Despliega el menú
Aragón
#YoComproEnAragón

Imaginarium cerrará la mayoría de sus tiendas, y despedirá a otras 125 personas de una plantilla de 144

La dirección de la compañía planteó solo como una posibilidad al comité de empresa, en la primera reunión negociadora del nuevo ERE de 125 despidos, mantener cinco tiendas abiertas en España.

Federico Carrillo, presidente de Imaginarium, en una imagen de archivo.
Federico Carrillo, presidente de Imaginarium, en una imagen de archivo.
Oliver Duch

Con una deuda de 22 millones y en preconcurso de acreedores, la empresa de juguetes Imaginarium inició ayer la negociación del ERE de 125 despidos de una plantilla de 144 personas en España, según los últimos datos proporcionados a CC. OO., que conllevará el cierre de la mayoría de tiendas que tiene. «Estamos tratando de que la empresa sobreviva pero ya no tenemos ingresos ni para pagar la Seguridad Social. Hemos estado pagando durante meses las nóminas del personal de tiendas que no eran rentables y ya no podemos seguir soportando esos salarios. Así que las tiendas que no sean rentables no seguirán», afirmó Federico Carrillo, presidente y CEO de la compañía que tiene en la actualidad 53 tiendas propias en España, Portugal y México.

«El ERE planteado no es sino el resultado de que tengamos que cerrar las tiendas. No podemos estar ganando 20 euros al día y sosteniendo salarios de 20 euros la hora», dijo, reconociendo que «se han gastado ya todos los ahorros» y no les queda otra alternativa. Después de optimizar los costes todo lo que han podido, reconoció, «haberse dejado alma, vida y corazón en mantener Imaginarium», pero insistió, ahora «solo es posible hacerlo conservando abiertas únicamente las tiendas que son rentables» y apostando sobre todo a futuro por las franquicias, el ‘ecommerce’ y los’market places’.

Sin embargo, en la primera reunión para negociar este nuevo ERE de extinción –en agosto ya hubo otro que se tradujo en un total de 108 despidos– «lo único que nos han dicho es que tal vez podrían mantener abiertas cinco tiendas en España, sin concretar siquiera si alguna de ellas estaría en Zaragoza», criticó Marta Laiglesia, secretaria general de la Federación de Servicios de CC. OO. Aragón.

«Piensan cerrar casi todas las tiendas y siguen hablando de un plan de viabilidad que cuesta imaginar», dijo la sindicalista que consideró «prácticamente imposible pensar que un negocio pueda salir adelante con una estructura de personal tan débil, de apenas 19 personas que quedarían después del ERE». 

Asimismo, explicó que le preguntaron a la responsable de tiendas y la de finanzas de Imaginarium, que acudieron a la reunión –en la que no estuvo presente Federico Carrillo–, si iban a asumir el pago de finiquitos e indemnizaciones y que la respuesta fue «vamos a intentarlo». Es lo mismo, recordó Laiglesia, «que nos dijeron en el anterior ERE negociado y sin embargo, tuvo que hacerse cargo el Fogasa». Para otra de las preguntas planteadas a la empresa de si pagarían la nómina de enero y febrero, tampoco hubo respuesta. «Falta mucha información. Por no decirnos, no nos han dicho siquiera la fecha para volver a reunirnos»

Para Laiglesia no es «un buen comienzo que después del periodo de mayor facturación para la empresa juguetera como es el ‘black friday’ y la campaña de Navidad, vengan con lo mismo que en agosto, que no saben si van a poder pagar el coste de los despidos, y aun así hablen de un plan de viabilidad».

Mucha deuda y un año terrible

Por su parte, el presidente de Imaginarium, Federico Carrillo, matizó que «se nos olvida el año terrible que ha sido 2020 en que estuvimos muchos meses confinados y el último trimestre con las restricciones horarias, limitaciones de aforo, etc». A su juicio, no ayudó nada «el hecho de tener que seguir pagando los salarios aunque mucho de nuestro personal estuviera en sus casas».

El máximo responsable de la compañía insistió en que su objetivo es mantener el negocio y recordó todo lo que llevan gastado en él. La inversión inicial, junto a sus socios, en 2017, dijo, para salvar Imaginarium fue de 8 millones pero finalmente, recordó, han acabado poniendo hasta 23 millones para sacar adelante la empresa. «Pero, el dinero se acaba» y al final tuvieron que solicitar el preconcurso en septiembre

Al desembarcar en Imaginarium, el error, admitió, fue «que negociamos con los bancos la parte de la deuda financiera, pero no la operativa, que existía también con los proveedores de los juguetes y con las empresas de transporte, entre otros». Haber tenido que asumir también esa parte de la deuda tratando de sostener el trabajo de las personas y toda la red de tiendas sin apenas ingresos es lo que ha llevado a esta difícil situación. 

Además, recordó Carrillo, hay que sumar todo lo que representó la pandemia. «Habíamos negociado con un inversor que inyectase otros 5 millones, 3 de ellos en inversión convertible y después otros 2, y en abril nos dijo que no lo haría, que su perspectiva del mundo había cambiado con el coronavirus y con su decisión sufrimos terriblemente porque dejamos de recibir esos 2 millones y encima hubo que devolver tres».

Una suma de circunstancias adversas, indicó el directivo, que desembocarán en que el más de centenar de afectados por el ERE finalmente no puedan cobrar indemnización alguna salvo el mínimo legal de los 20 días que marca la ley. «Ya me gustaría poder decir otra cosa, pero ¿de donde voy a sacar el dinero?», se preguntó. 

A expensas de que se autorice el concurso –Imaginarium está todavía en preconcurso– Carrillo no descartó seguir con la marca. «Es muy potente y quiero continuar. Eso sí, con una estructura totalmente distinta». En este sentido, avanzó que quedarán unas 30 personas en la central soportando un negocio basado sobre todo en apoyar a las franquicias.  

Apúntate a la newsletter de economía y tendrás cada semana las últimas noticias del sector, claves y recomendaciones de expertos.

Etiquetas
Comentarios