Aragón
Suscríbete por 1€

efemérides

Tal día como hoy en 1908 nacía Pablo Serrano en Crivillén

El famoso escultor, uno de los grandes del siglo XX, cuenta en la localidad turolense con un centro de arte dedicado a su figura.

Crivillén
María José Lecina, alcaldesa de Crivillén, en la entrada del Centro de Arte Contemporáneo Pablo Serrano de la localidad.
Laura Uranga

Un 10 de febrero de 1908 nacía Pablo Serrano en Crivillén, una pequeña localidad de la provincia de Teruel. Fue el mayor de cinco hermanos, nacidos del matrimonio entre Bartolomé Serrano Julián y Concepción Aguilar Blasco, y allí transcurrió feliz su infancia.

Pablo Serrano comenzó su formación artística en Zaragoza. Luego la desarrolló en la Escuela de Artes y Oficios y en la Academia de Bellas Artes de Barcelona. Con apenas 20 años, emigró a Montevideo, donde compaginó la enseñanza con la realización de esculturas. Entre Uruguay y Argentina pasaría los siguientes 25 años de su vida.

Fue en Argentina donde recibió su primer encargo importante: las puertas para la cripta del colegio de San José, en Rosario. Un trabajo en bronce que recibió numerosos elogios. En 1946, cuando desarrolla sus primeras tentativas de abstracción, resultaría decisivo su encuentro con el pintor uruguayo Joaquín Torres García, figura del constructivismo histórico.

A lo largo de la siguiente década, en la que irá cosechando numerosos galardones, la obra de Serrano oscilará entre una figuración matizada por una estilización expresionista y un mayor alejamiento de las convenciones de representación, como ocurre en su proyecto de monumento para 'El prisionero político desconocido' de 1953.

En 1955 regresó a España, a su pueblo natal, Crivillén, casi treinta años después de su partida. Un año más tarde conoce a su compañera Juana Francés en Madrid. Con ella viaja por España y varios países europeos, tomando contacto con las vanguardias europeas. A su regreso, comienza a trabajar con hierros. En 1957 se afinca definitivamente en Madrid y se integra en el movimiento artístico de ‘El Paso’, en el que figuraban los pintores aragoneses Antonio Saura y José Manuel Viola.

Desde entonces, la escultura de Pablo Serrano se empieza a definir con un estilo acentuadamente expresionista. En 1961 inicia la serie de ‘Bóvedas para el hombre’. Desde la inclusión de su obra en la exposición ‘Spanish Painting & Sculpture’, de 1960, en el Museo de Arte Moderno en Nueva York, la presencia de las creaciones del escultor en grandes exposiciones y certámenes internacionales será continua.

Su legado en Zaragoza y Crivillén

Tras recorrer el mundo, Pablo Serrano quiso que Aragón -Zaragoza- tuviera un museo con una buena selección de sus obras, que sirviera para la promoción del arte y de los artistas jóvenes. Y así fue. Su legado artístico puede verse en la actualidad en el Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneas (IAACC) 'Pablo Serrano'. El museo ofrece un recorrido por el arte del siglo XX, teniendo como referencia la figura del escultor, un lugar abierto a la creación y a los jóvenes artistas aragoneses y un espacio dedicado a la enseñanza.

Crivillén homenajea a su ciudadano más universal en el Centro de Arte Contemporáneo Pablo Serrano, inaugurado en febrero de 2008, el año del centenario de su nacimiento. “No es un museo, sino un espacio que alberga información panelada de nuestro gran escultor y exposiciones anuales”, explicaba Beatriz Lucea, quien hizo el proyecto y el desarrollo del mismo.

La visita de Serrano a su pueblo apenas unos meses antes de morir (murió el 26 de noviembre de 1985 en Madrid a consecuencia de un fallo hepático), y tres años después de que le hubieran dado el premio Príncipe de Asturias, todavía es recordado por los vecinos del pueblo, del que siempre estuvo pendiente en la distancia.

Puedes leer aquí el reportaje de 'Aragón, pueblo a pueblo' sobre Crivillén.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión