Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

defensa 

Los Pontoneros regresan al Cantábrico para recuperar un puente perdido en un ejercicio

El muelle de más de cien metros ha sido rescatado en la zona de Castro Urdiales (Cantabria) tras ser avisados por Salvamento Marítimo después del temporal 

Parte del puente que instalaron los Pontoneros de Monzalbarba en el mar Cantábrico la semana pasado para unas maniobras.
Parte del puente que instalaron los Pontoneros de Monzalbarba en el mar Cantábrico la semana pasado para unas maniobras.
Regimiento de Pontoneros

Efectivos del regimiento de Pontoneros de Monzalbarba regresaron ayer al mar Cantábrico para recuperar parte del puente perdido durante las maniobras Ancla 21 celebradas hace una semana, cuando les sorprendió un temporal en Castro Urdiales (Cantabria).

Ayudados por Salvamento Marítimo, que les informaba sobre el estado del mar, la avanzadilla aragonesa se trasladó el pasado domingo al cuartel Solleche, en la localidad vizcaína de Munguía, con el fin de rescatar los tableros flotantes del puente de servicio que tuvieron que abandonar el fin de semana del día 21.

Las maniobras contemplaban el traslado del puente flotante de cien metros de largo y veinte de ancho desde el muelle de Don Luis hasta la playa Brazomar, lo que supone un recorrido de alrededor de un kilómetro. Pero las olas rompieron las piezas y arrastraron la estructura.

Parte de los 109 militares que participaban en el ejercicio abandonaron el puente a la deriva y tuvieron que ser rescatados por varias embarcaciones. Ninguno de ellos resultó herido.

El capitán José Carlos Mur detalló a HERALDO que el objetivo de las maniobras del Ejército de Tierra de la Fuerza 2035 era «responder ante una catástrofe natural». «Fue la hipótesis más difícil del planeamiento. Trasladamos seis embarcaciones para recuperar a los militares que estaban en el puente», agregó. El ejercicio de prueba buscaba condiciones extremas para la experimentación y se pudo comprobar que la estructura no aguantó.

El oficial de los Pontoneros confirmó que la mejora de la climatología facilitó que los efectivos enviados de nuevo al mar Cantábrico «remolcaran» parte de las tres cuartas partes del muelle que abandonaron en la prueba de navegación.

Desde el acuartelamiento de Munguía van a regresar esta semana al regimiento de Monzalbarba, a la espera de la mejora de que la operatividad les permita recuperar de nuevo el total de las piezas que se llevó el mar.

El montaje del muelle que tiene unos cien metros se realizó en 24 horas sin parar para realizar la prueba de navegación que realizan continuamente en el río, como cuando lo montamos en el Ebro durante las fiestas del Pilar”, detalló el capitán José Carlos Mur. “El pasado día 23 solo habíamos replegado un cuarto del puente y el resto se quedó en el mar”.

Reacción ante el incidente 

El Ejército tenía previsto trabajar del 15 al 23 de marzo en Castro Urdiales en adiestrar a una organización operativa de ingenieros en el montaje y manejo de un muelle flotante que permitiera el atraque de un barco que transporte a las tropas junto con su materiales y medios, y realizar operaciones portuarias sobre él. Pero una de las plataformas que se estaban instalando se soltó por las fuertes olas dañando algunas embarcaciones, de las que el regimiento perdió el control y dejó a la deriva tras evacularlas.

Estamos orgullosos de la reacción ante el incidente porque no hubo daños personales. El mar Cantábrico es muy exigente y cambiante porque no se puede planificar con más de uno o dos días de distancia. Se activaron la urgencias (on call) para recuperar el puente con los especialistas buceadores, los zapadores y los expertos en soldadura y gruistas tras ser avisados por Salvamento Marítimo”, detalló el capitán Mur.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión