Despliega el menú
Aragón

agricultura

El tratamiento orgánico del almendro aumenta un 59% los ingresos de la explotación

Un ensayo demuestra que el uso de fitosanitarios naturales reduce la producción pero incrementa el precio del producto.

Tratamiento orgánico en los almendros.
Tratamiento orgánico en los almendros.
Agrocultívate

Las restricciones cada vez mayores que Europa impone al uso de fitosanitarios químicos, una PAC más verde que condiciona las ayudas a las prácticas más respetuosas con el medio ambiente y una creciente sensibilidad del sector agrario por el cuidado de los suelos que alimentan sus producciones explican el progresivo avance de la agricultura ecológica.

Pero hay también otro motivo: su rentabilidad. Lo evidencia un ensayo comparativo por la empresa de soluciones agrícolas Agrocultívate y la Estación Experimental Aula Dei del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (EEAD-CSIC), que ha demostrado que la producción de almendro con tratamientos orgánicos ha logrado una cifra de ingresos un 59% superior a la del mismo producto en convencional, es decir, en aquel en el se aplican fitosanitarios químicos.

Y se consigue, señalan los responsables del estudio, a pesar de que la producción es menor en aquellas plantaciones en las que realizó el manejo natural, porque el mercado compensa con creces este descenso. Así, y tomando como base las cotizaciones de la lonja de referencia de Murcia, los responsables de este informe, insisten en que "aun produciendo menos en el sistema orgánico, llega a haber una diferencia de hasta casi 2.000 euros por hectárea". La ventaja es obvia, más si se tiene en cuenta, matizan, que al comparar los gastos realizados en cada uno de los manejos la diferencia apenas se sitúa en unos 200 euros por hectárea.

El estudio analiza la producción y la rentabilidad, pero también el efecto que estas prácticas agrícolas (especialmente el uso de cubiertas vegetales, propias a la agricultura regenerativa) tienen sobre el suelo, sobre el que se generó una mayor biomasa de microorganismos y una mayor actividad de los mismos, así como mayor presencia de fracciones lábiles de carbón orgánico y mayor contenido de fósforo.

Cubiertas vegetales para conseguir una mayor regeneración del suelo.
Cubiertas vegetales para conseguir una mayor regeneración del suelo.
Agrocultívate

"Todo ello repercute a largo plazo porque hay un equilibrio mineral mayor, más balanceado, ya que en convencional el suelo presenta mucho más nitrógeno y cuando eso sucede la planta tiende a coger más agua, por lo que la materia seca es mucho mayor en ecológico", explica José Ángel Pérez, ingeniero agrícola y responsable de Agrocultívate.

Pérez señala que lo que busca este ensayo es la mejora de la productividad y la rentabilidad de la explotación mediante la mejora del suelo, y estos efectos se logran apreciar a más largo plazo. Por ello, "se seguirá con el estudio en los próximos años para ver si el descenso de la producción se debe a condiciones ambientales o realmente es consecuencia del sistema de manejo", añade.

Aprendizaje

Firme convencido de la agricultura orgánica y regenerativa, "que supone un paso más que la ecológica aunque no exista un sello que la certifique", señala José Ángel Pérez, este ingeniero agrícola reitera, además, que este ensayo quiere servir también de herramienta de aprendizaje para los agricultores. "Cada vez son más los clientes que nos demandan el cambio de sus cultivos de agricultura convencional a ecológico, pero quieren asegurarse primero que no pierden cosecha, ni beneficio", explica el representante de Agrocultívate.

Reitera, asimismo, que este estudio es de gran interés para los productores de almendra de Aragón, "dado que se utilizan técnicas en manejo de suelo como el roller crimper o en manejo de plagas y fertilidad como la microbiología endógena, sobre las que existe un gran desconocimiento, a pesar de que pueden ayudar a mejorar la rentabilidad de las explotaciones".

Pero las conclusiones del ensayo no son solo útiles para los almendricultores. Sus resultados son extrapolables a cualquier tipo de cultivo leñoso, tanto para el olivar como para los frutales, porque los resultados obtenidos no están sujetos a las condiciones climáticas de una zona, ni siquiera a las variedades o a la especies, sino que se consiguen con el manejo de métodos y prácticas agrarias que pueden utilizarse en cualquier comarca productora.

Etiquetas
    Comentarios