Aragón
Suscríbete por 1€

La DGA estudiará que las residencias recuperen la normalidad una vez que la inmunización es casi total

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales ha apuntado que una semana después de recibir la segunda dosis solo se han notificado cuatro brotes en estos centros. También ha anunciado que la residencia de Valdespartera para pacientes asintomáticos se cierra esta semana.

María Victoria Broto durante su visita este lunes al Centro de Atención a Personas con discapacidad intelectual CAMP-CADI de Zaragoza
María Victoria Broto durante su visita este lunes al Centro de Atención a Personas con discapacidad intelectual CAMP-CADI de Zaragoza
DGA

La inmunización contra la covid en las residencias de Aragón, tanto de mayores como de personas discapacitadas, es prácticamente total. La administración de la primera dosis en los centros alcanza una cobertura del 95%, mientras que de la segunda se sitúa en el 89% (15.375 residentes y 10.019 trabajadores). Con estos datos en la mano, la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, ha avanzado este lunes que la semana que viene su Departamento y el de Sanidad estudiarán la flexibilización de las medidas restrictivas en estas instalaciones. Una relajación que, con la "prudencia" necesaria y a falta de que se tome la decisión definitiva, podría suponer "una vuelta a la normalidad" en la que los usuarios recuperarían las salidas sin necesidad de tener que confinarse a la vuelta y las visitas habituales de sus familiares. En estos momentos, lo internos pueden pasear una hora alrededor de las residencias y reciben la visita programada de un único familiar.

Broto ha hecho estas declaraciones durante su visita al centro de Atención de Discapacidad Intelectual CAMP-CADI de Zaragoza, donde tanto los trabajadores como los residentes han recibido ya la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus. Este centro cuenta con 106 usuarios de entre 20 y 85 años, la edad media es de 49 años. Se han vacunado 165 de los 198 profesionales que desarrollan su labor en él y solo tres de ellos la han rechazado. Su director, Francisco Pitarch, ha destacado que completar las inoculaciones en un centro de estas características les proporciona "muchísima tranquilidad" y les permite trabajar con "más confianza" después de reinventarse "completamente".

La consejera también ha aportado otros datos que reflejan que la vacunación comienza a notarse en los centros sociosanitarios y los brotes siguen descendiendo. Así, si el jueves pasado había 48 brotes que afectaban a 737 residentes y 220 empleados, al día siguiente, el viernes, ya habían descendido a 41. También ha subrayado que siete días después de recibir la segunda dosis solo se han notificado cuatro brotes "con muy poca incidencia" y con una sintomatología leve.

En estos momentos unos 1.800 trabajadores de las residencias han dicho 'no' a la vacuna de Pfizer, lo que supone un rechazo de un 12%, mientras en el caso de los residentes son unos 400, menos del 3%, los que han tomado esta postura. Broto ha reiterado que es partidaria de que en un futuro la vacuna pudiera ser obligatoria para ser contratado en estos espacios, pero ha recordado que hoy por hoy no se puede "obligar" a nadie.

Estas cifras a la baja inciden directamente en la demanda en los centros covid y permiten cerrar el centro de Valdespartera (habilitado para asintomáticos), que ha atendido a 181 personas, entre ellas a 16 menores, puesto que contaba con un espacio para familias. El descenso de la demanda se está notando también en Casetas -el único que permanece abierto para residentes positivos- donde de sus 76 plazas disponibles, ahora mismo hay ocupadas 26. Aquí se ha atendido desde su puesta en marcha a 987 personas; mientras que el conjunto de los centros covid de Aragón han tratado a 1.441.

 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión