Despliega el menú
Aragón

Aragón es la única comunidad que sigue sin declarar casos provocados por la cepa británica

Los hospitales remiten muestras al laboratorio del CIBA, con capacidad para dar resultados antes que Madrid.

Llegada de las vacunas Pfizer a la Cínica Quirón de Zaragoza
Llegada de las vacunas Pfizer a la Cínica Quirón de Zaragoza
Guillermo Mestre

«La cepa británica no es prevalente en Aragón, aunque no hay que descartar que pueda ser endémica en España en el futuro». Así lo indica Enrique Bernal, investigador sénior del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS), colaborador del Observatorio de Sistemas y Políticas de la OMS en Europa y asesor de la Consejería de Sanidad, que explica que buena parte de los 350 casos identificados se dan en lugares «con fuerte interacción con el Reino Unido».

Los hospitales aragoneses han empezado a remitir muestras al laboratorio satélite de apoyo al diagnóstico covid del CIBA (Centro de Investigación Biomédica de Aragón) para que sean analizadas. Allí se utilizan kits de ThermoFisher, que son capaces de detectar tres dianas diferentes (Genes S, N y ORF1). Gracias a ese nivel de detalle puede detectar candidatos a estar afectados por la cepa británica del SARS-CoV-2, «sin necesidad de secuenciación», con resultados en 48 o 72 horas en vez de las dos o tres semanas que pueden tardar si se envían a Madrid.

El fin de esta acción no es de carácter diagnóstico, pues desde el punto de vista clínico el hecho de que sea una cepa u otra no afecta al tratamiento que el paciente está recibiendo. El objetivo es de investigación epidemiológica.

Respecto a las posibilidades de secuenciación, se está analizando la pertinencia y requerimiento de recursos para implantar técnicas más específicas, como el desarrollo de una sonda para detectar la deleción específica del gen S de la cepa británica, o la secuenciación completa del virus para hallar otras cepas, ambas posibles en las instalaciones del CIBA y en otros aparatos de secuenciación masiva existentes en los laboratorios del Hospital Clínico Universitario y del Servet.

En este caso, se trata de adoptar la mejor decisión para adaptar estos aparatos a su uso para la detección de cepas circulantes del virus, lo que implica poner en marcha procedimientos específicos de preparación de las muestras para el análisis y de interpretación posterior de los resultados analíticos.

Sí se han confirmado casos de la variante británica en Navarra, La Rioja y Comunidad Valenciana, aunque, dice Bernal, no tendrían por qué guardar relación con los repuntes en Ejea, Tarazona y Teruel, que permanecen confinadas. El índice reproductivo en Teruel es de 1,17 y, si tuviera influencia la cepa británica, podría rondar el 1,8, según explica. A esta variante se le concede, de hecho, una «potencial mayor de infectividad»; si bien este investigador del IACS insta a tener en cuenta que «el potencial de efectividad se estudia bajo la hipótesis de que las condiciones de contagio se mantienen, y aquí las medidas son mucho más restrictivas que cuando la cepa apareció en Gran Bretaña». «No es solo el virus, sino el virus en un contexto», concluye.

"No se han recibido directrices"

Las dudas sobre la circulación real de la cepa de británica se mantienen. Y el problema, coinciden rastreadores consultados, es que los centros de salud «no han recibido directrices» para poder detectar posibles casos. «A no ser que alguien diga expresamente que ha estado en Reino Unido, es imposible contemplarlo», señalan.

De ahí que el presidente de la Junta de Personal del Hospital Obispo Polanco de Teruel, Jesús Martínez Burgui, reitere su demanda de que se investigue la posibilidad de que el virulento repunte de casos de la covid-19 en Teruel responda a la irrupción de la variante británica del virus. Martínez Burgui insiste en los estrechos vínculos laborales, de estudios y de todo tipo que existen entre la ciudad y la Comunidad Valenciana, donde sí ha sido identificado el virus británico.

El propio director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, que ayer reconoció que la cepa británica puede ser predominante en España a finales de febrero o principios de marzo, destacó su impacto en zonas de Valencia, castigada por la pandemia. Porque, según dijo Simón, hay territorios en los que esta cepa representa ya el 20% del virus que está en circulación.

Etiquetas
Comentarios