Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Las Cortes de Aragón abren sus puertas e invitan a descubrir la política que no se ve

Las Cortes de Aragón han vuelto a abrir sus puertas para que los ciudadanos conozcan cómo funciona por dentro el Parlamento aprovechando la festividad de San Jorge.

Después de un año muy largo, las Cortes de Aragón han vuelto a reencontrarse con los aragoneses. Jornadas de puertas abiertas con motivo de la festividad de San Jorge han permitido que 240 invitados, en 24 grupos de diez personas (aforo limitado por la pandemia), recorran los pasillos y estancias en la que a diario 67 diputados –de los que solo 28 repiten esta legislatura– de ocho partidos distintos debaten, legislan y buscan consensos para hacer su labor de control al Gobierno.

«Solo conoces este hemiciclo por la tele y con esta visita ves lo que hay detrás, cómo trabajan los parlamentarios», explicaba Alberto González, un joven opositor de Teruel, que vino ayer a conocer de cerca el Parlamento. «En las Cortes de Aragón se deciden muchas cosas, pero no nos enteramos», añadía. La cercanía es lo que agradeció su acompañante Andrea Martín, de estas visitas: «Soy manchega. Llevo un año trabajando en Zaragoza. Conocía la Aljafería y quería ver el espacio del Parlamento y cómo funciona. No sabía que la visita fuera tan amplia ni que íbamos a conocer al presidente de las Cortes».

«Abrir las puertas de la política es muy importante y que la gente sepa lo que hacemos», señalaba el diputado de IU, Álvaro Sanz, que ejerció de maestro de ceremonias en la visita guiada de las 10 de la mañana. El programa de las Cortes de Aragón incluye una cada media hora con 20 parlamentarios que se prestan voluntarios a hacer de guías para mostrar a los visitantes cómo es el hemiciclo por dentro

La letrada de las Cortes, Carmen Agüeras; el auxiliar de protocolo, José Ignacio Asensio y personal de Comunicación y Seguridad de las Cortes se encargaron también de que los invitados por un día al Parlamento se sintieran como en casa. «¡Bienvenidos a la casa de la palabra, la de todos los aragoneses! les decía un afable Álvaro Sanz nada más llegar.

«Es un lujo que nos enseñen cómo trabajan, esa política que no se ve», reconocía Marta Binaburo, maestra, que acudió a la visita acompañada de su hijo Diego Montanel, estudiante de Periodismo y Ciencias Políticas, al que le gustó especialmente «la cercanía» de los diputados y del propio presidente de las Cortes, Javier Sada, que les recibió en su despacho. «Los muebles son de 1983. Han pasado casi 40 años. Los hizo la empresa aragonesa Loscertales que ya cerró y lucen igual que entonces», les dijo a los visitantes a la vez que les contaba su quehacer diario que le exige ir y volver cada día desde su pueblo, Ateca. «Fue un acierto trasladar las Cortes a este edificio con mil años de historia. Antes de la pandemia recibía 300.000 visitantes. Es el más visto después del Pilar, más por la gente de fuera que de dentro».

No es de los Parlamentos más grandes, recordó Sada, pero sí «el más plural después del de las islas Baleares», apostilló Sanz, que condujo a los visitantes desde la sala de comisiones Giménez Abad hasta su despacho para que vieran cómo está separado de otros mediante tabiques móviles ya que el reparto de espacio mantiene la proporción alcanzada según los votos por los distintos grupos parlamentarios. «Aquí se sienta el presidente del Gobierno aragonés. Los sillones son de distinto color para Ejecutivo y oposición», les explicaba ya en el hemiciclo donde «siempre nos pasamos del tiempo que nos dan», confesaba.

VISITAS GUIADAS AL PALACIO DE LA ALJAFERIA DE ZARAGOZA.
VISITAS GUIADAS AL PALACIO DE LA ALJAFERIA DE ZARAGOZA.
Francisco Jiménez

«Hacen aquí mucho más trabajo del que se ve por la tele. Es muy interesante entrar en las instituciones», reconocía Jorge Muñoz, otros de los visitantes. «Una cosa es lo que te enseñan y otra verlo por dentro». «Lo han explicado todo muy bien», decían David Salomón y Susana Blasco.

«Me enteré por HERALDO de estas visitas y he querido conocer las interioridades del Parlamento», añadía Soledad Barrera, funcionaria de Soria ya jubilada que vive en Zaragoza al final de la visita: «Conocía el Palacio de la Aljafería, pero no cómo funciona el trabajo del día a día en las Cortes y me ha parecido muy interesante. Creo que estas visitas deberían hacerse más a menudo y no solo con motivo del Día Aragón», concluía. 

Concierto, visitas e iluminación especial

Con motivo del Día de Aragón, el Palacio de la Aljafería se iluminará también el domingo por la noche, como las dos anteriores, con los colores de la bandera aragonesa. Vestir de gala este momumento es una de las actividades programadas por las Cortes regionales para celebrar la fiesta de todos los aragoneses, además de los conciertos y las visitas guiadas. Ayer fue el jazz el protagonista y hoy lo será el flamenco. A partir de las 20 el Patio de los naranjos se llenará de la música de Laura la de los Laureles, Rubén Jiménez y David Jiménez ‘Maikel’. Continuarán además las visitas durante todo el día para que los ciudadanos conozcan cómo y donde trabajan los políticos. Y para los más pequeños durante la mañana, habrá, en distintas horas, una sesión de papiroflexia en el Salón Dorado para enseñarles una estancia que esconde aves en sus muros y columnas, entre ellos el faisán. Por la situación de pandemia, todas las actividades requieren inscripción previa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión