Despliega el menú
Aragón

crisis del coronavirus

La presión asistencial por la covid ralentiza la reducción de las listas de espera quirúrgicas

Sanidad derivará hasta 2.309 intervenciones a las clínicas privadas en el primer semestre, con un presupuesto de 4,2 millones de euros.

La consejera de Sanidad, tras su intervención en las Cortes de Aragón.
La consejera de Sanidad, tras su intervención en las Cortes de Aragón.
Francisco Jiménez

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha reconocido este jueves en el pleno de las Cortes de Aragón que la evolución de la pandemia del coronavirus ha ralentizado el plan de choque de las listas de espera quirúrgicas, ante la necesidad de reservar camas de uci a la covid. Repollés ha explicado que “es difícil de abordar” esta demora tal y como les gustaría “en situaciones normales”, al estar “inmersos en la cuarta ola”. Ha respondido así a la interpelación formulada por la diputada de Ciudadanos, Susana Gaspar, que quiso conocer detalles sobre la situación del plan que presentó la consejera en el Parlamento autonómico, a principios de diciembre.

Repollés ha adelantado que este mes se han puesto en marcha una serie de actuaciones concretas, como las reuniones con los principales responsables de los servicios afectados -Traumatología, Anestesia y Cirugía General- “para analizar las necesidades y plantear alternativas para tratar de garantizar su actividad”, en una situación especial de pandemia, ya que estos servicios son los que tienen más demora. Se han puesto en marcha de las comisiones de programación quirúrgica multidisciplinares y revisión de los planes de contingencia de todos los hospitales “para permitir mantenimiento de la actividad quirúrgica”, ha subrayado. 

La consejera ha trasladado también la elaboración de contratos con centros privados para la utilización de quirófanos con profesionales de la sanidad pública, “figura nueva que está funcionando con cierta normalidad”. Mencionó la licitación del nuevo acuerdo marco de procedimiento quirúrgico: “Este proceso está a punto de finalizar y se están preparando los contratos derivados para licitar 2.309 procesos en el mes de febrero para el primer semestre de 2021, con un presupuesto de 4,2 millones de euros”

Otras medidas, ha adelantado, pasan por el desarrollo del nuevo proceso de informatización del proceso quirúrgico y preparación de la oferta de empleo para “fidelizar y estabilizar” a los profesionales sanitarios, con la previsión de convocatoria en el primer trimestre para resolución entre 2021 y 2022 de todas las plazas disponibles de especialidades y Atención Primaria de todos los sectores. Sanidad apuesta también por el incremento de la oferta de quirófanos de tarde, “cuando es viable en dependencia de la evolución de la pandemia”, y mantenimiento de quirófanos para Cirugía Mayor Ambulatoria, “que funcionan con más normalidad en estos momentos”.

Repollés ha puesto de manifiesto que la presión por la covid “está comprometiendo los hospitales y las ucis, necesarias para abordar las listas espera quirúrgica”. A esto se suma, además, que enero y febrero, tradicionalmente, se produce un incremento de ingresos, ya que las condiciones climatológicas provocan un aumento de afecciones respiratorias (aunque en esta ocasión la incidencia de la gripe es menor) o descompensaciones de enfermedades crónicas.

El número de aragoneses que llevan más de seis meses esperando una operación se ha disparado por la crisis del coronavirus. En marzo de 2020, la evolución de la pandemia obligó a la suspensión de la cirugía programada, excepto las intervenciones indemorables, lo que elevó la lista de espera en agosto hasta los 10.900 pacientes. Una vez superada la primera oleada, en mayo, Sanidad dio instrucciones a los centros para retomar gradualmente la actividad programada esencial y presencial, incluyendo operaciones. No podía ser igual que antes de la covid, no obstante, ya que a partir de ese momento cualquier actividad sanitaria implicaba extremar las medidas de seguridad, lo que implica más tiempo. Aun así, las listas de espera del segundo semestre tuvieron una tendencia decreciente, consiguiendo reducir en 3.500 los enfermos con demoras de más de 180 días. “A pesar de la presión, se ha podido mantener cierta actividad quirúrgica en los hospitales, incluso realizar intervenciones de lista espera”, aunque siempre reservando ucis para patología covid. Sin embargo, ni en noviembre ni en diciembre “se ha podido mantener ese ritmo por cuestiones de la pandemia”. El último dato oficial es que el mes de diciembre se ha cerrado con 7.720 pacientes con demora en la lista de espera quirúrgica, lo que supone 290 pacientes más que el mes pasado.

Respecto al cronograma del plan de choque, una de las cuestiones planteadas por la diputada de Ciudadanos, la consejera trasladó que “es difícil que sea exacto”, pero la expectativa, tal y como comunicó, es que con estas medidas y el resto de iniciativas incluidas en el plan de choque, y siempre dependiendo de la pandemia, “la lista de espera se reduzca entre 2021 y 2022” y se pueda llegar a “cifras razonables de pacientes a finales 2022”. Insistió en que “estas previsiones deben adecuarse a la evolución de la situación claramente cambiante”.

En su intervención, Gaspar (Cs) reclamó al mismo tiempo un plan concreto para reducir las demoras de primeras consultas, “que acaban siendo un tapón para el acceso a otros procesos sanitarios que también debemos atender”, así como conocer “en aras a la transparencia” las listas de espera de pruebas diagnósticas, “necesarias para continuar con el proceso”.

Etiquetas
Comentarios