Despliega el menú
Aragón

Aragón activa los planes de contingencia de los hospitales al duplicar los ingresos covid en enero

El Servet traslada pacientes al edificio de Trauma y reserva espacios para coronavirus y el Royo reabre la capilla como uci. Desde el 30 de diciembre se ha pasado de 312 hospitalizados a 641, con una especial afección en Zaragoza y Teruel.

Urgencias del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.
Urgencias del Hospital Miguel Servet de Zaragoza.
Francisco Jiménez

La cuarta ola de la pandemia de coronavirus en Aragón sigue avanzando. El imparable aumento de contagios, con otros 558 notificados ayer, se traduce desde hace días en una mayor presión asistencial. Desde principios de año, se han duplicado los ingresos hospitalarios por covid al pasar de 312 el 30 de diciembre a 641 ayer, un repunte que se empieza a reflejar también en los cuidados intensivos (hay 62), aunque de una manera más lenta. Esta tensión ha hecho necesario reactivar los planes de contingencia, como ya ocurrió en anteriores oleadas de esta crisis. Es el caso del Servet, que programa menos quirófanos para liberar recursos y ha trasladado servicios al edificio de Traumatología desde el Hospital General, para concentrar aquí la atención covid. O del Royo Villanova, donde la uci (con diez camas) está al completo con seis pacientes covid y cuatro de otras patologías, y está preparada para abrirse en cualquier momento la capilla que se habilitó con seis plazas de críticos en noviembre.

Desde el puente de la Constitución se han registrado ya más de 1.700 hospitalizaciones, 84 de ellas en la uci. La media diaria de nuevos ingresos no ha bajado de 35. Ayer se registraron otros 38 más. El aumento de la asistencia por covid satura primero los centros de salud y las urgencias hospitalarias, donde se multiplica la llegada de personas con patologías respiratorias compatibles con coronavirus. El Hospital Miguel Servet registra desde el lunes una mayor actividad. Ese día hubo 343 atenciones y fue preciso derivar a ocho pacientes al San Juan de Dios para aliviar la presión. Desde este centro sanitario reconocieron que se trata de enfermos de perfil geriátrico no covid.

Fuentes del Hospital Servet aclararon que ahora y a diferencia de lo que ocurrió en primavera, cuando los enfermos evitaban las visitas a los servicios de urgencia, se reciben consultas de todas las patologías. Además, se aprecia un repunte de pacientes que requieren ingreso, sean covid o no covid. Por esta razón, este centro hospitalario inició el lunes el traslado a la planta 3ª del Hospital Quirúrgico (Traumatología) de enfermos de Medicina Interna ingresados en la planta 2ª del Hospital General para concentrar en este espacio la atención covid, como ya hizo en marzo o en octubre. El objetivo es tener camas libres para asumir la presión hospitalaria que pueda venir esta semana o la próxima, claves en la evolución de la pandemia. Una mayor presión covid repercute también en la cirugía programada. Hoy y mañana, el Servet programará algún quirófano menos de cirugía de tarde -siete intervenciones el miércoles y ocho el jueves-, unas cifras reducidas teniendo en cuenta la actividad global. La semana pasada la media de operaciones diarias de cirugía programada de lunes a viernes (sin incluir lo urgente) fue de 158.

En Alcañiz, donde la situación de transmisión comunitaria es "alarmante" con 22 infectados más ayer, en el centro de salud se ha restringido el acceso "por la seguridad de los pacientes", en la asistencia por teléfono se priorizan los casos urgentes y se han suspendido las analíticas programadas. Se realizan más de un centenar de PCR diarias -120 ayer- y la presión asistencial no para de crecer. Los médicos tienen en agenda cada día a 80 pacientes cuando antes del covid la media diaria eran 30-40. En el Hospital ya está estudiando dónde se podrían trasladar enfermos en caso de que la situación del Hospital se desbordara. De momento la situación está "contenida", en parte gracias a que la semana pasada se suspendieron las cirugías programadas. Solo se operan urgencias, tumores y la cirugía menor ambulatoria, que no necesita ingreso.

En el hospital Obispo Polanco de Teruel, con 28 pacientes con covid ingresados en planta y la uci al 50% de su capacidad (4 de sus 8 camas ocupadas), están listas para su utilización las cuatro plazas de reanimación que se habilitaron durante la pasada ola de coronavirus al quedarse pequeña la uci. La planta tercera sigue estando reservada a pacientes con covid, así como la cuarta, que recupera su actividad al regresar los 18 sanitarios que se contagiaron hace un mes.

Los hospitales oscenses navegan en esta cuarta ola con una mayor tranquilidad. En Barbastro, que alcanzó los 90 ingresos por coronavirus en noviembre, -lo que obligó a trasladar el gimnasio y sala de fisioterapia al Centro de Congresos de Barbastro-, actualmente "no hay presión asistencial", según explica su directora, Elena Castelar. Íñigo Royo, director del Hospital Universitario de Huesca, también confirmó que en estos momentos la situación es de "cierta tranquilidad, aunque con la mirada puesta en los números", es decir, preparados para activar los dispositivos especiales tanto en planta como en uci para atender un crecimiento de pacientes.

Etiquetas
Comentarios