Despliega el menú
Aragón

Un estudio de la Universidad de Zaragoza analiza la competencia motriz de los escolares

En la investigación han participado 327 alumnos de Primaria y sus conclusiones van dirigidas a los profesores de Educación Física.

Niños jugando a pisar sombras en una clase de educación física en Valdespartera.
Niños jugando a pisar sombras en una clase de educación física en Valdespartera.
Heraldo

Un estudio de la Universidad de Zaragoza ha analizado la competencia motriz de los escolares, investigación que ha tenido en cuenta la ansiedad, autoestima, autopercepción y el género para entender mejor el concepto y contribuir a una evaluación objetiva y de calidad.

El trabajo ha sido realizado por el estudiante del Programa de Doctorado en Educación y maestro del Colegio Compañía de María de Zaragoza, Manuel Segura, junto a los directores Juan Carlos Bustamante y Carlos Peñarrubia, ha informado la Universidad de Zaragoza en una nota de prensa.

Según ha señalado la institución académica, tradicionalmente, la competencia motriz de los niños y las niñas, es decir, las capacidades y habilidades motoras, ha sido analizada y evaluada únicamente desde una perspectiva centrada en la coordinación, fuerza, resistencia o velocidad.

Sin embargo, una nueva corriente pedagógica incide en la importancia de apostar por una educación integral de los estudiantes, teniendo en cuenta el plano social, cognitivo y físico, nueva tendencia que atañe a áreas de conocimiento específicas como Educación Física.

El estudio de la Facultad de Educación de la Universidad de Zaragoza ha indagado sobre la relación y papel que desempeñan la coordinación motriz, ansiedad, autoestima, autopercepción y el género para entender de forma más amplia el concepto de competencia motriz.

Participación de 327 alumnos de Primaria

La investigación ha contado con la participación de 327 alumnos de Educación Primaria y ha demostrado que la coordinación es la principal capacidad relacionada con la competencia motriz ya que aporta calidad a los movimientos y permite que estos se desarrollen de forma más fluida.

Además, cuanto mayor sean los niveles de coordinación motriz, más competentes se percibirán los niños a nivel motor. En la investigación, se tienen también en cuenta otras variables de carácter socioemocional -como la autoestima, la ansiedad y el género- y se muestra que éstas influyen en la relación entre los niveles de coordinación motriz y la propia percepción de competencia.

El investigador principal del estudio, Manuel Segura, ha manifestado que se ha evidenciado "que considerar la ansiedad y la autoestima que presentan escolares en las últimas etapas de Educación Primaria y las particularidades de cada alumno permitiría contribuir a una evaluación objetiva y de calidad".

En estos momentos, ha añadido, "también estamos realizando otro estudio en el que analizamos la percepción que tienen referentes sociales cercanos a los escolares, como maestros y familias, sobre la idea de competencia motriz más amplia", ha expuesto Segura.

Éstas son las principales conclusiones de los estudios '(Re)defining motor competense: empirical exploration based on a moderated mediation approach' y 'Analysis of motor competence via coordination, self-perception of motor competence and gender, and its relation with psychosocial factors in primary education pupils', investigación busca aportar evidencia científica y ofrecer un material psicodidáctico útil para la comunidad educativa.

La Educación Física

Desde la UZ han apuntado que el ámbito de la Educación Física tiene entre sus misiones conocer y favorecer el desarrollo de la competencia motriz de los escolares. Por eso, hay un elevado interés por saber cómo se desarrolla la competencia motriz a lo largo del ciclo vital, cómo emerge, cómo se transforma y la forma de cultivarla.

Una de las causas de este interés reside en los numerosos riesgos a que se exponen a los escolares actualmente por sus elevadas tasas de inactividad y sedentarismo durante la infancia.

En general, investigar sobre la competencia motriz tiene un importante valor de carácter sociosanitario y educativo y estudios previos han mostrado que aspectos negativos de riesgo para la salud, como la obesidad y el sobrepeso, pueden derivarse de la merma en los niveles de competencia motriz de los niños y niñas, han apuntado las citadas fuentes.

También han considerado que es necesario que los docentes de Educación Física se involucren para prevenir y paliar potenciales problemas, tener en cuenta la diversidad de variables inmersas en la conducta motriz de sus alumnos y ser conscientes de la necesidad de atender las necesidades educativas que puedan presentar los estudiantes a lo largo de su desarrollo vital, profesionales a quienes hay que dotar de planes adecuados de actuación que lo hagan posible.

Etiquetas
Comentarios