Despliega el menú
Aragón

meteorología

Teruel registra una oscilación térmica de 42,2 grados en dos semanas

La capital turolense ha batido este mes su récord de temperatura más baja de un mes de enero (-20,8 grados el 12 de enero) y la más alta (21,4 grados ayer).

Imágenes de Teruel capital el pasado día 16 y este jueves.
Imágenes de Teruel capital el pasado día 16 y este jueves.
Antonio García/Bykofoto

El año 2021 ha comenzado con un tiempo de extremos. En solo dos semanas, lugares como Teruel han registrado una oscilación térmica de más de 42 grados de temperatura. Si en la segunda semana del mes Filomena hacía de las suyas en Aragón, con fuertes nevadas y un frío polar, estos días el mercurio asciende hasta niveles más propios de la primavera que del invierno.

En la capital turolense se han batido este mes dos récords: el de la temperatura más baja registrada en la ciudad en un mes de enero y el de la más alta. La primera se registró el 12 de enero, cuando el termómetro descendió hasta los 20,8 grados bajo cero; la segunda llegó ayer, cuando subió hasta los 21,4.

La jornada de este jueves fue muy calurosa en la Comunidad, especialmente en la provincia de Teruel. Según los datos que ofreció la Agencia Estatal de Meteorología en Aragón, Híjar marcó la máxima de la Comunidad con 24,4 grados, mientras que Alcañiz tuvo 22,7 de máxima y Calanda y Castellote, 22,5 grados. En La Almunia de Doña Godina, en la provincia de Zaragoza, el termómetro llegó a los 22,1, mientras que en Caspe se alcanzaron 21,8. La máxima temperatura de la provincia de Huesca la vivió Ballobar, con 21,5 grados.

Un panorama radicalmente diferente al que se vivió hace apenas dos semanas. La borrasca Filomena dejó un frío extremo, que desplomó las temperaturas por debajo de los 20 bajo cero en muchas zonas. La oscilación térmica de 42 grados vivida en Teruel capital también la han experimentado en otras localidades. En Bello, por ejemplo, se ha pasado de los -25,4 de principios de mes a los 17,2 de este jueves.

En el observatorio de Torremocha, también en Teruel, la amplitud mensual aún ha sido mayor: 47,4 grados entre los -26,5 del día 12 y los 20,9 de ayer. En 35 años de registros no se habían captado valores tan extremos, según recoge el observador Vicente Aupí.

Este viernes también se están registrando temperaturas más altas de lo habitual para esta época del año, aunque está previsto que las máximas desciendan ligeramente en el Pirineo y la Ibérica. Esta bajada será más intensa a lo largo del fin de semana, aunque aún llegará a valores de unos 17 grados en Zaragoza y de 12 en Huesca y Teruel. La cota de nieve descenderá de los 2.000 a los 1.100 metros. Para el domingo, la previsión habla de precipitaciones en el Pirineo que pueden ser intensas y viento que puede ser fuerte en algunos puntos de la Comunidad.

Etiquetas
Comentarios