Aragón
Suscríbete

aragón

Funerarias tras un año de covid: un 25% más de servicios, pero los mismos ingresos

Una gran parte han sido servicios sencillos motivados por la pandemia, durante la cual se han incrementado las incineraciones. En Aragón hay 52 empresas del sector, la mayoría pymes.

Un operario con un ataud en el tanatorio en el cementerio de Torrero de Zaragoza, en una imagen de archivo.
Un operario con un ataúd en el tanatorio del cementerio de Torrero de Zaragoza, en una imagen de archivo.
Toni Galán

Un año complicado que se ha vivido con preocupación. Así resume Jesús Vinué, presidente de la Asociación regional de Funerarias de Aragón, cómo ha pasado el sector al que representa los meses que llevamos de crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus. "Con más trabajo de lo normal porque ha habido más fallecidos. Y al principio, todos con el miedo. No nos llegaban suficientes epis para protegernos, aunque a mediados de abril ya se empezó a tener material", explica.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, la Comunidad cerró 2020 con 17.442 muertos, 3.881 más que la media de los últimos años. Una cifra que supone un 24,4% más de los que hubo en 2019 por el impacto del virus; un 20,2% más que en 2018; un 19,5% más que en 2017 y un 25,9% más que en 2016. Ese aumento de decesos ha conllevado un 25% más de servicios funerarios pero no ha repercutido en incrementos de facturación ni de plantillas , tal y como señala Vinué.

"La gente piensa que ha habido grandes ingresos, pero no es así. Es similar a como estábamos en 2019 porque los servicios son más sencillos, con menos conceptos y la gente no gasta tanto. Había cosas que no se contrataban: casi no ha habido velatorios por la covid, las familias no podían atender a sus allegados en el tanatorio...", asegura el también gerente de Funeraria Vinué, una empresa familiar fundada por su abuelo hace más de 50 años  en Ejea de los Caballeros y que cuenta con una plantilla de ocho empleados.

Un total de 1.100 compañías públicas y privadas componen el sector en España. El informe 'Radiografía del sector funerario' presentado por la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef) a finales del pasado mes de octubre recoge que entre 800 y 900 son pequeñas y medianas empresas que facturan menos de un millón de euros. Asimismo, se estimaba una caída de más del 40% de facturación durante el primer semestre de 2020 por los costes adicionales asociados a la pandemia (compra de equipos de protección y sudarios específicos, cierre de salas, horas extras, etc) y los servicios que durante el estado de alarma no se pudieron prestar.

52 compañías en Aragón

En la Comunidad, el número de firmas funerarias asciende a 52 -28 de ellas en Zaragoza, 13 en Teruel y 11 en Huesca- y la mayoría son pymes con una media de 10  trabajadores, aunque también hay grandes empresas. 

Una de ellas es Funeraria La Paz Zaragoza, con una plantilla de 7 personas y ubicada desde hace ocho años en paseo de Fernando el Católico. Desde marzo del año pasado hasta este mes de febrero han tenido un 35% más de servicios funerarios. "Al final el trabajo es el mismo porque un alto porcentaje han sido servicios muy sencillos, es decir, ataúd e incinerar. Sin velatorio, sin misa funeral, arcas más sencillas... Con los trabajadores que estamos lo hemos llevado bien y en cuanto a la facturación ha sido más o menos la misma que el año anterior", comenta el gerente, Carlos Garcés.

Garcés habla de servicios más baratos y mayor competencia. "La gente no demanda tanta calidad como antes. Llevo 25 años en esto y se nota. Antes vendíamos al mes unas cuantas arcas muy caras y ahora, ninguna. Ya no miran tanto qué dirán los otros si eligen un ataúd más barato. ¡Para qué, si se va a incinerar! La covid ha ayudado; los servicios son más sencillos", apunta el gerente de Funeraria La Paz, quien resalta que en su empresa siempre han mantenido una calidad. "Eso lo tengo muy claro", sostiene.

Por su parte, Francisco Romero, gerente de Funeraria Zaragoza y con 5 empleados, afirma que han trabajado un 30% más en el último año para facturar lo mismo que en 2019."Han sido servicios del hospital a incineración o entierros. Ni velatorios ni coronas ni misas... Y los próximos años serán malos. Ha habido un sobreexceso de fallecimientos por coronavirus, de gente mayor de 85 años que hubieran vivido más y a los que el virus les ha cortado el último tramo de su vida". indica.

Una media de 3.000 euros

El precio de un servicio funerario abarca una amplia horquilla que va desde los 1.900 euros hasta los 6.000 y el coste medio suele rondar los 2.500-3.000 euros (con misa funeral, flores, sacerdote, tramitación de toda la documentación...). Asimismo, se opta más por las incineraciones. "Un 75% frente al 25% de inhumaciones", indica Garcés, que recuerda que por normativa sanitaria no se pueden manipular los fallecidos por covid y el ataúd tiene que ir precintado.

En este punto, el presidente de la Asociación regional de Funerarias de Aragón recuerda que al inicio de la pandemia hubo un repunte de las incineraciones y que ahora se ha normalizado. "En Zaragoza se decantan más por incinerar y en los pueblos, por inhumar", dice. Y, por otro lado, el gerente de Funeraria La Paz comenta que tramitar la documentación está siendo más costoso ante el cumplimiento de toda la normativa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión