Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

entrevista

Javier Idoipe: "El éxodo rural es un drama demográfico pero también cultural"

El músico y productor zaragozano lanzará el próximo 23 de abril el disco ‘Cierzo lento’, en el que entremezcla folclore aragonés con sonidos electrónicos.

Javier Idoipe, fotografiado esta semana en el centro de Zaragoza.
Javier Idoipe, fotografiado esta semana en el centro de Zaragoza.
Guillermo Mestre

¿Qué se le pasó por la cabeza cuando decidió mezclar a La Ronda de Boltaña con sonidos electrónicos?

Antes se me consideraba más DJ que músico porque estaba todo el día haciendo ‘remixes’. A La Ronda la escuchaba desde pequeño, en casa, así que me pareció algo natural buscar una versión moderna de un tema, ‘La tronada’, que para muchos aragoneses es como un himno.

Harina de otro costal es lo que opinaran ellos...

Tengo su visto bueno. Ellos están encantados porque entienden que se ha hecho con respeto, con cariño y que es una forma de actualizar el lenguaje musical.

En esta renovación del folclore ya habíamos asistido a ejemplos anteriores.

Generalmente se renuevan las letras pero se tienden a utilizar las mismas melodías vocales. Carmen París u Olga y los Ministriles se dedican al folclore contemporáneo más centrados en una perspectiva de cantautor. Yo busco dar una vuelta al sonido porque vengo de la electrónica y me he criado escuchando grupos ‘indies’.

Pero en algún espejo se mirará...

En Latinoamérica han sabido rescatar muy bien la música de raíz, los sonidos más orgánicos y ancestrales, para darle un aire nuevo. En España ha tardado más en cuajar pero hay buenos ejemplos como Baiuca en Galicia, Rodrigo Cuevas en Asturias o Califato ¾ en Andalucía.

Hasta con jotas se atreve.

Estoy adaptando ‘Las espigas de oro’, la jota de los labradores, que escuchaba en voz del Pastor de Andorra en los vinilos de mi abuela. Todo el folclore está escrito en rítmicas de 6 x 8 o 3 x 4 y las métricas del pop y rock son de 4 x 4. Es un proceso que tiene mucha miga.

Le imagino dando la tabarra a los mayores con el cancionero.

Trabajo como fisioterapeuta en la residencia Santa Teresa, de Cáritas, que para mí es como la cuna de la cultura. Los abuelicos me cuentan sus historias y sus vivencias: a ratos les toco el piano y trato de rescatar sus voces.

Pues en una residencia habrán pasado apuros con el coronavirus...

Sí, por suerte ahora ya están todos vacunados. También sufrí por mi hermano que es médico en Barcelona y además estuvo en primer línea de fuego contra el virus.

Artísticamente, ¿el confinamiento fue prolífico?

Estuve horas frente al ordenador. Combino mis ‘remixes’, con canciones propias y otras para mi banda, Matafuego. De aquel encierro, entre unas cosas y otras, salieron 16 canciones.

Pero echará de menos pinchar por la noche...

El parón me vino bien para pensar y crear. No trasnochar tan de continuo tiene sus ventajas.

La cultura vuelve tímidamente y en pequeño formato.

Pero es lo mismo. A mí no me sirve este sucedáneo de conciertos en sillas. Hacemos música para sentir al público y los espectadores con mascarillas ofrecen de todo menos calidez.

¿Calidez fogosa como la de la Encamisada de Estercuel?

Quiero que mis canciones tengan una historia y mi pueblo y la fiesta mayor de San Antón la tienen. Ahora remezclo un tema ‘El reinau’, popular en toda la comarca, que yo oía tocar a mi tío, es gaitero, un oficio que se está perdiendo.

¿Por la despoblación?

Él recogió el legado y tuvo que aprender porque no había otros dispuestos. El éxodo a la ciudad está haciendo que los pueblos desaparezcan y a la cultura le pasa lo mismo. En las escuelas de folclore solo hay gente mayor y urge atraer a los jóvenes.

¿Cuál es la fórmula?

Divulgando y reinventando. Una de mis canciones, ‘El jilguerillo’, tiene la base de un palotiau y ahora estoy con la jota, que antes no me gustaba pero ahora me emociona. Recuerdo que de pequeño, en el campo, oía vozarrones al otro lado del río y no asociaba aquello con la jota: era la sonoridad de una persona contra la nada.

Etiquetas
    Comentarios
    Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión