Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Alcaldes del Bajo Cinca piden a la DGA que se implique en la gestión de los espacios covid para temporeros

También solicitan que se concrete un mando único o comisión de coordinación que ofrezca soluciones a las dificultades que se puedan presentar en los diferentes municipios.

Imagen del encuentro mantenido este jueves en la sede de la Comarca del Bajo Cinca
Imagen del encuentro mantenido este jueves en la sede de la Comarca del Bajo Cinca
HA

La letra pequeña de la orden emitida por el Gobierno de Aragón para evitar una nueva ola de contagios ligada a la recolección de la fruta genera dudas entre los alcaldes de la comarca del Bajo Cinca, especialmente el punto en el que se establece que en caso de contagio, y siempre que la vivienda no garantice un aislamiento adecuado, el trabajador afectado, junto a sus contactos estrechos, deberá ser trasladado "a los centros de confinamiento previstos, dependientes del contratista o concertados por las entidades locales".

Los ediles consideran que este supuesto es susceptible de darse, ya que la mayoría de los alojamientos ocupados por temporeros cuentan con zonas y aseos comunes, en los que resulta muy difícil cumplir con las condiciones óptimas de aislamiento, y ante ello, piden a la administración más concreción sobre las características y ubicación de estos "centros concertados". En su opinión, el Gobierno de Aragón debe establecer un protocolo de actuación "más claro" y, al mismo tiempo, comprometerse a intervenir de forma directa en la gestión de estos espacios, según explica la alcaldesa de Ballobar, Esther Saló.

Los alcaldes se muestran dispuestos a ceder y amueblar espacios municipales para el aislamiento de los temporeros positivos, pero recuerdan que sus recursos son "limitados" y en este sentido, creen que necesitan de la participación activa del Gobierno de Aragón. Y no solo para asumir su gestión, que va de la vigilancia a la atención y manutención de los usuarios. También para asumir las funciones de asesoramientos y coordinación.

Los alcaldes han trasladado sus reivindicaciones y propuestas este mismo jueves a la Subdelegada del Gobierno en Huesca, Silvia Salazar, y a los representantes del Gobierno de Aragón que han participado en la reunión celebrada en la sede de la Comarca del Bajo Cinca, convocada para explicar los detalles de la orden emitida de forma conjunta por los departamentos de Sanidad, Economía y Agricultura.

"Al igual que hicimos el pasado año, podemos tener un espacio preparado, pero, tal y como hemos planteado, necesitamos del apoyo de otras administraciones, especialmente los ayuntamientos más pequeños, ya que nuestros recursos humanos y materiales son limitados", ha indicado Saló, cuyo municipio cuenta con un censo de 800 habitantes. En la reunión, y con una adecuada coordinación, se ha planteado además la posibilidad de habilitar centros covid compartidos entre ayuntamientos o uno único que atendiera a trabajadores de toda la comarca.

Para ello, Antonio Sanjuan, teniente de alcalde de Mequinenza, considera fundamental contar "con una buena coordinación". Y no solo para resolver esta cuestión. También creen importante disponer a lo largo de la campaña de un "mando único", es decir, "de una figura o centro de coordinación, al que dirigirnos cuando se produzca cualquier situación y necesitemos de asesoramiento", ha añadido. El edil ha valorado de forma muy positiva la buena disposición mostrada por los representantes del Gobierno de Aragón y en este sentido, se ha mostrado "seguro" de que sus propuestas serán escuchadas.

El alcalde de Belver de Cinca, Javier Carrasquer, también ha puesto el acento en la necesidad de "contar con un centro de coordinación o, al menos, un teléfono" al que poder dirigirse cuando sepan de la aparición de un brote, haya dificultades para cumplir con el aislamiento o carezcan de medios para solventar una situación.

Durante la campaña anterior, la práctica totalidad de los ayuntamientos tenían preparados diferentes espacios municipales, desde pabellones hasta viviendas o salones municipales, aunque solo la ciudad de Fraga llegó a ponerlos en uso y además, con recursos propios, sin el apoyo de otras administraciones.

La orden del Gobierno de Aragón es clara y obliga a los empresarios del sector a proporcionar alojamientos a sus trabajadores y disponer de espacios de aislamiento, lo que, según los alcaldes, pueden cumplir las grandes fincas, pero con mayor dificultad el pequeño agricultor, ya que el espacio del que dispone es limitado.

Para aunar posturas y coordinar acciones, el presidente de la Comarca del Bajo Cinca, Marco Ibarz, ha anunciado su intención de convocar en breve un Consejo Consultivo de Alcaldes.

Durante la pasada campaña, Aragón sufrió una segunda ola de contagios asociada a la llegada de los temporeros, los más vulnerables al contagio por sus condiciones de vida y su imperiosa necesidad de trabajo. En el Bajo Cinca, de mayo a septiembre, fueron notificados alrededor de un millar de casos, más de la mitad del total de los diagnosticados desde el inicio de la pandemia. Aunque los primeros casos afectaron a este sector de la población, con dificultades para cumplir con las recomendaciones de higiene y distanciamiento, el virus comenzó a circular entre la población más joven y finalmente, se llegó a la temida transmisión comunitaria, lo que disparó las cifras.

Etiquetas
    Comentarios
    Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión