Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

teruel

La sarna de la cabra montés llega al Maestrazgo

Tras detectar este verano un cadáver de macho montés en Ejulve, se han encontrado más en esta zona, pero también en Villarluengo, entre otros municipios.

En verano, se encontró un cadáver de macho montés de once años en Ejulve, a 43 kilómetros del positivo anterior más próximo.
En verano, se encontró un cadáver de macho montés de once años en Ejulve, a 43 kilómetros del positivo anterior más próximo.
Gobierno de Aragón

El pasado 13 de agosto de 2020, tal y como se especifica desde el Gobierno de Aragón, apareció un cadáver de macho montés de once años en el término municipal del municipio turolense de Ejulve, en la comarca de Andorra-Sierra de Arcos, que fue posteriormente diagnosticado en la facultad de Veterinaria de Zaragoza como positivo en sarna sarcóptica. Y no ha sido el único que se ha hallado fuera de la comarca del Matarraña, donde se detectaron, en 2017, los primeros casos de sarna en Aragón y ahora cuentan con un gran número de ejemplares contagiados.

"Desde este verano, hemos detectado ya varias cabras con sarna en Ejulve, pero también en Villarluengo, en la comarca del Maestrazgo", anota Pedro Manuel Artigot, jefe de la sección de Caza y Pesca del servicio provincial de Teruel del departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de la DGA. "Además, se han avistado varios casos sospechosos en Cuevas del Cañart, que pertenece al término municipal de Castellote. Y, también, en Aliaga, en las Cuencas Mineras".

Pero si algo resulta sorprendente de estos casos es que se encuentran lejos del foco principal. Concretamente, el ejemplar enfermo de Ejulve se encontraba a 43 kilómetros del positivo anterior más próximo. "Hay dos posibles explicaciones", asegura Artigot. "O hubo un ejemplar que había llegado a la zona, pues sobre todo para los más jóvenes en época de celo resulta habitual y para una cabra 40 kilómetros no es mucha distancia; o hemos hallado este foco en este territorio y no en zonas intermedias porque aquí, como en el Matarraña, hay una importante densidad poblacional de cabras. Hay que tener en cuenta que con una población más densa resulta más detectable, más visible".

Ahora, desde este departamento del Gobierno de Aragón se encuentran inmersos en una tarea de conocer si se ha producido un salto, del Matarraña al Maestrazgo; o si, sin embargo, simplemente en estas zonas intermedias no se ha detectado. Eso sí, esta expansión de la enfermedad no les sorprende. "Tenía que llegar antes o después", certifica el jefe de la sección de Caza y Pesca del servicio provincial de Teruel. "Hace unos años, en Aragón había poblaciones aisladas de cabras, pero ahora está muy extendida por la provincia de Teruel y por buena parte de Zaragoza; por lo que la sarna es muy probable que se extienda".

Y es que "una epidemia en la fauna silvestre es incontrolable", asegura Artigot. "Hay dos medidas que se implantado para intentar controlar la expansión de la enfermedad: el empleo de pienso medicalizado y la prolongación de los periodos de caza de cabras en las zonas afectadas", detalla el mismo. "Sin embargo, el uso de medicación, aunque se autoriza, no está recomendado, ya que la utilización de medicamentos suele estar asociado a la dosis por lo que no resulta efectivo en fauna silvestre donde no se puede controlar bien quién ni cuánto ha tomado".

La otra medida, la caza, se está viendo afectada por la situación sanitaria derivada de la covid-19. "Se ha cazado muy poco", asegura Artigot y reafirman desde la Federación Aragonesa de Caza. "Solo hay que atender a que los ingresos por la caza de ayuntamientos y cotos han bajado un 80%", anota Miguel Ángel Girón, presidente de la federación. "A pesar de que los desplazamientos de los aragoneses que practican la caza en la Comunidad están justificados por toda la región aragonesa, solo los aragoneses han podido cazar aquí. Ni valencianos, ni navarros ni catalanes". "Además, el mercado de trofeos —señala Artigot— no está en Aragón. Los habituales suelen ser los extranjeros".

"Solo hay que atender a que los ingresos por la caza de ayuntamientos y cotos han bajado un 80%"

Por este motivo, el Gobierno de Aragón ha prolongado el periodo de caza de cabra montés en los municipios afectados por la sarna en esta especie. "El hecho de que se haya cazado menos también puede estar detrás de que se haya detectado poco", indica el jefe de la sección de Caza y Pesca del servicio provincial de Teruel. "Eso sí, los cazadores locales que avistan un ejemplar con sarna intentan abatirlo. Por ejemplo, la Sociedad de Caza de Utrillas ha estado detrás de un ejemplar joven en los últimos días con signos evidentes de sarna".

Y es que está enfermedad, que en Andalucía, en el Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, mató en cuatro años al 97% de su población de cabras monteses, no solo puede terminar con una gran parte de la población de cabra en la provincia de Teruel, sino que además puede tener consecuencias económicas importantes. "La sarna es una enfermedad que ha estado asociada a la cabra desde siempre, pero sobre todo en un primer contacto, como es este caso, hay una mortalidad altísima; y cabe señalar que estos ejemplares son un recuso importante para muchos ayuntamientos", explica Artigot. "Y la población de cabras tardará en recuperarse entre ocho y diez años".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión