Despliega el menú
Aragón

coronavirus

Uno de cada cuatro contactos que tienen los contagiados de covid también da positivo

Cada infectado en Aragón avisa a los rastreadores de que ha podido transmitir la enfermedad a 2,5 personas de media. Muniesa, Aliaga, Ayerbe y Broto, las zonas en las que se notifican más contactos por caso.

Utrillas es la localidad aragonesa con mayor porcentaje de la población contagiada.
Utrillas es la localidad aragonesa con mayor porcentaje de la población contagiada.
Jorge Escudero

Una persona que ha sido contacto estrecho de un positivo por coronavirus tiene en torno a un 27% de posibilidades de estar también contagiado. Eso es, al menos, lo que se desprende de los datos que salen del rastreo de casos que a diario se hace en Aragón. Este porcentaje es variable en función de la virulencia de la pandemia, aunque suele oscilar entre el 20% y el 30%.

Cuando surge un nuevo caso de covid en la Comunidad, se investiga a quién ha podido infectar para tratar de frenar la cadena de contagios. A esta persona que da positivo se le pide que facilite los contactos estrechos que ha tenido. Se considera como tal a cualquier persona que haya estado con el positivo a menos de dos metros durante más de 15 minutos, en una etapa en la que se considere que es contagioso.

Cada jornada se facilitan cientos de contactos estrechos. Los últimos datos hablan de que actualmente llegan entre 800 y 1.000 al día en Aragón, dependiendo del día de la semana. El pronunciado descenso de la curva de contagios ha hecho que la de los contactos también haya caído. Tras las Navidades, durante el punto álgido de la cuarta ola, se notificaba que más de 2.000 personas podían estar contagiadas cada día. El día que más posibles casos llegaron fue el 27 de enero, con 2.238 contactos estrechos.

El pico aún fue más alto en la tercera ola, allá por octubre y noviembre, cuando se llegaron a rebasar los 3.000 contactos estrechos. El 23 de octubre se alcanzaron los 3.407. Es en esos momentos cuando, en algunas zonas, los rastreadores se ven desbordados, ya que tienen dificultades para investigar cada caso, decretar cuarentenas o aislamientos y hacer pruebas PCR.

Según los datos del Gobierno de Aragón, los nuevos positivos están dando una media de 2,5 contactos cada uno, una cifra que se ha mantenido bastante estable en el último mes. En los picos más altos de la pandemia, este dato es más elevado: tanto en Navidad como después del puente del Pilar (en la tercera y cuarta ola del coronavirus) la media llegó a ser de 3 contactos por positivo, casi un 20% más que ahora.

Por localidades, la zona básica de salud de Muniesa es la que más contactos rastrea por cada positivo, con 6,7 de media desde el comienzo de la pandemia. Le siguen Aliaga (4,9 contactos por cada caso), Ayerbe (4,8), Broto (4,6), Sádaba (4,2), Más de las Matas (4,1) y Mosqueruela (4,1). Se trata, por lo general, de zonas con pocas cartillas sanitarias, en las que es más sencillo seguir el rastreo y donde, en ocasiones, ha habido brotes importantes en grupos familiares o de amigos, especialmente después del verano y tras la Navidad.

Cuando los positivos dan sus contactos, los rastreadores los convocan para someterse a las pruebas pertinentes y tratar de frenar la cadena de transmisión. Según los datos oficiales, uno de cada cuatro acaba dando positivo. Actualmente, el porcentaje exacto ronda el 27%, pero tras las fiestas de Navidad fue del 31%. Conforme esta cifra se va elevando, implica que la pandemia tiene una mayor expansión, y que el contagio es más generalizado entre la población.

La trazabilidad de los casos

Otro indicador para conocer cuál es el grado de control que se tiene de la pandemia es el de la trazabilidad de los casos, es decir, saber cuál es el origen de los contagios. Actualmente, el 62% de los nuevos positivos habían sido identificados como contactos de alguien, por lo que estaba controlado el origen y la extensión de la transmisión. Dicho de otro modo, el 38% de los contagios tiene un origen desconocido.

Curiosamente, cuando la cuarta ola estaba en su punto álgido, el porcentaje era superior, ya que llegó hasta el 73%, uno de los niveles más altos de toda la pandemia. En esos momentos, por tanto, tres de cada cuatro contagios tenían un origen conocido. En el extremo contrario, a finales de verano solo se podía establecer la trazabilidad de aproximadamente la mitad de los nuevos casos de coronavirus que surgían en Aragón, lo que indica un peor rastreo y un mayor descontrol de la pandemia.

Etiquetas
Comentarios