Despliega el menú
Aragón

aragón

Colmenas con diseño personalizado y seguimiento multimedia

Roberto González ha puesto en marcha un proyecto con el que los clientes podrán personalizar sus colmenas, visitarlas y mantener un seguimiento de estas. Además, recibirán dos lotes de productos procedentes de las colmenas al año.

Colmenas personalizadas.
Colmenas personalizadas.
Heraldo

Por 110 euros es posible tener tu propia colmena. “Podrás personalizarla con el diseño que desees. El apicultor la cuidará y mimará para proporcionarte los mejores productos, y tú tendrás acceso a un seguimiento multimedia a través de fotografías y vídeos. Además, podrás visitarla dos veces al año”. Así se presenta Ecolmena, un proyecto hecho realidad del apicultor y emprendedor de la localidad turolense de Andorra, Roberto González.

“Todo comenzó como una forma de asegurarme las ventas”, explica el creador del proyecto. Y es que el cliente, que tiene su colmena, recibe al año dos lotes de productos procedentes de las colmenas, entre los que se incluye miel, polen y propóleo. “El de primavera es de mieles de esa época, de romero, tomillo y ginesta, y el de verano, de roble y lavanda”, anota González. “Realmente no estoy ganando de forma directa, sino que estoy vendiendo de forma anticipada, pues estos lotes cuestan en mi tienda, La cerrada, más de 40 euros cada uno”.

Y Ecolmena, de hecho, ya se puede considerar un éxito. “Ya se han interesado personas de Zaragoza, Huesca e, incluso, Valencia. Hemos notado que muchos lo ven como el regalo perfecto”, indica el apicultor. “Asimismo, no solo hemos lanzado el proyecto a particulares, sino que hemos querido que las empresas también tengan su espacio a cambio de hacerles publicidad en nuestras redes sociales”.

Los que se adhieran al proyecto además recibirán un regalo sorpresa al finalizar el año y un 10% de descuento en los productos de la tienda. “Queremos también que el dueño de la colmena pueda disfrutar de las visitas acompañado y podrá venir con hasta tres acompañantes”, añade este emprendedor andorrano. “Cada personalización tiene una duración de un año, tras estos doce meses el cliente decide si quiere continuar o no”.

Pero, este proyecto, que pretende tener una duración de cuatro años, hasta llegar a un máximo de entre 1.000 y 1.200 colmenas, no ha surgido en unos días. “Trabajaba en una empresa desde hacía más de 11 años y desde hace dos empecé a estudiar cómo podría llevar a cabo esta idea”, cuenta González. “Me di cuenta que en mi pueblo nadie se dedicaba a la apicultura y quiero que este proyecto sirva también para dar a conocer el mundo de la apicultura, ya que no es solo una afición o pasatiempo de las personas mayores, sino que los jóvenes incluso pueden formarse y dedicarse profesionalmente”.

De hecho, González ya lo está demostrando: “Hasta ahora he estado yo solo, pero en marzo contrataré a una persona fija, y mi idea es que en 2024 trabajen tres personas, además de una en tienda”.

En 2022, inauguración del museo

Pero el proyecto no se queda aquí. Este apicultor ya ha comenzado las obras para crear un museo de la apicultura, después de que ha recibido el apoyo de la Asociación para el desarrollo integral del Bajo Martín y Andorra-Sierra de Arcos (Adibama). “En él se podrá ver cómo han cambiado las herramientas que se utilizaban en el siglo XVIII y cómo han ido evolucionando hasta ahora”, explica González, que tiene una veintena de modelos pertenecientes a sus antepasados, que ha podido recopilar a través de sus familiares.

“La idea es poder inaugurar el museo en la primavera de 2022 y que las visitas, que este año se harán a las colmenas, se hagan también allí”, indica el mismo. “Además una de las cuestiones en las que más estamos poniendo énfasis es en que este museo, que se encontrará a unos 300 metros de la localidad de Andorra, sea para todo tipo de públicos, accesible a todos”.

Etiquetas
Comentarios