Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

semana santa

El Bajo Aragón protagoniza un estruendo doméstico

Los pueblos de la Ruta del Tambor y Bombo mantienen viva la tradición desde sus casas sorteando la prohibición de tocar en la calle.

Rompida de la hora en Hijar con el toque de queda /2021-04-02/ Foto: Jorge Escudero[[[FOTOGRAFOS]]]
Los vecinos de Híjar esperaron a las doce de la noche para romper el silencio.
Jorge Escudero

No fue una noche de multitudes pero sí de tradición. Siete de las nueve localidades de la Ruta del Tambor y Bombo rompieron la hora desde los balcones, respetando así el toque de queda y el distanciamiento social requerido por la pandemia. Hoy será el turno de Calanda –que lo acompañará a través de la megafonía–, mientras que Alcañiz guarda silencio como cada Viernes Santo.

A diferencia del año pasado, este 2021 no hubo convocatorias oficiales ni restransmisiones en ‘streaming’ que animaran a romper la hora al unísono. No obstante, y aunque pudieran ser menos los bajoaragoneses que se sumaran al toque en la medianoche, las paredes de las casas retumbaron en Albalate del Arzobispo, Alcorisa, Andorra, Híjar, La Puebla de Híjar, Samper de Calanda y Urrea de Gaén.

Responsabilidad y prudencia

EnHíjar ni siquiera se registró la icónica imagen del alcalde con la vara de mando dando inicio al estruendo ante la plaza vacía, dado que incluso el primer edil prefirió respetar el toque de queda vigente. Los responsables de la Ruta llevaban semanas pidieron «máxima responsabilidad y prudencia» a los habitantes de los nueve municipios y el presidente de la Ruta, Fernando Galve, explicaba que la salud obligaba a tomar una decisión «dura y triste» porque, además, este 2021 se celebran 51 años desde que en Alcañiz, aquel 5 de septiembre de 1970, los nueve pueblos expresaran su voluntad de hermanamiento.

Por segundo año consecutivo hubo que cumplir con la tradición de una forma íntima, pero los vecinos lo hicieron en familia, conscientes de «los toques se transmiten de padres a hijos». Muchos lo hicieron también pensando en los redobles como una forma de rezo, recordando cómo en su día Juan Pablo II dijo aquello de que tocar el tambor es rezar dos veces. Unos celebraban el haber superado la enfermedad en este complejo año y otros recordaron a los seres queridos que perdieron por la covid.

Ya por la tarde, aún sin emplearse a fondo con las baquetas, podía verse por las calles, terrazas y ventanas algunos pequeños amagos de toque, después de un año sin ensayos y sin tampoco jornadas de convivencia. Normalmente, los ensayos resultan fundamentales para que «los brazos no se agarroten cuando llegan los días señalados, pero este 2021 no han podido hacer nada», lamentaban en Híjar.

Nuevas costumbres

A pocos kilómetros, en Alcorisa, sí había una iniciativa comunitaria y, de hecho, se ofreció un programa con conexiones en directo para el canal de Youtube del Ayuntamiento. En el espacio se recordó que el sonido de tambores y bombos es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y que en esta atípica Semana Santa ha habido que adaptar numerosas tradiciones a las restricciones de la covid. Además de las ‘rompidas’ domésticas, esta tarde el tradicional Drama de la Cruz de Alcorisa se sustituirá por el estreno de un documental que repasa los 43 años de esta representación. Podrá verse en la web www.dramadelacruz.es.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión