Despliega el menú
Aragón

coronavirus en aragón

Alcañiz relaja las restricciones especiales: "Es un balón de oxígeno"

Los hosteleros y comerciantes agradecen la nueva medida, pero esperan con ansiedad el levantamiento del confinamiento perimetral. 

Antonio Alejos, en la pastelería donde podrá volver a servir cafés
Antonio Alejos, en la pastelería donde podrá volver a servir cafés
L. Castel

Alcañiz recibió este jueves como un "balón de oxígeno" la relajación de las restricciones especiales a las que estaba sometida desde hace tres semanas. La ciudad sabe que aún le queda camino por recorrer hasta llegar al desconfinamiento perimetral. Aunque es la falta de clientes del resto del territorio bajoaragonés lo que más ahoga a los empresarios alcañizanos, el regreso a la fase 3 agravada se recibió este jueves como un soplo de aire fresco después de tres semanas con restricciones que asfixiaban al comercio y la hostelería. Desde este viernes ya se podrá reabrir el interior de bares y restaurantes, además de los gimnasios y aprovechar al completo las tardes de lunes a jueves.

Uno de los establecimientos que no tiene terraza y que por tanto se verá beneficiado del fin de las medidas especiales es la pastelería Alejos, situada en la céntrica calle Blasco y que podrá volver a servir cafés en el establecimiento. En estas semanas han subido ligeramente las ventas en los festivos ya que los alcañizanos no han podido salir de su localidad y han querido seguir celebrando Santa Águeda o San Valentín pero para la pastelería lo más importantes es el registro diario. En él ha influido mucho tener el servicio de cafetería cerrado al contar solo con mesas en el interior.

Los clientes que no entraban a tomar un café tampoco consumían bollería para acompañar o no decidían aprovechar y llevarse una barra de pan o dulces. "Era la pescadilla que se muerde la cola, los que no entraban la cafetería tampoco se daban un capricho, aunque fuera pequeño. Todo eso lo perdimos", apuntaba su propietario, Antonio Alejos. Además, en estas semanas el alcañizano ha cerrado la pastelería antes de lo habitual -sobre las 19.00- porque con el cierre de las tiendas a las 18.00 se reducía enormemente la actividad y el paso de transeúntes en la calle Blasco, céntrica y eminentemente comercial.

De "balón de oxígeno" calificaba el alcalde de Alcañiz, Ignacio Urquizu, la relajación de las restricciones, aunque hizo un llamamiento a la prudencia porque "esto no ha terminado". "El virus sigue entre nosotros. Tenemos que caminar hacia el desconfinamiento perimetral y para eso necesitamos que mejoren las cifras de contagios a 14 días. Por lo menos ya estamos como el conjunto de Aragón gracias al esfuerzo colectivo, toda la sociedad ha estado trabajando y debemos seguir en esa misma línea", apunta. La incidencia de la pandemia se encuentra actualmente en la zona de salud de Alcañiz en 725 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, pero alcanzó un máximo de 3.000.

Demanda deportiva

Uno de los cambios que introduce la nueva situación es que los socios del Servicio Municipal de Deportes pueden utilizar desde hoy el interior del pabellón mediante cita previa. Este jueves ya recibieron en sus cuentas de correo un mail en el que se les anunciaba que ya podían reservar los espacios para usar las instalaciones deportivas de 8.00 a 21.00 de lunes a jueves y de 8.30 a 18.30 de viernes a domingo. A última hora, servicios muy demandados como la piscina municipal, con un alto índice de ocupación, prácticamente había agotado todas sus reservas.

La evolución positiva del covid en Alcañiz también se refleja en el hospital comarcal, que llegó al medio centenar de ingresos y tuvo que desplazar a pacientes fuera del centro por tercera vez desde que comenzó la pandemia y cancelar las operaciones no urgentes. En esta ocasión derivó a enfermos de otras patologías a un alta de la residencia de la tercera edad Hogar Santo Ángel, de la que se encargaba el servicio de Hospitalización a Domicilio.

Este jueves había 21 personas ingresadas y la previsión es que con la campaña de vacunación no haya que enfrentarse de nuevo a la saturación que se vivió hace unas semanas. Ahora tan solo se está empleando para atender pacientes de la pandemia la quinta planta -se llegó a emplear la sexta y la mitad de la cuarta- y la semana pasada se cerraron las habitaciones de la zona hospitalizada del Hogar del Santo Ángel. También se ha recuperado ya la actividad normal en los quirófanos.

El hospital espera terminar la semana que viene con la vacunación. Casi el 80% de los trabajadores de este centro sanitario han recibido la primera dosis de la vacuna y el 40% ya tiene la segunda.

Etiquetas
Comentarios