Aragón
Suscríbete por 1€

religión

Ramadán y toque de queda en Aragón: un mes de ayuno diario para más de 50.000 musulmanes

Las restricciones marcan el mes sagrado del Islam, con aforo limitado en las mezquitas y rezos interrumpidos para volver a casa antes de las 23.00.

Los más de 50.000 musulmanes que se calcula que residen en Aragón empiezan su segundo Ramadán consecutivo marcado por las restricciones. El año pasado las mezquitas ni siquiera llegaron a abrir, y este lo hacen a medio gas por el aforo limitado y el toque de queda. El mes sagrado del Islam comenzó este martes y se prolongará hasta el 12 de mayo. Durante todos estos días, los fieles deben hacer ayuno total obligatorio durante las horas de sol.

En la mezquita del barrio Oliver de Zaragoza, una decena de fieles se reunían para rezar este lunes por la tarde. Era la tercera de las cinco oraciones diarias, justo en unos días en los que se intensifica la lectura del libro sagrado. “Son días normales de ir a trabajar, pero se recita más el Corán y se hace ayuno obligatorio durante el día”, cuenta Fawad Nahas, presidente de la comunidad islámica de Aragón.

Este centro es una de las 18 mezquitas de Zaragoza, que pueden abrir con la mitad de su aforo total. Solo en Las Delicias hay cuatro, mientras que el Casco Histórico tiene tres, hay dos más en Torrero, dos en el Arrabal, otra en la Jota, en Las Fuentes, en Casablanca… Se calcula que en la capital hay unos 25.000 musulmanes que de momento ven lejano su anhelo de contar con un templo de grandes dimensiones en la ciudad.

La Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas pidió flexibilizar algunas medidas durante este mes, especialmente el toque de queda, ya que dos de los cinco rezos del día (por la noche y al alba) coinciden con este horario de confinamiento. Sin embargo, no ha quedado más remedio que acatarlo. “Son cosas que se han hecho toda la vida, por lo que a la gente le duele no poder hacerlas, pero tenemos que respetar esta medida como todo el mundo”, asume Nahhas.

Así, la propuesta que se ha hecho a los imanes de las mezquitas de Zaragoza es que la oración de la noche (conocida como ‘Isha’) se empiece en los templos hacia las 22.15, pero que cada fiel la termine en su casa, para poder cumplir con el toque de queda a las 23.00. La oración que se realiza al alba (‘fajr’) se tiene que hacer a las 5.50, un poco antes del final de la restricción horaria, por lo que no se hace en la mezquita. También se ha tenido que suspender la comida para gente necesitada que organizaban todos los años, que se ha sustituido por comida para llevar.

El Ramadán es uno de los cinco pilares del Islam. Durante el mes que dura, los musulmanes deben abstenerse de ingerir cualquier alimento a través de la boca, como la comida, bebida y hasta las pastillas. “También hay que evitar toda conducta inmoral o poco ética. El resto del año también, claro, pero estos días son especialmente importantes, porque es un mes en el que tenemos que reeducarnos”, explica Nahhas.

Estos días, los musulmanes se levantan antes del alba para rezar y tomar algo antes de que comience el ayuno. Se recomiendan los dátiles, que aportan azúcares de lenta digestión que dan energía para pasar el día. Por la noche a la caída del sol, vuelven a comer y beber. “Hay comidas especiales, aunque dependen de cada cultura”, cuenta el líder de los musulmanes en Aragón. Por ejemplo, en Marruecos -país de origen de buena parte de los musulmanes aragoneses-, se toma una sopa llamada ‘hrira’, a base de verduras, pollo deshuesado y leche.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión