Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

Las residencias permitirán salir a los vacunados fines de semana y días sueltos y las visitas se amplían a 4 personas

La consejera María Victoria Broto ha anunciado el cierre de los centros de Yéqueda y Gea de Albarracín ante el descenso de ocupación. Hay 26 residencias afectadas por brotes de coronavirus.

Residencia Ballesol Mariana Pineda
Actividad realizado esta semana en la residencia Ballesol Mariana Pineda de Zaragoza
Oliver Duch

Las residencias de mayores y personas con discapacidad de Aragón empiezan a volver a la normalidad. Estos centros permitirán la salida de los usuarios vacunados a la vivienda de un familiar o allegado los fines de semana y días sueltos, ya que hasta ahora las estancias fuera de las instalaciones tenían que ser de al menos 10 días. Además, se amplían las visitas a cuatro personas, aunque estas seguirán concertándose por cita previa y se llevarán a cabo bien en un espacio acondicionado para los encuentros o en el extrerior. Las familias no podrán deambular por las instalaciones.

Estos son algunas de las medidas de flexibilización que han anunciado este jueves en rueda de prensa la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto y el secretario general técnico del Departamento, José Antonio Jiménez. La orden con las nuevas instrucciones se publicará la semana que viene, pero las modificaciones se van a  trasladar a todas las residencias para que las puedan poner en marcha cuando lo consideren oportuno. Además, Broto ha anunciado el próximo cierre de los centros covid de Yéqueda y Gea de Albarracín ante el descenso de ocupación, aunque habrá que esperar un tiempo para su "adaptación" y para que vuelvan a abrir sus puertas como residencias. Mientras el de Casetas, el único en el que en estos momentos a atiende a enfermos contados, se mantiene abierto a la espera de la evolución de la situación.

En el caso de las salidas temporales, Jiménez ha subrayado que debe ser en la misma unidad familiar y el interno podrá regresar sin prueba diagnóstica y sin tener que permanecer, como hasta ahora, en aislamiento. Si su permanencia fuera del geriátrico es igual o superior a 10 días deberá contar con una PCR negativa a modo de prevención y no deberá guardar cuarentena. Si este test fuera positivo y la prueba serológica también, tampoco será necesario el aislamiento. 

Para los usuarios no vacunados se mantienen las mismas medidas que hasta ahora. "Tendrán que esperar hasta que termine la inmunización de la sociedad", ha señalado Broto. Son 400 los residentes que han optado por no vacunarse, lo que supone un 3%. Si cambiaran de opinión se comunicaría la decisión al centro de salud correspondiente para que planificara su inoculación. 

En cuanto a los ingresos, las personas que estén inmunizadas podrán hacerlo sin ningún tipo de prueba y las que no tendrán que cumplir con las mismas restricciones establecidas hasta ahora: PCR negativo y aislamiento de 10 días. Hasta la fecha se han producido 2.174 nuevos ingresos en los centros residenciales desde que comenzó la pandemia.

Broto ha subrayado que este es un día "importante en ese camino hacia la esperanza" que empezaba con la vacunación y que los resultados de la inmunización permiten que las residencias dejen de estar blindadas, algo que va a suponer un "bienestar emocional" para los usuarios. En la vida diaria en las residencias, que mantendrán sus planes de contingencia, seguirán omnipresentes las mascarillas, los geles desinfectantes y la distancia de seguridad. Jiménez ha hecho un llamamiento a actuar con "rigor, prudencia y respeto" ante esta apertura con condiciones y a "no dejarse llevar por la relajación de las medidas".

26 brotes abiertos que afectan a 415 usuarios y 97 trabajadores

Los máximos responsables del Departamento de Ciudadanía han explicado que la decisión de relajar las medidas (adoptada junto a Salud Pública) se basa en la nueva realidad que ha dejado la vacunación –que alcanza ya al 90% de los centros con la segunda dosis (a un total de 15.567 residentes y 10.197 trabajadores)- y que ha permitido rebajar de forma considerable tanto el número de brotes abiertos, como el de trabajadores y residentes contagiados.

Tal como ha dado a conocer la consejera, en estos momentos hay 26 brotes abiertos en la Comunidad que afectan a 415 residentes y 97 trabajadores.  Broto ha subryado que el 92,7% de los contagiados se concentran en 10 centros y se da la circunstancia de que en 12 de los brotes abiertos hay menos de dos afectados. En este segundo periodo de brotes, han fallecido en Aragón 760 personas en residencias de mayores. Por establecer una comparación, la consejera ha recordado que hace justo dos meses (el 23 de diciembre, días antes de empezar la vacunación), había 40 brotes abiertos, que afectaban a 1.118 residentes y a 343 trabajadores. “No solo el descenso en el número de brotes es evidente –ha indicado la consejera- también la virulencia de los mismos es mucho menor”.

En cuanto a su repercusión en los ingresps hospitalarios, la fotografía también refleja un descenso notable. Actualmente hay 14 personas de residencias hospitalizadas y otras 18 está siendo atendidas en centros covid. El 23 de diciembre, había 81 residentes hospitalizados y 64 en los dispositivos covid.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión