Despliega el menú
Aragón

covid-19

Muniesa, la zona con más contactos por positivo: "En verano no se tuvo cuidado"

En este centro de salud turolense es donde más contactos se rastrean por caso. Su coordinador cree que el motivo es una suma de varios factores.

Foto de Muniesa
Calle de Muniesa
Laura Uranga

La zona básica de Muniesa es la que, desde el inicio de la pandemia, ha identificado más contactos estrechos por cada positivo que surge. De media, los rastreadores han investigado 6,7 posibles contagiados por cada nuevo caso que ha salido. Se trata de la cifra más alta de todo Aragón, y es casi tres veces superior a la media de la Comunidad, que se queda en 2,5.

Miguel Ángel Demingo, coordinador del centro de salud de la localidad turolense, lo achaca a varios factores. "Para empezar es un centro relativamente pequeño, por lo no tienes las dificultades que implica estar en una población más grande y resulta más fácil rastrear a todos los contactos", explica. Pero, además, se trata de una zona que en verano "multiplica su población por 8 o por 10", con reencuentros estivales de familias y amigos que se traducen en "comidas y reuniones sociales".

Ese fue el momento de más contagios en Muniesa desde el inicio de la pandemia, y también cuando más contactos estrechos se facilitaban a los rastreadores. "Había más gente en los pueblos, lo que aumenta el peligro, y encima no se tuvo cuidado", explica Demingo.

El coordinador del centro de salud también incide en otro elemento que a su juicio es importante: el hecho de "un 20% de población extranjera, sobre todo marroquí". "Se relacionan mucho entre ellos y viven en casas pequeñas, por lo que es difícil que hagan un aislamiento estricto. Además, la barrera del idioma a veces impide transmitir correctamente las normas de las cuarentenas", señala. Así, cuando ha habido algún caso entre este colectivo, los contagios se han disparado.

En julio se dio el brote más grande que se ha registrado en la zona, que tuvo su origen en unos familiares que trabajaban en Lérida como temporeros de la fruta. "De los 12 miembros de la familia, se contagiaron 11. Todos hicieron el aislamiento y no afectó al resto del pueblo", apunta el doctor Demingo.

En Muniesa también se han importado casos de Andorra y Utrillas, localidades vecinas en las que la pandemia ha golpeado con fuerza, especialmente después de las fiestas de Navidad. Recientemente, un brote afectó a una familia, después de que resultara contagiada una de las hijas, que estudia en Utrillas. "Ahora estamos tranquilos. Tenemos algún caso suelto, pero en estos momentos no tenemos ningún positivo activo ni nadie en aislamiento", celebra el coordinador del centro de salud.

Etiquetas
Comentarios