Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

sanidad

Quejas por ser de pago el teléfono para pedir cita para vacunarse del coronavirus

El precio de la llamada ronda los 0,72€ el minuto y algunos usuarios denuncian esperas de más de diez.

Una imagen del teléfono 902 555 321 (que se anuncia como gratuito) en el cartel de un centro de salud de Santa Isabel. A la derecha, imágenes del coste de llamada asociado a esa línea, en la factura facilitada por una usuaria.
Una imagen del teléfono 902 555 321 (que se anuncia como gratuito) en el cartel de un centro de salud de Santa Isabel. A la derecha, imágenes del coste de llamada asociado a esa línea, en la factura facilitada por una usuaria.
HERALDO

A la brecha digital que impide a muchos usuarios acceder al sistema de autocita para vacunarse de la covid-19 se suma ahora otra problemática: el elevado coste de las llamadas al teléfono 902 55 53 21 que figura como alternativa a la citación online en la página web 'Salud Informa'.

Según advierte la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en su página web, el precio de una llamada de cinco minutos desde un fijo de Movistar a cualquiera de estas líneas de tarificación especial es de 0,56 euros, si bien al llamar desde un móvil el coste se dispara y ronda los 3 euros.

Varios pacientes consultados denuncian esperas de "más diez minutos" al hacer uso de estas líneas para pedir cita, como es el caso de la zaragozana Esther Ortiz, una vecina de 72 años del barrio de Santa Isabel que denuncia un incremento en su factura telefónica de más de 10 euros por haber llamado a este número. "Para mí este sistema es una estafa al usuario, y así se lo hice saber ayer a la consejería. No es normal el trato que estamos teniendo los pacientes con patologías. Ayer tuve que llamar dos veces a este teléfono para citarme para la vacuna. La primera fue un segundo, pero luego me tuvieron diez minutos en espera y al colgar vi que el coste de las dos llamadas superaba los 10 euros", dice enseñando una captura de la 'app' que registra su consumo. 

En la misma situación afirma estar María Pilar Carbonell, otra zaragozana de 64 años que consiguió vacunarse ayer con dosis sobrantes en el centro de salud de su barrio. Primero llamó por teléfono al 902 55 53 21, que la dejó en espera varios minutos; y al colgar se dio cuenta por la 'app' de su móvil de que el número no era gratuito, pues el coste de la infructuosa llamada fue de 4,75€. 

"Yo soy sumamente consciente de lo que hay, y espero lo que haga falta aun siendo persona de riesgo, pero me sorprende el descontrol que está habiendo. Cuando llamas al ambulatorio te dicen que no te avisan, que tenemos que pedir cita. Esa misma tarde fue mi amiga a preguntar después y se vacunó con Astrazeneca (dosis sobrante). El miércoles tuvo la primera y el 7 de julio le ponen la segunda", relata Ortiz, de 72 años. 

Líneas de tarificación especial 

Sanidad reconoce que el 902 555 321 es un número de pago que se habilitó en 2009, cuando se creó la web Salud Informa, para descongestionar llamadas de los centros de salud y evitar así el "colapso" de las líneas. El contrato con la compañía Teléfonica vence el próximo mes de mayo, pero fuentes de la consejería afirman que por el momento no se plantean eliminarlo. 

Con la confusión generada por el sistema de autocita online para vacunarse de la covid-19, las llamadas a este número se han incrementado, al igual que lo han hecho las consultas por esta causa a los centros de salud, que se ven desbordados por el número de atenciones diarias. Desde el Foro Aragonés de Pacientes, que representa a asociaciones y colegios profesionales de las tres provincias, piden una "solución" a este problema, que pasa por la "eliminación de las líneas de tarificación especial" y la puesta en marcha de alternativas "gratuitas". 

"No entendemos que una entidad pública te cobre por un servicio de cara al ciudadano que ya estás pagando con tus impuestos. Es una cosa que se planteó ya el lunes pasado, en la reunión que tuvimos con el gerente del Salud, pero si continúa la incidencia se volverá a plantear, porque no es lógico que se cobre a la gente que tiene que llamar para ponerse las vacunas. Es un servicio público, y no deberían existir estas líneas en el Salud", afirma Javier Arredondo, presidente del Foro Aragonés de Pacientes. 

La razón que la Administración da para el mantenimiento de estas líneas de tarificación especial es el "colapso" de llamadas que sufren con motivo de la pandemia los centros de salud. No obstante, los propios sindicatos de profesionales han abogado en reiteradas ocasiones por ampliar el número de líneas, dotándolas a su vez de personal para dar respuesta y no saturar las consultas de los especialistas. 

"Somos conscientes de que con el tema de las vacunas ha habido un 'boom' tremendo, y a corto plazo no se puede hacer, pero hay que buscar una solución consensuada porque no se puede dejar atrás a las personas porque no tengan medios o por la brecha digital que sufren muchos mayores", defiende Arredondo, quien apunta también otro problema derivado de la existencia de estas líneas. Al ser teléfonos de tarificación especial, que implican un sobrecoste en la factura, advierte de que estas líneas pueden retraer a la gente a la hora de llamar y a su vez esta circunstancia podría llevar a que se "colapsen" las líneas gratuitas. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión