Despliega el menú
Aragón

sociedad

Mezquitas en tiempos de covid: "El 75% de los musulmanes han dejado de venir a la de Oliver por precaución"

La Iglesia evangélica, que también ha visto mermada la afluencia de fieles, ha sustituido los cánticos por material grabado, ha reprogramado los oficios y ofrece servicios de culto 'online'.

Fawaz Nahhas, delegado de la Comisión Islámica de España en Aragón y presidente de la Comunidad Islámica de Zaragoza, en la mezquita del barrio Oliver.
Fawaz Nahhas, delegado de la Comisión Islámica de España en Aragón y presidente de la Comunidad Islámica de Zaragoza, en la mezquita del barrio Oliver.
Guillermo Mestre

Un cartel con instrucciones para la asistencia a la oración grupal de manera segura recibe al musulmán en la mezquita Jalid ibn al Walid del barrio Oliver, sede de la Comunidad Islámica de Zaragoza y la primera fundada en los años setenta. Traer una bolsa para dejar los zapatos y una alfombra (que recogerá al terminar) y hacer la ablución en casa figuran entre las nueve medidas a cumplir a rajatabla en tiempos de pandemia. Ya en el interior de la misma -ubicada en un local en los bajos de una vivienda- las estanterías con los libros del Corán están tapadas y la alfombra que cubre el espacio de rezo está marcada con equis para respetar la distancia física de dos metros.

Al igual que los demás lugares de culto de otras religiones en Aragón, las mezquitas se han tenido que adaptar a las restricciones de aforo (un máximo del 25% en estos momentos) y otras limitaciones acordadas para frenar los contagios. "Todo el mundo respeta y aprecia estas normas porque son para el bien de toda la sociedad", comenta Fawaz Nahhas, delegado de la Comisión Islámica de España en Aragón y presidente de la Comunidad Islámica de Zaragoza.

En la actualidad, la región cuenta con 56.000 musulmanes (el 40% nacionalizados españoles o autóctonos) y 60 mezquitas (16 en la capital aragonesa). Todas ellas están abiertas en diferentes horarios para las cinco oraciones diarias que todo musulmán está obligado a realizar.

A excepción de la plegaria de los viernes a las 13.10 -que por ser día de culto especial congrega a más gente-, la afluencia de fieles a las mezquitas ha caído considerablemente durante estos meses de covid. "El 75% ha dejado de venir a la de Oliver por precaución; no se quieren mezclar con más personas. Y en otras con más población musulmana como son las de Delicias, Las Fuentes y Casco Viejo también ha bajado mucho. El que tengamos los baños cerrados nos ha afectado mucho porque optan por rezar en casa", señala Nahhas.

Incógnitas en torno al Ramadán de 2021

Además, un posible adelanto del toque de queda a las 20.00 les obligaría -en caso de acordarse desde la DGA- a suprimir la oración del anochecer (a las 19.40). "Para nosotros todo tiene que ser presencial; no nos vale los servicios 'online'", recuerda.

Y el Ramadán -el mes sagrado de los musulmanes y uno de los cinco pilares del islam- de este año, que empieza el 13 de abril y dura 29 o 30 días dependiendo del mes lunar, todavía no saben cómo se podrá celebrar, ya que seguiremos en estado de alarma en la Comunidad. En el de 2020 las mezquitas estuvieron cerradas y se suspendieron todas las actividades y este 2021 tampoco habrá ni el comedor social ni la fiesta del sacrificio, que se organizaba en el centro deportivo La Granja. "En cuenta, el año pasado repartimos alimentos para las familias más necesitadas", apunta el presidente de la Comunidad Islámica de Zaragoza.

Oficio religioso en la Iglesia Evangélica Betel en el Polígono de Cogullada de Zaragoza, en una imagen de archivo.
Oficio religioso en la Iglesia Evangélica Betel en el Polígono de Cogullada de Zaragoza, en una imagen de archivo.
José Miguel Marco

También en la Iglesia Evangélica -que cuenta con 8.400 miembros en la Comunidad, cifra que asciende a 16.00 contando simpatizantes y asistentes- se han reforzado las medidas de seguridad. "Entran con mascarilla, se les toma la temperatura, se lavan las manos y las suelas de los zapatos con desinfectante, no cantan (está prohibido en lugares de culto tras decretarse el nivel de alerta 3 agravado)....", enumera Marcos Hernández, secretario del Consejo Evangélico de Aragón y ministro de culto de la Iglesia Betel.

Caída de asistencia del 20-30% en las iglesias evangélicas

Con 74 iglesias evangélicas repartidas por el territorio aragonés (33 de ellas en Zaragoza), el congregarse físicamente ha quedado "muy restringido" por la limitación de aforo, horarios y desplazamientos tras los confinamientos perimetrales. "La asistencia al lugar de culto ha caído un 20-30%. El tener que respetar la distancia mínima de seguridad de dos metros, nos ha obligado a suprimir muchas sillas y aforo. Y las iglesias han reprogramado los servicios de culto: algunas han hecho 2 o 3 una misma mañana o han cambiado de horario. Asimismo, las nuevas tecnologías nos han ayudado para tener servicios 'online'", explica.

Los cultos en la confesión protestante  son muy participativos y el 80% son dominicales. Hay que tener en cuenta que los tres elementos básicos de la liturgia eclesial son la alabanza o adoración a Dios -que incluye los cánticos-, la administración de la palabra y las oraciones. Obviamente, ya no cantan y 'tiran' de material grabado "y mucho acompañamiento instrumental".

Marcos Hernández reclama que se les trate con un poco más de tacto, "y más cuando la asistencia religiosa es un derecho". "No puedo entender que el tranvía pueda ir al 75% de ocupación, como una lata en sardinas, y en los bares al 30% y no pueda ir a mi iglesia más del 25% con todas las medidas de seguridad que hemos implementado. Y con esto no tiro a la hostelería", dice.

"Cuando uno observa el abanico de excepciones, ve que puede ir al notario, a echar gasolina, al taller... pero no a la iglesia. La asistencia religiosa es un derecho"

El secretario del Consejo Evangélico de Aragón también se refiere a los perjuicios que les ocasiona el confinamiento perimetral en Aragón. "Pedimos al Gobierno autonómico que se actúe como en el País Vasco, donde el servicio y asistencia religosa está dentro de las excepciones que permiten desplazarse de un domicilio a otro si en el de residencia no tienen lugar de culto. Cuando uno observa el abanico de excepciones, ve que puede ir al notario, a echar gasolina, al taller... pero no a la iglesia", se queja.

Etiquetas