Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

coronavirus en aragón

El Salud de Aragón deriva al San Juan de Dios a pacientes que ya han superado la covid

El centro recibe a enfermos geriátricos que precisan convalecencia o rehabilitación.

Agustín Rojo, en videollamada con su familia, junto a Mariluz López, responsable del SAER.
Agustín Rojo, en videollamada con su familia, junto a Mariluz López, responsable del SAER.
H. SAN JUAN DE DIOS

El Hospital San Juan de Dios de Zaragoza recibe, durante esta cuarta oleada de la pandemia, a pacientes geriátricos que deriva el Departamento de Sanidad desde otros centros pero, a diferencia de lo que ocurría en verano, cuando llegaban ancianos contagiados por covid, ahora son enfermos que ya han superado el coronavirus, aunque requieren todavía de una fase de convalecencia y rehabilitación.

La gerente del San Juan de Dios, Carmen Vicente, explica que han acordado con la Dirección General de Asistencia Sanitaria que los pacientes que deriven sean con la IgG positiva, para evitar traslados interhospitalarios de personas con infección activa: "Así podemos ayudar a los servicios, sobre todo de Medicina Interna, que ahora están colapsados con el aumento de la presión asistencial, pero evitamos que al no tener la infección activa puedan contagiar durante el traslado en ambulancia. También nos permite ofrecer más camas, porque con pacientes covid esa planta la teníamos bloqueada, de manera que podemos ser más eficientes y tener mayor disponibilidad". A este centro llegan enfermos de este perfil fundamentalmente de los hospitales Miguel Servet y Clínico Lozano Blesa, sobre todo, pero también del Royo Villanova y de Alcañiz.

Hay que recordar que el San Juan de Dios se integró en la red pública sanitaria aragonesa en enero de 2019. En la primera oleada no se derivaron pacientes covid pero, a partir de finales de julio, comenzó a recibir una media de tres o cuatro enfermos al día, que se concentraron en una zona reservada para ellos en la planta 3, con 44 camas.

En diciembre, la presión había bajado y se fue cerrando la unidad covid. En esta nueva etapa, el hospital recibe a los pacientes geriátricos que deriva el Salud, pero que no tienen ya la infección activa: "Ayudamos igual pero evitamos que haya más contagios y va más con nuestro perfil, de convalecencia y rehabilitación". 

Tras haber superado la covid, indica Vicente, por la propia enfermedad y sus patologías previas, "suelen requerir rehabilitación para recuperar su actividad diaria" antes de regresar a su domicilio o a la residencia. En verano, recuerda, la estancia media del paciente covid positivo era de cinco semanas. "Ahora, como han pasado la fase aguda, esperamos que ese tiempo se reduzca, aunque son personas mayores con patologías asociadas", subraya.

De hecho, según dice, el coronavirus les deja con bastantes secuelas porque han estado mucho tiempo inmovilizados y tienen que recuperar su autonomía. Por esta razón, el hospital destinó un fisioterapeuta en la unidad covid. Además, para facilitar la relación con los familiares, impulsó desde primavera las videollamadas.

El Hospital San Juan de Dios de Zaragoza atiende también a pacientes covid: "Alguno de los ingresados positiviza, porque la transmisión comunitaria es alta. En cuanto empiezan con síntomas, les hacemos test de antígenos o PCR y, si es positivo, se traslada a una zona que se ha reservado para estos casos".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión