con el objetivo de que estén listas para poder enchufarlas a la red a principios del próximo año.

Los responsables de AWS han decidido no parar y en otoño comenzarán ya las obras de la segunda fase de sus centros de datos. Y esto pasa por la construcción de la segunda nave prevista en cada una de las sedes.

La compañía se limita a señalar oficialmente que las obras están cumpliendo los plazos y que se mantienen por tanto las fechas de apertura anunciadas, entre finales de 2022 y principios de 2023, con la consiguiente mejora para los servicios en la nube que prestan a sus clientes. "Todo está yendo bien", indican.

Fuentes conocedoras de la operación señalan que la ‘carcasa’ de los centros de datos del polígono industrial El Espartal (El Burgo de Ebro) y del fallido complejo aeronáutico de Villanueva de Gállego fueron las primeras al acabarse en Semana Santa. Y ahora se ha terminado de levantar la situada en la Plataforma Logística de Huesca (Plhus), aunque aún se requerirán unos meses para completar su equipamiento interior con decenas de kilómetros de conducciones eléctricas y equipos de climatización para el verdadero corazón del proyecto, los ‘racks' informáticos, los armarios que albergarán centenares de dispositivos tecnológicos.

Si Amazon fichó a las principales constructoras del país, ACS y Acciona, para que asumieran las obras de edificación y urbanización de las parcelas, ahora ha hecho algo parecido con las instalaciones. Así, ha escogido a otra multinacional, Hilti, para que asuma el montaje de los soportes para la infraestructura eléctrica interior, que será kilométrica ante la cantidad de equipos que llegará a albergar cuando esté a pleno rendimiento. Del interior de la nave no hay siquiera imágenes porque a todo el personal que entra se le requisa el teléfono móvil.

Los trabajos

La inversión inicial se había estimado en 572 millones y comenzó el pasado verano con el movimiento de tierras en los tres emplazamientos y para entonces se estaba rematando el refuerzo e interconexión de la red de fibra óptica. El cronograma de trabajo se está cumpliendo, por lo que un año después habrá terminado la primera fase de la obra civil con la urbanización de las parcelas, de entre 117.698 y 157.698 metros cuadrados de superficie.

Los planes iniciales de la compañía norteamericana pasaban por estrenar a finales de 2022 el grueso de los tres complejos, que incluían en cada caso la urbanización, un edificio de control y el primero de los dos edificios de procesamiento de datos. Sin embargo, en otoño comenzará ya la construcción del segundo con el mismo plazo de obras de un año, por lo que sus estructuras y cerramientos lucirán igualmente antes de acabar el próximo año.

Esto supone acelerar su implantación, dado que en la segunda fase se pretendía completar la dotación de equipos de la primera nave y posteriormente construir el segundo edificio de cada centro. La segunda y tercera fase estaban sujetas a la demanda y la compañía lo estimaba en "un horizonte de entre cinco y diez años" que ha decidido adelantar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión