Aragón
Suscríbete por 1€

campo de daroca

Villarroya destina 50.000 euros a conservar y hacer visitable su yacimiento de época celtíbera

El Ayuntamiento asume desde 2014 la iniciativa de promover las excavaciones y el mantenimiento del recinto.

El alcalde de Villarroya del Campo, José Carlos Franco, en el yacimiento de El Castillo
El alcalde de Villarroya del Campo, José Carlos Franco, en el yacimiento de El Castillo
MACIPE

El yacimiento de El Castillo, situado en el cerro que domina el casco urbano de Villarroya del Campo (comarca Campo de Daroca), verá mejorada su conservación y su puesta en valor con el proyecto del Ayuntamiento de la localidad, que destinará 50.000 euros provenientes de las anualidades 2020 y 2021 del plan Plus de la Diputación de Zaragoza. Se colocará una estructura acristalada y con partes de metal, para favorecer la conservación y que se pueda ver. Hasta la fecha, ha sido el Consistorio el que ha asumido la iniciativa, con respaldo económico también del Adri Jiloca-Gallocanta para promover catas, excavaciones y su cuidado posterior.

De hecho, recientemente ha acabado la colocación de dos pequeños cobertizos metálicos e integrados en el paisaje para proteger un antiguo desagüe y una vivienda adosada a una cueva. "Desde hace seis años hemos sido conscientes de que teníamos que proteger unos vestigios de tanto valor para el pueblo: es patrimonio e historia de la localidad", recuerda el alcalde, José Carlos Franco. En esta más de media década se han llevado a cabo hasta nueve catas diferentes en el promontorio en el que también se encuentra la ermita de San Bartolomé.

Durante estos años, del yacimiento se han ido extrayendo, además de muestras arquitectónicas como los muros de contención, desagües y viviendas, vestigios de la vida diaria: restos de tinajas, vasijas, ollas, pesas de telar e incluso canicas. Todos ellos fechados desde la Primera Edad del Hierro, pasando por el período de presencia celtíbera (entre el 300 y 200 antes de Cristo) hasta la Edad Media (entre los siglos XII y XV).

Una exposición en el pueblo

"Los elementos más destacados están expuestos en el pueblo, con las medidas de seguridad pertinentes y dentro de urnas y con el visto bueno de Patrimonio de la DGA", recuerda el primer edil.

En el recorrido, que se completa siguiendo una elevada pendiente, se han colocado elementos de cartelería y está previsto mejorar la accesibilidad y también colocar iluminación. "Queremos que se realce y que esto suponga un atractivo mayor para el pueblo", describe Franco, que valora que "son muchos años de esfuerzo, pero creo que merece la pena". Los trabajos en las excavaciones y catas han contado con la dirección del arqueólogo Francisco Javier Gutiérrez, mientras que las soluciones para cubrir las catas han sido diseñadas por el arquitecto Alfredo San Gil y materializadas por la constructora David Celma.

Con vistas al futuro, Franco señala que, además de las luminarias y parte de cartelería, está previsto habilitar un camino, primero para que dé servicio a la subida de los materiales para poner las protecciones, y que después servirá de acceso. "Hemos solicitado a la Diputación de Zaragoza la maquinaria necesaria para poder hacerlo", indica. Además, el plan también pasa por hacer una radiografía más certera del cerro: "Queremos aplicar un georradar, que supone cerca de 6.000 euros, para saber dónde más hay restos y dedicar todo el esfuerzo a esos puntos, evitando desperdiciar horas de trabajo de los arqueólogos", indica el regidor.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión