Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

prisiones

Trasladan a un etarra de la prisión de Zuera a la de Zaballa (Álava) por rechazar la violencia

Igor Martínez de Osaba fue condenado a 30 años por asesinar a un guardia civil en Vitoria en 1998 y ahora ha escrito varias cartas a las víctimas para reparar el daño causado.   

Francisco Múgica Garmendia, uno de los exdirigentes etarras más sanguinarios y autor intelectual de la masacre de Zaragoza, ha abandonado la prisión a las 17.00, después de que la Audiencia Nacional ordenara su puesta en libertad tras tener en cuenta los 584 días que estuvo preso en cárceles de Francia.
.

Instituciones Penitenciarias ha comunicado que en los próximos días trasladará al etarra Igor Martínez de Osaba Arregui, condenado a 30 años por el asesinato del subteniente de la Guardia Civil Alfonso Parada Ulloa en 1998 en las calles de Vitoria, desde el centro penitenciario de Zuera al de Zaballa (Álava).

Es el segundo etarra que, sin haber entrado en la vía Nanclares o por motivos psíquicos, va a ser enviado de la prisión aragonesa a la del País Vasco en un mes que se plantea en los próximos días el anuncio de la transferencia de la competencia en prisiones del Gobierno español a la consejería de Justicia del Gobierno vasco. El primer etarra trasladado fue Ignacio Crispin Garcés Beitia en la tercera semana de marzo desde la cárcel de Zuera a la de Basauri (Vizcaya).

Martínez de Osaba, miembro del comando Basurde, fue condenado por delitos de colaboración con banda armada, asesinato, atentado, depósito de armas, falsificación de documento público y tenencia de explosivos. Cuando fue juzgado con sus compañeros José María Novoa y Alicia Sáez de la Cuesta, provocaron que los expulsaran de la sala de la Audiencia Nacional en 2002.

Martínez de Osaba esperó al subteniente Parada y le disparó a corta distancia en el cráneo. El suboficial falleció al día siguiente. La pistola con la que se cometió el crimen fue encontrada en el domicilio de Martínez de Osaba en 1999.

Está previsto que haya cumplido tres cuartas partes de la condena en mayo de 2023. Fuentes de Instituciones Penitenciarias señalaron que el etarra está abonando la responsabilidad civil, acepta la legislación penitenciaria, rechaza la violencia y ha remitidos varios escritos en los que muestra su respeto a las víctimas de sus delitos, con la voluntad de que va a reparar el daño causado.

La resolución de Instituciones Penitenciarias es a propuesta de la Junta de tratamiento de la prisión de Zuera, donde ahora quedarán doce miembros de ETA. El último traslado se produjo la tercera semana de marzo cuando se recuperó la conducción de presos y fueron trasladadas las etarras Eider Pérez Aristizabal y Maite Pedrosa a través de una conducción especial de la Guardia Civil (no en autobús, como a los presos comunes) y van a compartir prisión con sus parejas, los terroristas Mikel Azurmendi e Igor Solana, respectivamente, quienes fueron enviados a Zuera entre noviembre y diciembre de 2020.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión