Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

aragón

"La mayor ayuda sería que nos dejaran trabajar"

El cocinero Iván Trasobares y el encargado de sala José María Fontanellas pilotan el Bodegón Azoque, retrato de la crisis de la hostelería por la covid.

Aragón
Iván Trasobares y José María Fontanellas, con la icónica imagen de la crisis de la hostelería.
Oliver Duch

La imagen de la desesperación de los propietarios del Bodegón Azoque, en la calle de Casa Jiménez de Zaragoza, sintetizó los devastadores efectos económicos en la hostelería del segundo cierre a causa de la covid en Aragón. Igual que Cristo hace dos milenios, han resucitado. Aquí están para contarlo.

No la hizo Robert Capa, pero a fe que ha dado vueltas la foto del Bodegón Azoque con José María Fontanellas, encargado de sala, consolando a Iván Trasobares, jefe de cocina.

(José María Fontanellas). La foto se hizo el 25 de octubre por Guillermo Tixe, el único trabajador que hemos podido sacar del ERTE. Hemos llegado a estar hasta 16 trabajadores, incluso veintitantos en fechas muy señaladas. Ahora, tiramos como podemos.

¿Cómo se hizo la foto?

(Iván Trasobares). Fue algo espontáneo. Estábamos cerrando y Guillermo estaba enredando con el teléfono móvil. Recuerdo que estábamos hablando sobre el posible menú que pondríamos en la reapertura de ese segundo cierre.

La foto está muy lograda...

(J. M. F.). Guillermo hizo otras muchas fotos más en ese momento, pero la vimos y se la pedí. Me parecía una imagen muy simbólica y la colgué en el Instagram del restaurante para informar a los clientes que nos volvían a cerrar. Esa misma noche ardía el teléfono de gente con comentarios de apoyo.

El texto que acompañaba la imagen también invitaba a la reflexión.

(J. M. F.). Igual que la imagen, estaba hecho con el corazón, con la más profunda sinceridad. Decía: «Nos vuelven a cerrar. Desde pequeño nos inculcan que el esfuerzo siempre tiene su recompensa, pero en momentos como este, te hace pensar que no es así...».

Al día siguiente, la imagen dio la vuelta a España.

(I. T.). Una página web colgó la imagen. Después, apareció en HERALDO y se hizo viral.

Era la imagen icónica de la crisis de la covid en la hostelería.

(J. M. F.). Me llamaron desde todos los puntos de España. Me despertó la llamada de las radios, de las televisiones... Sentimos y agradecemos el cariño de los clientes. Han venido más que nunca, pese a que estamos al 20 por ciento del aforo. La verdad es que la clientela de verdad está más fidelizada que nunca.

(I. T.). La gente está muy sensibilizada y se para para hacerse fotos en la puerta. Todo el mundo nos anima. Incluso los gremios para lo que necesitemos: carpinteros, fontaneros...

¿Las instituciones han ayudado?

(J. M. F.). Una ayuda de mil euros y otra de dos mil. Antes de la covid, eso suponía el 10 por ciento de la nómina del negocio.

¿Cómo han aguantado?

(I. T.). Ajustando gastos, renegociando, luchando sin tregua.

¿Qué necesitan?

(J. M. F.). La mayor ayuda sería que nos dejaran trabajar. Manteniendo todos los protocolos, pero que nos dejen trabajar. Y no lo digo solo por nosotros, sino, por supuesto, por toda la hostelería.

El mensaje está muy claro.

(I. T.). Yo he trabajado en la cocina de Akelarre, en El Bulli, en Arzak, también estuve con Pedro Subijana; pero este proyecto representa mi mayor ilusión.

(J. M. F.). En cierto modo, nos sentimos afortunados por seguir abiertos. En el fondo, solo queremos que nos dejen trabajar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión