Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

La derivación de aguas del barranco de Bailín reducirá la aportación de contaminación por lindano al río Gállego

Las obras se encuentran al 90% de ejecución a falta de trabajos que están condicionados por el estado del cauce tras cada periodo de pluviometría en la zona.

Visita las obras del barranco de Bailín
Visita a las obras del barranco de Bailín
Laura Zamboráin

Las obras de derivación de aguas en el barranco de Bailín (Sabiñánigo) finalizarán en unas semanas y reducirán la aportación de contaminación por lindano al cauce

del río Gállego. Los trabajos, que han tenido una inversión de 2,1 millones de euros, consisten en la construcción de una conducción para captar los caudales del barranco exentos de contaminación provenientes de aguas arriba del vertedero y restituirlos aguas abajo, evitando que estas aguas circulen por el tramo del barranco aledaño a los vertederos. La ejecución de las obras han corrido a cargo de la Confederación Hidrográfica del Ebro, y el mantenimiento y conservación posterior corresponderá al Gobierno de Aragón. En este sentido, tanto la presidenta de la CHE Maria Dolores Pascual, como el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona, han visitado este jueves por la mañana estas obras de derivación de aguas del barranco de Bailín.

La actuación se encuentra ejecutada a más del 90% a falta de trabajos que están condicionados por el estado del cauce tras cada periodo de pluviometría en la zona. La derivación permitirá reducir el caudal de agua circulante por el cauce en momentos de precipitación importantes a fin de que la depuradora del barranco tenga capacidad para tratar todas las escorrentías de la zona afectada y disminuir además el riesgo de vertidos contaminantes al río Gállego.

Bailín, el origen del desastre

Las obras se han ejecutado “entendiendo que era este barranco el foco y origen de la contaminación por lindano que tuvo lugar en 2014 y 2015 en el río Gállego”, ha explicado la presidenta de la CHE. Desde entonces hasta ahora, esta administración ha intensificado las labores de vigilancia en todas las redes de control, “y podemos decir que en este periodo no ha habido repuntes de lindano que puedan afectar a la salud”. Se trata de una obra “complementaria” a las actuaciones que realiza el Gobierno de Aragón.

El objetivo prioritario era “hacer un baipás en el barranco para que el agua limpia no entrara en contacto el lecho del barranco contaminado, y que por tanto, la depuradora que ha instalado el Gobierno de Aragón tenga un funcionamiento más optimo y eficaz”, señala Pascual. Igualmente, la derivación de aguas garantizará los suministros de abastecimiento del río Gállego.

La presidenta de la CHE ha reconocido que la obra ha sido “compleja” y que finalmente ha costado un poco más de lo inicialmente previsto, que eran 1,9 millones de euros. En la ejecución de los trabajos “se ha puesto mucho énfasis en garantizar la seguridad de los trabajadores y durante las obras no se han encontrado índices que pudieran catalogar los residuos como altamente peligrosos”.

Las obras incluyen la conducción principal que recoge las aguas exentas de contaminación de la cuenca alta del barranco, dos tomas secundarias que recogerán las aguas de subcuencas laterales y dos cunetas de intercepción de escorrentías. El trazado discurre bajo el lecho del cauce del barranco, a lo largo de 1.123 metros. La conducción de PVC corrugado (envuelta por un prisma de hormigón) tiene un diámetro de 1 metro con un caudal de diseño de 2.400 litros/segundo.

Como obras singulares cabe destacar el azud de toma en la cabecera del tramo, el pozo de registro de 6 metros de altura para salvar el desnivel en la zona de la cascada y la obra de entrega al final del tramo donde se ha llevado a cabo la adaptación estructural de la estación de aforos existente para mantener su funcionalidad en cuanto a medición de los caudales circulantes. Asimismo, se ha rehecho el dique junto a la estación de aforos para aumentar la capacidad de almacenamiento previo a la depuración. Las tierras sobrantes como consecuencia de la ejecución de las obras, están siendo depositadas dentro de las instalaciones del vertedero de Bailín.

Este proyecto está incluido en el convenio de colaboración suscrito por el Ministerio, el Organismo de Cuenca y la Comunidad Autónoma de Aragón, en el que se definieron las actuaciones anuales del Plan Integral de Descontaminación del río Gállego. Previamente, la Confederación realizó un estudio de las alternativas más viables para impedir que las aguas que puedan estar afectadas por lindano lleguen al cauce del río Gállego.

"Una reducción
importantísima de los riesgos de contaminación”

El consejero Joaquín Olona ha subrayado que las obras “suponen una reducción

importantísima de los riesgos de contaminación”, y enlazan con otro gran hito, que es el desmantelamiento de la antigua fábrica de Inquinosa”, para el que no se atreve a poner fecha, pero se sigue avanzando en el proyecto técnico.

De la misma manera ha añadido que “en los últimos cinco años hemos conseguido que Aragón se posicione como uno de máximos referentes internacionales en esta materia, convirtiendo un problema histórico en una oportunidad para la investigación y uno de los objetivos fundamentales que perseguimos es el de seguir consiguiendo fondos para avanzar en esta dirección”. Todo dirigido a la desaparición definitiva de los residuos de lindano, “aunque hoy por hoy todavía estamos lejos”.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión