Despliega el menú
Aragón

crisis del coronavirus

Residentes del Servet refuerzan las áreas covid: todos a una para plantar cara a la pandemia

Médicos residentes de distintas especialidades del Hospital Miguel Servet de Zaragoza rotan por las unidades reservadas a pacientes con coronavirus de forma periódica.

De izquierda a derecha, Gabriela Guzmán, Teresa García y Ana Palma, en la planta 4ª del Servet, dedicada a covid.
De izquierda a derecha, Gabriela Guzmán, Teresa García y Ana Palma, en la planta 4ª del Servet, dedicada a covid.
Guillermo Mestre

La pandemia del coronavirus obligó a los hospitales a adaptar su día a día para atender una emergencia sanitaria desconocida por la que hubo que activar todos los recursos, humanos y materiales. Ante el elevado número de ingresos de pacientes, el Miguel Servet de Zaragoza reorganizó los servicios para liberar camas y residentes de otras especialidades para que pudieran apoyar las áreas covid. De esta manera, Medicina Interna y Neumología, donde más ha aumentado la carga de trabajo asistencial, han coordinado y liderado equipos mixtos con facultativos del resto del hospital, de todas las unidades médicas y quirúrgicas.

María Teresa Villa, subdirectora médica de Calidad, Docencia, Gestión Clínica e Innovación, explica que, ante la necesidad de aportar más facultativos, se decidió poner en marcha un "rotatorio covid" para "aprovechar así la valiosísima colaboración de los residentes". El Servet, dijo, es hospital universitario y, como tal, cuenta con un gran potencial de médicos en formación. Se ideó en la primera oleada y se va adaptando a la evolución de la pandemia. El sistema consiste en que nueve residentes, de los 100 que participan en esta iniciativa, colaboran cada quince días en las plantas covid en los periodos de mayor incidencia de la pandemia, como es el actual. En fases de menor presión se destinan seis. Pertenecen a 26 servicios del centro: 12 del área médica y 14 de la quirúrgica. Se planifica un calendario con las rotaciones por cada quincena "de manera que repercuta lo menos posible en la organización asistencial del servicio de origen, y que no afecte a sus planes de formación". De los nueve profesionales, cinco están destinados en Medicina Interna y cuatro, en Neumología. Facultativos de estas unidades se encargan de distribuirlos por unidades de atención a pacientes covid y de asignar las tareas. "Está funcionando muy bien, respecto a su integración y colaboración, y es una experiencia muy positiva para los residentes". El trabajo que realizan, relata María Teresa Villa, "es en espejo". Es decir, en un equipo con dos profesionales uno entra a la habitación del enfermo, con todas las medidas de protección individual, y el otro apoya esa asistencia desde fuera, para gestionar la historia clínica, la documentación... El Servet tiene, en estos momentos, 212 pacientes covid: "Supone una colaboración importante, porque si no no se llegaría a atender a un número tan elevado de pacientes". 

Así lo asegura una de las médicas residentes, Teresa García, pediatra, que asegura que este sistema les permite a ellos "recoger los datos" y al internista "atender al enfermo". De esta manera, indica, "es más ágil". Ella trabaja en el Materno Infantil: "Son campos muy diferentes". No obstante, "al final, la base de la medicina es la misma". "Cuando te sacan de tu zona de confort vas expectante, pero me gustó el hecho de poder sentirme útil en esta pandemia y poder ver cómo es la situación". Una opinión que comparte con otra compañera, Ana Palma, residente de Dermatología, quien participó en la rotación la última quincena de diciembre. Estuvo en la planta de Neumología, con pacientes que precisan terapia de alto flujo: "Permite que pacientes que están al límite en cuanto a saturación, puedan evitar ser intubados". "Fue un cambio radical" respecto a su trabajo diario: "La dedicación y el esfuerzo de todo el personal ha sido completa. Para los residentes ha sido una temporada dura, pero supone un gran aprendizaje". Para Gabriela Guzmán, de Medicina Nuclear, la experiencia ha sido también positiva: "Mi especialidad se centra en el diagnóstico por imágenes y en el tratamiento con radioisótopos, y no tanto en el manejo clínico, que fue el trabajo que hice en la planta covid". Según destaca: "Me ha impactado mucho la dura realidad del día a día de los enfermos con coronavirus. Yo estaba informada, pero es muy diferente leer cifras que ver a los pacientes en persona". En este sentido, añade: "La magnitud de la pandemia ha puesto en evidencia que la colaboración entre los distintos servicios médicos es esencial, y a veces toca volver a estudiar los libros de la Universidad, como en mi caso".

Etiquetas
Comentarios