Despliega el menú
Aragón

El padre de Isabel de Segura en la ficción: "La versión digital sirve para mantener la ilusión y queda para la posteridad"

Jorge Moradell, que se ha puesto en la piel de Pedro de Segura, ha encontrado en la grabación de la versión 'online' un resquicio para vivir la fiesta amantista mientras confía en que se recupere en 2022. 

Jorge Moradell y familia vestidos de medievales siguiendo las escenas de las bodas en internet.
Celia Gómez, Jorge Moradell, su mujer y su hijo siguen las bodas en internet ataviados para la ocasión.
Jorge Escudero

Jorge Moradell y su familia han vivido este domingo con emoción hasta la lágrima en su versión 'online' la escena cumbre de la trágica leyenda de los Amantes de Teruel, la muerte de Diego de Marcilla al no lograr un beso de su amada, Isabel de Segura. Poco importa que él, fiscal de Medio Ambiente de la capital turolense, se sepa al dedillo los diálogos llenos de lirismo y frases poéticas después llevar los 25 años de representaciones que cumple esta historia de amor participando de alguna manera. Además, en el rodaje impuesto por la pandemia ha dado vida junto a su mujer a los padres de la joven, Pedro y Leonor de Segura. Al elegir los repartos de las distintas escenas se optó por grupos familiares para que, en el supuesto de un confinamiento domiciliario, pudieran, llegado el caso, rodar sus piezas sin salir de casa.

Aún con la pantalla de por medio, el desenlace le ha vuelto a tocar el corazón, al igual que a muchos turolenses y seguidores de la fiesta amantista. "Los preparativos los hemos vivido con menor intensidad, pero la versión digital ha servido para mantener la ilusión y quedará para la posterioridad. No hay mal que por bien no venga. La edición de los vídeos es muy buena y pueden convertirse en un recurso para divulgar más la cita y darla a conocer", asegura viendo el lado optimista de esta emisión a través de internet. Además, la secuencia cuenta con la novedad de que ha sido rodada en una alcoba en lugar de un espacio al aire libre como es habitual para poder ser vista por miles de personas.

Moradell ha cumplido con el ritual de seguir el estreno de las escenas en los horarios en los que se producirían, uno de los pocos aspectos de la recreación que mantienen la normalidad. Otro aliciente ha sido ver a su hijo en el papel de Alonso de Fuenmayor, amigo de Diego de Marcilla al que acaba traicionando anunciando su muerte por encargo de la familia de Don Pedro de Azagra, que acabará casándose con Isabel. Como Pedro de Segura en la versión cinematográfica tuvo la oportunidad de rodar en Albarracín, "toda una experiencia, no tiene nada que ver con la representación teatral", y los ensayos telemáticos también le sorprendieron. 

En 2022 espera volver poder montar con los suyos la jaima de la Familia Sánchez-Muñoz, en la que disfrutan de las celebraciones, y  practicar alguno de esos deportes tradicionales aragoneses de los que es un gran impulsor y defensor. En su opinión, la fiesta de los Amantes "todavía tiene mucho recorrido por delante".

Una opinión que comparte Covi Galeote, quien con su hija Celia Gómez han interpretado a la bruja Marilengua y la aprendiz de hechicera Adela que son las encargadas de hacer un conjuro para que Isabel se olvide de su amado. Ha echado de menos "la convivencia con la gente en los preparativos previos" y, sobre todo, "ese calor del público con el que te creces". La "experiencia", asegura, ha valido la pena "por no dejar un año en blanco y por la novedad de estar delante de una cámara". "Es un sentimiento ambivalente, pero todos somos conscientes de las circunstancias en las que nos encontramos. Lo vivido este 2021 tan atípico tampoco lo cambio".

Etiquetas
    Comentarios