Despliega el menú
Aragón

coronavirus en aragón

Los centros de salud aragoneses aún atienden el 60% de las consultas de forma telemática

Ante el descenso de los casos covid, los médicos hacen más controles de patologías crónicas habituales y las analíticas ya se han disparado.

Uno de los nuevos módulos del centro de salud de Barbastro.
Uno de los nuevos módulos del centro de salud de Barbastro.
A. M.

Los centros de salud aragoneses comienzan a recuperar su actividad presencial de manera gradual, pero lo hacen lentamente. De hecho, aún se atiende el 60% de las consultas de manera telemática. La pandemia obligó a blindar los ambulatorios, readaptar la asistencia y limitar el acceso a las instalaciones, priorizando las consultas telemáticas. Desde el verano se suceden las quejas por la escasa atención ‘in situ’ y las dificultades para lograr una cita. Esta puerta de entrada al sistema sanitario tiene que seguir lidiando con la presión de los casos covid, ahora menor con la tendencia a la baja de la cuarta ola. Los facultativos apuestan por volver a ver al paciente extremando las precauciones y manteniendo ese doble circuito impuesto por la covid.

Leandro Catalán, presidente del sindicato de médicos de Atención Primaria (Fasamet) y facultativo en el centro Parque Roma de Zaragoza, explica que han empezado a aflorar con fuerza "los casos habituales de controles de crónicos y agudos" como diabéticos, hipertensos o enfermos renales. Además, cada vez se ve a más pacientes "porque no todo se resuelve telefónicamente". "Hay patologías que hay que ver sí o sí, como problemas de piel, los dolores torácicos y abdominales, otitis o infecciones respiratorias".

Estima que los médicos de familia atienden de media el 40% de las consultas ya de forma presencial. El porcentaje puede variar de unos ambulatorios a otros. Confía en llegar a recuperarla totalmente después del verano, una vez se haya inmunizado al 70% de la población, como prevé Sanidad, y si hasta entonces no se cruza en el camino una nueva ola.

Con él coincide Ramón Boira, delegado en Huesca del sindicato y médico del centro Santo Grial. "El número de analíticas se está disparando y eso es signo de que la presencialidad se va ganando", apunta. Él ve cada día 20 pacientes y atiende unas 35 llamadas "que duran entre 10 y 12 minutos", además de asistencias domiciliarias y seguimientos.

Las consultas telemáticas han llegado para quedarse como una combinación de citas presenciales y virtuales. Catalán es partidario de aprovechar la experiencia para que los médicos puedan autogestionarse y "controlar" sus agendas. Hay cuestiones administrativas, como renovación de recetas, algunas bajas o informes que podrían seguir resolviéndose así, lo que evitaría desplazamientos y agilizaría el trabajo diario.

Foto apertura. La presidenta del Colegio de Enfermería de Zaragoza, Teresa Tolosana.
La presidenta del Colegio de Enfermería de Zaragoza, Teresa Tolosana.
HA

Reforzar el servicio de admisión

Las dificultades para concertar telefónicamente una cita siguen denunciándose. La Federación de Barrios Osca XXI de Huesca lo planteará mañana en la Comisión Permanente del Consejo de Salud. Exigen que se amplíen "urgentemente" las líneas telefónicas y el personal de atención. Una reivindicación que comparte el sindicato Fasamet. "Sanidad no le ha dado una solución, que pasa por reforzar el servicio de admisión. Si se amplían líneas telefónicas pero no hay nadie para cogerlas, no hacemos nada", señala Catalán.

Sanidad repartió 123 móviles, uno por cada equipo de Atención Primaria, para liberar las líneas fijas y favorecer los rastreos. También entregó 38 equipos portátiles para facilitar la comunicación virtual con atención especializada y con los pacientes. Se adquirieron 325 ordenadores portátiles con cascos y micrófonos para el proyecto de videoconsultas en residencias. Ocho centros turolenses fueron pioneros y se ha desplegado ya en cinco de los ocho sectores sanitarios de Aragón: Alcañiz, Teruel, Calatayud, Huesca y Barbastro. En Zaragoza aún no se ha implantado.

"Si hace falta contaremos con personal
de enfermería jubilado para vacunar"

Si tal como se prevé aumenta la llegada de dosis para poder iniciar en abril una vacunación masiva, el Colegio de Enfermería de Zaragoza valora la posibilidad de contar, "si hace falta", con profesionales del ramo jubilados.

"Es un tema que ya hemos hablado con Salud porque hay gente que nos llama interesándose. Los estamos registrando, pero tampoco queremos crear falsas expectativas", dice la presidenta de este colectivo, Teresa Tolosana. Hasta ahora una cuarentena de personas han mostrado su interés en colaborar en la campaña de vacunación y la idea se ha trasladado también a los colegios de Huesca y Teruel.

En los meses más duros del estado de alarma una treintena de voluntarios retirados, de entre 65 y 70 años, colaboraron en labores de asistencia y atención telefónica. Tolosana opina que también se podría echar mano de los estudiantes que están haciendo prácticas, ya que se trata de "una actividad que en algún momento de su trayectoria profesional van a tener que hacer".

Actualmente, el ritmo y el número de los viales que reciben no les produce "una sobrecarga extra" más allá de la que ya vienen soportando durante toda la pandemia. "Tenemos asumido que si hay una vacunación masiva nos va a tocar hacer horas extras y los centros abrirán mañana y tarde, y festivos. Si es así, será una buena noticia para todos", reconoce.

Sobre los espacios más idóneos para llevar a cabo una vacunación masiva, Tolosana se muestra partidaria de que en la medida de lo posible se haga en los propios centros de salud "donde están los recursos y la población los tiene más cerca sin tener necesidad de recurrir a un medio de transporte".

Con la actual tendencia a la baja de los contagios, la presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Zaragoza hace un llamamiento para que la gente "no se confíe" y no "se frene" el nivel de aceptación de la vacuna. Además recalca la importancia de que todo aquel que tenga una cita para ser inmunizado "no falle" y acuda. 

Etiquetas
Comentarios